MIéRCOLES 20.09.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Provincia | Panorama REALPOLITIK

Luego de la inundación y las ratas muertas, Fossati gastará 2 millones en desratizar ARBA

REALPOLITIK | 6 de septiembre de 2017

Los trabajadores de ARBA se reparten entre la bronca y la resignación. Un área completa del edificio opta entre lavarse los dientes en el comercio de comidas rápidas de enfrente y dejárselos sucios, porque en el tanque de agua hay ratas muertas flotando en la superficie.

Los agujeros del edificio son tan grandes, que un gato bien alimentado se filtró por uno de ellos y murió electrocutado con un cable pelado, dejando sin luz a todo el edificio. Durante el último temporal, el agua entraba con tanta energía desde las goteras del techo que desprendió por completo un cielorraso, que cayó estrepitosamente al suelo. Fue un milagro que no hubiera que lamentar víctimas.

Resulta paradójico, tragicómico, recordar las palabras del titular de ARBA, Gastón Fossati, al asumir el cargo: “Llegó la era de la modernidad”, aseguró primero. “Acá se terminó la joda”, expresó después como para cerrar el discurso de un modo contundente. La “modernidad” y “el fin de la joda” tenían que ver con la única verdadera innovación que impulsó Fossati, un sistema biométrico que permite registrar los horarios de entrada y salida de todos los empleados del edificio, en teoría. Y decimos “en teoría” porque el sistema todavía tiene fallas estructurales que hacen que el control sea ineficiente. Aun hoy, meses después de su inauguración con bombos y platillos, hay una gran cantidad de personal al que el sistema no reconoce.

En el afán de cumplir, aunque tan sólo sea una parte, de lo prometido, Fossati autorizó el gasto de 1.796.736 pesos en contratar un sistema de desratización y control de plagas, que les devuelva algo de dignidad a sus empleados. Lo hará a través de la contratación directa número 74/2017, cuyo número de expediente es el 22700 - 11845/2017-0-0.

Los trabajadores de ARBA ya lo saben. A partir del 11 de septiembre, fecha en la que se celebre la contratación, dejarán de convivir con ratas en las oficinas. De los techos caídos; los agujeros en las paredes; las goteras en el cielorraso y los gatos muertos, por el momento ni hablar. Todo no se puede, che. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
07 Sep | 02:35
Manuel | manu3721@hotmail.com
Fossatti es realmente impresentable. Se comenta por todos los pasillos del Arba, que ha hecho arreglar su despacho y ha gastado gran cantidad de dinero en la renovación del mobiliario. y, por si esto fuera poco, en dicho despacho cuenta con un imponente yacuzzi. Mientras tanto, sus empleados tienen que convivir con las inundaciones, alimañas y ratas de todo tipo. Francamente UNA VERDADERA VERGUENZA.
07 Sep | 10:33
carlos | carlostomas@gmail.com
Eduardo Cappello, gerente de recursos humanos del ministerio de economía, junto con el resto de las nuevas autoridades, gastaron 7 millones de pesos en máquinas biométricas de control de ingreso y egreso con la evidente mala leche de entrar a suspender y echar empleados de la repartición. Habría que tomar en cuenta que algunos empleados se toman sus recreos como compensación por las "funciones relator" y "uocs" que no cobran, mientras que los jefes las reparten acorde con su simpatía, amiguismo o como se le quiera llamar a algunos chupamedias del poder de turno (a veces cifras que superan los $ 5000 mensuales extra sueldo). Un sueldo de gerente supera los % 100.000 y a ellos no les controla el presentismo nadie, así que si a eso le sumamos todo el estado de abandono y falta de higiene que bien se describe en la nota, el negrerismo en economía dá asco.
06 Sep | 05:36
NENA | Mail
LAS RATAS ESTAN ADENTRO NO EN LOS TANQUES
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.