MARTES 22.08.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Campo | Panorama REAL POLITIK

“Mi galpón”, un buen programa que llega en un mal momento

REALPOLITIK | 25 de abril de 2017

Desde el año 2012, el Banco Nación cuenta con un programa denominado “Mi Galpón”, que apunta a financiar la construcción de galpones y plantas industriales. En los últimos días, el gobierno nacional, a través de los ministerios de Agroindustria y Producción, decidió abrir el juego e incorporar a empresas agroindustriales vinculadas a la producción porcina, cría de aves de corral y acondicionamiento y empaque de hortalizas y frutas.

Con un monto de hasta 35 millones de pesos, a pagar en cinco años y tasas que no superan el 18 por ciento, la línea de financiamiento se perfila como una opción seductora para estas actividades. En el frío papel, y en una primera lectura, parece cerrar para productores, que reciben dinero a tasas accesibles, mientras el gobierno impulsa a estos sectores, agrega valor a la producción primaria y genera empleo.

El principal escollo que enfrenta esta iniciativa es el actual escenario volátil para estas producciones. Por el lado de los avícolas, se suman varios ítems tachados con tinta roja: suba del maíz a partir de la quita de retenciones, un incremento en las tarifas de servicios que oscila entre el 600 y 800 por ciento en provincia de Buenos Aires y un mercado tibio a nivel local y planchado a la hora de exportar.

Por el lado de la producción porcina, la foto no es muy diferente. Y debe agregarse el cada vez mayor ingreso de carne de cerdo provenientes de mercados como Brasil, Dinamarca y hasta Canadá.

En el caso del vecino país, no hay que olvidar que el pasado mes de marzo, su industria frigorífica bovina se vio envuelta en un escándalo de proporciones internacionales, a raíz de la exportación de carne adulterada. Dos de sus principales buques insignia, los frigoríficos BRF y JBS comercializaron productos en mal estado, que era manipulado en complicidad con las autoridades sanitarias brasileñas. De manera automática, clientes de peso como China y la Unión Europea cerraron de inmediato la importación de carnes bovinas, aviar y porcinas provenientes de Brasil.

Desde las asociaciones que nuclean a los productores avícolas y porcinos, las opiniones con respecto a este programa son similares, y en resumen destacan que es una buena herramienta en un contexto desfavorable, con servicios muy caros, alta carga impositiva y elevado costo de financiamiento para productores.

En diálogo con REALPOLITIK, el directivo de una entidad que nuclea a productores avícolas a nivel nacional resumió esta idea: “En estos días, hay muchos interrogantes a la hora de invertir, a nivel local el consumo está deprimido y el escenario internacional es complejo”. En esta instancia, más que herramientas crediticias, el sector avícola bonaerense reclama la posibilidad de poder trabajar con una menor carga impositiva, y también piden que las autoridades municipales revisen tasas como Seguridad e Higiene, que a su entender son abusivas y se superponen con otros impuestos.  

Otro directivo, en este caso vinculado a la producción de cerdos, hizo foco sobre un aspecto de este programa: su intrincada burocracia. “Tenemos carpetas terminadas desde enero y los productores se entusiasman, pero al final tras muchas inscripciones y papeleo todavía no han otorgado ningún crédito”, afirmó. En concreto, presentaron cerca de 20 carpetas, pero a la fecha no han recibido ningún tipo de repuesta por parte de las autoridades.  (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de IDEALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.