LUNES 23.10.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Campo | Panorama REALPOLITIK

La relación entre la Provincia y el campo, en la cuerda floja

REALPOLITIK | 12 de agosto de 2017

En la última edición de la Exposición Rural de Palermo, se vio a María Eugenia Vidal, en plena recorrida de stands y escuchando atenta el discurso del presidente Mauricio Macri. A un año y medio de gestión, la relación de la gobernadora y las entidades gremiales de la provincia de Buenos Aires se puede analizar desde dos perspectivas. Al momento de las declaraciones, el oficialismo –en sintonía con la Casa Rosada- siempre destaca la potencialidad del sector agroindustrial,  bajo la idea central que tras la devaluación del peso frente al dólar y la quita de retenciones ganaron rentabilidad.

En contrapartida, las entidades gremiales que representan a los productores agropecuarios no comparten esta visión, y al final de cada reunión con el gabinete de la mandataria se retiran con más dudas que certezas. Entre algunos de los principales reclamos, los más urgentes pasan por una política de marcado tono recaudatorio, la cada vez más creciente apertura de importaciones y la fuerte suba en la tarifa de los servicios.

La cuestión tributaria no es punto menor, y puede desencadenar el final del “romance” entre el sector agropecuario bonaerense y Vidal. El último capítulo de esta novela es la negativa de ARBA, el ente recaudador de Buenos Aires, para extender el plazo para que los productores puedan concretar un descargo ante las notificaciones de pago del Impuesto Inmobiliario.

A finales de 2016, los productores del sudoeste bonaerense sufrieron una reducción del 50 por ciento en una exención en el pago de este impuesto. Y si sumamos la postura inflexible del ministro de Economía Hernán Lacunza frente a las entidades gremiales, y las más de 10 mil notificaciones de revalúo rural que llegaron a los campos de la provincia, el panorama es el de una olla de presión a punto de estallar. ¿Se repetirá la postal de productores a la vera de la ruta protestando contra el gobierno? Es un escenario difícil, pero no imposible.

Mientras los productores suman enojos y caras largas tras cada reunión con el gobierno provincial, el oficialismo claramente no acusa recibo de esta situación. A tono con el discurso de Macri y el ministro de Agroindustria nacional, Ricardo Buryaile, entre los funcionarios de la cartera bonaerense existe una firme convicción: los productores fueron beneficiados con la devaluación y la quita de retenciones. Si bien estas herramientas generaron un cambio de clima en el sector, la realidad es que el alcance de estas medidas se licuó frente al incremento de la inflación, costos y tarifas, y sectores como la lechería y las economías regionales viven un delicado presente.

Este atisbo de quiebre entre las entidades gremiales rurales y la gobernadora es más visible a nivel nacional. Previo al discurso presidencial en la Exposición de Palermo, Federación Agraria fue la única de las entidades de la Mesa de Enlace que no rubricó el convenio entre el gobierno y UATRE, el gremio de los trabajadores del campo, que busca mejorar la productividad de este sector.  

La apertura de importaciones es un tema que preocupa cada vez más a la cadena agroindustrial bonaerense. A contramano de las intenciones de perfilarse como el “supermercado del mundo”, la gestión Cambiemos avala la apertura de importaciones, que se hacen sentir en rubros como por ejemplo la producción de cerdos. De esta manera, un productor de Cañuelas debe competir con la carne que ingresa de mercados como Brasil, Dinamarca y hasta Canadá, situación a todas luces desventajosa. Esta tendencia a una mayor apertura de las importaciones se hace sentir en otros rubros, como el caso de la maquinaria agrícola, en donde los fabricantes argentinos advierten que se registra un mayor ingreso de sembradoras y pulverizadoras.

A casi tres meses de las primeras elecciones en donde el oficialismo buscará mantener y ampliar su base legislativa, el panorama en el sector agropecuario es delicado. Si en la campaña previa a las elecciones presidenciales fue uno de los sectores “mimados” a la hora de buscar votos, en estos días el oficialismo juega con fuego, y no cuida a un sector que traccionó una gran cantidad de votos. La actual relación de la gobernadora Vidal con el sector agropecuario es un claro ejemplo de esta tendencia. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
12 Aug | 11:13
Miguel | Mail
CAES NEGRA PUTA REVENTADA. TE QUEDA POCO TIEMPO DE CAGAR AL PUEBLO Y TE ESPERA LA HORCA.
12 Aug | 04:18
gorilón | Mail
no hablen de lo que no saben..peronchiños
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.