MIéRCOLES 13.12.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Municipales | LA COSTA | Panorama REALPOLITIK

Capricho: De Jesús se niega a pagarle una indemnización de 10 mil pesos a un trabajador despedido

REALPOLITIK | 28 de septiembre de 2017

Silvio Romero trabajó diez años en la municipalidad del partido de La Costa. Entró en 1993, cuando Juan de Jesús era intendente, pero en 2004 lo despidió arbitrariamente. Tras obtener dos fallos favorables, que obligan a la comuna a pagarle una suma -irrisoria- por los dos meses que le quedaron debiendo, Romero aun sigue esperando.

"En el año 1995 perdimos las elecciones, y los compañeros que quedamos en planta permanente seguimos con la gestión del ex intendente Guillermo Arturo MagadanDe Jesús vuelve a presentarse en 1999 y pierde. Pierde porque la gente no lo votó, pero nos hizo responsable a nosotros, la militancia peronista. Nos consideraba aliados de Magadan y cuando volvió en 2004, de una manera arbitraria, me despidió", contó Romero en diálogo con REALPOLITIK.

Juan Pablo De Jesús le dejó "dos sueldos adentro" y lo echó en febrero a través de un decreto. Un mes y medio después de su despido -verbal- fue notificado de que no le renovarían el contrato. Eso pudo haber hecho que Romero iniciara contra el estado municipal un juicio reivindicatorio de incorporación, pero el hombre no estaba interesado: en ese entonces, asegura, "era perseguido políticamente por sus funcionarios". Ese mismo año, en julio, su mujer dejó de percibir el plan Jefe de Hogar sin motivo alguno.

En el año 2007, el compañero Juan De Jesús volvió a la vida de Romero en forma de favor político: le pidió que volviera, le dijo que le iban a pagar y que todo se resolvería si levantaba la demanda. Romero les creyó. Pasó muchos años militando en el peronismo, pero, según dice, los De Jesús "siempre fueron gente muy desagradecida: a quienes no podían disciplinar, los mantenían al margen de la estructura".

Romero, entonces, se decidió por una vía más "blanda": inició un expediente en el fuero Contencioso Administrativo de Dolores, acusando a la comuna por daños y perjuicios. El juez de primera instancia Antonio Escobar le dio el visto bueno, y obligó a la comuna a pagarle, precisamente, 10.738.39 pesos en resarcimiento. 

En el medio, padre e hijo "hicieron muchos manejos espurios: para que yo tuviera una liquidación en la parte judicial, me pasaron un sueldo mucho menor al que cobraba", añadió el damnificado. "Yo presenté los recibos de sueldo que cobraba ante la Justicia, pero la sentencia se dio más por daños y perjuicios y el monto es irrisorio", explicó.

Para Romero, que los De Jesús se nieguen a pagarle una suma tan baja como 10 mil pesos tiene que ver con un capricho político, la necesidad de demostrar poder y discrecionalidad incumpliendo fallos judiciales como éste. 

Lógicamente, el municipio apeló la sentencia de Escobar. Y en abril del 2015, los jueces Roberto Mora Elio Riccitelli, de la cámara en lo Contencioso Administrativo de Mar del Plata, resolvieron que Romero debía cobrar una suma similar a la indicada por el juez de primera instancia. La municipalidad, nuevamente, hizo oídos sordos a la Justicia.

Finalmente, asesorado por su letrado y defensor oficial Fernando BrunoRomero decidió iniciarles un embargo, irrisorio también, como la suma que la comuna le debe desde hace más de diez años. "Ahora tengo trabajo, estoy medianamente bien. Pero ellos están demostrando que no pagan porque son caprichosos y porque son gobierno. ¿Cómo la municipalidad no va a tener 10 mil pesos para pagar la indemnización de un juicio que perdieron por daños y perjuicios? ", se preguntó. 

Vale aclarar que el caso de Romero no es el único: fueron muchos los echados en 2004, cuando Juan De Jesús sintió refluir su poder en el palacio municipal y cargó contra los empleados de planta por haber perdido, allá por 1999, con un radical. Algunos trabajadores fueron reincorporados selectivamente y otros, la gran mayoría, abandonaron la pelea: es que en La Costa, conseguir un abogado decente que no esté jugando para los De Jesús es prácticamente imposible. 

Tal como informó REALPOLITIK, a los De Jesús no les tiembla el pulso a la hora de despedir trabajadores por motivos políticos: en enero, el bombero voluntario Javier Salvatierra hizo un comentario en Facebook por el mal funcionamiento del hospital público de Mar de Ajó, e inmediatamente lo dieron de baja del municipio. No nos extrañe que, negados a pagar poco más que un sueldo mínimo, padre e hijo se decidan a presentar un recurso contra Romero ante la Suprema Corte. Total, los tiempos de la Justicia son largos y el clan De Jesús tiene tiempo para rato. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
28 Sep | 05:07
gorilón | Mail
no se la paga porque se la robó, esos son todos iguales peroncho-kirneristas-menemisstas
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.