MARTES 12.12.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Provincia | Panorama REALPOLITIK

Indignante: En el ministerio de Seguridad se trabaja entre alacranes, cables colgando y lluvia

REALPOLITIK | 10 de agosto de 2017

Las diferencias que existen entre los lujos que se dan las autoridades del ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y sus trabajadores son francamente abismales. El ministro Cristian Ritondo trabaja en un despacho que él mismo mandó a blindar en diciembre de 2015, a pocos días de asumir, a un elevadísimo costo. Mientras sus trabajadores deben comprarse el agua y el café del desayuno, él bebe el agua mineral y el café que le traen sus secretarias, observando orgulloso su lujosa bodega, repleta de whisky importado y vinos de todas las marcas y varietales.

Al mismo tiempo, a tan sólo algunos metros de allí, sus trabajadores comparten la oficina con alacranes venenosos. Así como se lee. El primero de ellos, como se observa en el video que adjuntamos, apareció caminando en plena hora de trabajo en la oficina de Relaciones con la Comunidad. Ante la denuncia realizada por los trabajadores del área, se presentó personal de Zoonosis, que capturó al peligroso ejemplar y comprobó que era venenoso. Cristian Ritondo, en respuesta, ordenó fumigar, pero sólo esa oficina. Consultado por la insólita medida, el encargado de la fumigación respondió: “Dijo Ritondo que vayamos fumigando a medida que aparecen los alacranes”. Al otro día ocurrió lo inevitable. Aparecieron cuatro alacranes más en la oficina de enfrente que, paradójicamente, pertenece a Sanidad.

En el segundo video muestra el estado general del edificio. El acceso a la oficina de personal civil, una de las más transitadas del edificio, está completamente invadido por la humedad, con paredes desquebrajadas y cables colgando. Hace apenas unos días, los trabajadores tuvieron que desconectar ellos mismos un enchufe que, de tanta agua que le entraba, largaba chispas y se prendió fuego. Vale recordar que en todo el piso no hay ni un solo matafuegos. Del otro lado del fuego y las chispas, está la oficina de Combustibles.

La semana pasada, los trabajadores del Registro Público de Controladores de Admisión y Permanencia (RECAP), tuvieron que ir a trabajar al pasillo. El problema fue que se largó a llover y, literalmente, llovía adentro de la oficina la misma cantidad que afuera. Parece una exageración, un dibujo literario para darle énfasis al artículo. En el video que mostramos se ve que no es así. Se rescataron las computadoras que fue posible sacar y el resto se perdió bajo el agua. En caso de un incendio en las oficinas del RECAP, va a ser muy difícil salir. Como la cerradura no funciona, el último que entra traba las puertas con una tabla.

Los trabajadores elevaron, por enésima vez, el reclamo ante las autoridades. Todo lo que obtuvieron fue evasivas y la explicación de que el ministerio no tiene más plata. A los trabajadores civiles se les ofreció que se vayan a su casa o que trabajen sólo media jornada. A los que son oficiales de policía no se les ofreció nada. Ellos son inmunes a la humedad, a los alacranes, al fuego y a la electricidad.

Mientras todo esto ocurre, el ministro Cristian Ritondo continúa absorto a todo, entre su whisky importado, sus vinos californianos, en el despacho blindado, sobre su piso de 900 mil pesos y el cátering de 24 millones que ordenó a través de una contratación directa hace apenas unos meses, en marzo de este año. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.