LUNES 23.10.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Judiciales | Panorama REALPOLITIK

Espeluznante denuncia por mala praxis en un aborto: Un médico de Tandil dejó a una mujer sin útero

REALPOLITIK | 19 de mayo de 2017

En diálogo con REALPOLITIK, la mujer oriunda de Entre Ríos relató cómo llegó a Tandil para realizarse un aborto y regresó a sus pagos sin útero por mala praxis. El hecho ocurrió en septiembre del año pasado, aunque la víctima prevé iniciar una denuncia penal. "A este tipo cagarme la vida le salió 15 mil pesos", expresó.

Romina (nombre de fantasía para preservar su identidad) llegó a Tandil el 1 de septiembre de 2016. Otros médicos le habían dicho a su pareja que Germán Cardoso realizaba la práctica en su consultorio privado, ubicado en calle 4 de Abril al 1100, en Tandil. Se contactaron y él le pasó un presupuesto: 15 mil pesos en efectivo. 

Todo transcurrió en apenas unas horas. Dentro del quirófano, mientras trabajaba en la camilla, el médico respondía otras consultas por computadora y hasta atendía llamadas de teléfono: "Eran muchísimas mujeres, y a todas les daba distintos precios", contó Romina

En algún momento, Cardoso se dio cuenta que algo había salido mal. Entonces le puso inyectables -"me pinchó como cuatro veces la cadera y me dolía"- y le dijo que era "para cerrar el útero". También le pidió a la pareja deRomina que la "controlara" a la salida, porque había sangrado "un poco de más".

Después de someterse a la práctica fue a descansar a un hotel, pero sufrió una hemorragia. Empezó a llamar una y otra vez a Cardoso; el hombre le decía "ahora voy, ahora voy". Nunca se acercó. Finalmente fueron al hospital municipal Ramón Santamarina, donde el médico de guardia le explicó que su embarazo estaba interrumpido pero le habían quedado "cosas adentro". Quisieron realizarle un legrado, pero podían detener el sangrado y le advirtieron que habría que extirpar el útero porque podía morir desangrada.

Entre el aborto y la segunda operación solo transcurrieron cinco horas. "Estuve tres días en terapia, después pasé a Ginecología y antes de darme el alta vino a verme una asistente social. Me dijo que ya habían venido chicas mal de ahí, que lo habían denunciado pero como no pudieron probar nada no trascendió. Me dijo que hasta que no muriera una mujer no iba a ir nunca preso", contó Romina.

Cardoso le había realizado el método de aspiración, pero más tarde -el médico de la guardia del Santamarina se lo dijo- se enteró que con la cantidad de semanas que tenía de embarazo, la práctica era peligrosa para su salud. "Él lo tenía que saber, lo que pasa es que le importa la plata".

"Estuve mucho tiempo tratando de ponerme bien para que estas cosas no vuelvan a pasar. Yo siempre digo: a este tipo cagarme la vida le salió 15 mil pesos. Quién sabe a cuántas más les hizo esto. Hoy en día se habla mucho de que las ricas pagan y abortan bien; pero "las ricas" no siempre terminan bien. Pueden terminar sin útero, muertas, porque el médico no sabe cómo hacerlo. Es un mal general, a las que pueden pagar también las afecta", reflexionó Romina

Ahora la mujer está asesorándose: tiene previsto denunciar Cardoso y llama a otras víctimas a hacer lo mismo. En  Tandil ya lo conocen como "el doctor aborto”: en junio de 2011 la policía Metropolitana allanó su consultorio porteño, pero tiempo más tarde la Justicia lo dejó en libertad. Fundador del Grupo Médico Argentino por el Derecho a Decidir, se muestra como militante por la despenalización, aunque casos como éste demuestran que no siempre la ética médica es prioridad. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.