VIERNES 24.11.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Cultura | Documento histórico REALPOLITIK

San Lorenzo de El Escorial: Tributo a la majestad de un imperio desaparecido

REALPOLITIK | 12 de noviembre de 2017
Por: Sabino Mostaccio

El célebre monasterio español de San Lorenzo de El Escorial, ubicado en las afueras de Madrid, es uno de los más grandes monumentos del arte barroco europeo del siglo XVI y de los cristianos de la península.

La población de El Escorial era famosa desde la Edad Media por su clima y por ser elegido como lugar de retiro por algunos nobles y ciudadanos destacados de Madrid. El rey Felipe II (1556-1598), primer monarca español en elegir Madrid como capital, mandó a construir el complejo en 1563, como tributo a la victoria obtenida pro las armas hispanas sobre los franceses en la batalla de San Quintín, el 10 de agosto de 1557, dia de San Lorenzo. Esa batalla marcó el auge de la supremacía española en Europa, en un momento en el que España estaba pasando por un momento de esplendor cultural y económico.

Felipe II, había decidido hacer de España baluarte del catolicismo y de la Contrarreforma, y la construcción del monasterio se inscribe en ese objetivo de ensalzar la fe católica y a la lealtad de España a la Iglesia. El resultado fue una compleja fundación que aúna la fórmula tradicional de templo, panteón y comunidad religiosa, además del colegio y del seminario típicos.

Las obras duraron 21 años; el arquitecto encargado de dirigirlas fue Juan Bautista de Toledo, quien, a su muerte en 1567, fue sustituido por Juan Bautista Castello, llamado El Bergamasco, y desde 169 hasta la terminación, en 1584, fue Juan de Herrera quien estuvo al frente de los trabajos y realizó una obra grandiosa dentro de un estilo muy personal.

El edificio es un gigantesco paralelogramo rectangular (207 por 161 mts), con cuatro torres en sus ángulos, rematadas por chapiteles inspirados en los alcázares de Madrid y Toledo. En el lado oriental forman saliente en su centro la cabecera del templo y las habitaciones de Felipe II, por lo que parece que la planta tiene forma de parrilla, que fue instrumento de martirio de San Lorenzo.

El monasterio sirve como lugar de descanso final de los monarcas españoles desde Felipe II, inhumado allí en 1598, hasta Don Juan de Borbón, padre del rey emérito Juan Carlos I de Borbón (1975-2015), quien no llegó a reinar a causa de la Segunda República y la Guerra Civil.

 Muy deteriorado el complejo hacia 1940, fue sometido a una profunda restauración y en los años 60 fue declarado monumento nacional y en los años 80, la UNESCO lo incluye en la lista de Patrimonio común de la Humanidad. Sin duda, la obra más perdurable de un rey que soñó con crear un gran imperio cristiano a lo largo del orbe, de sol a sol. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.