Lunes 12.11.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de febrero de 2018 | Municipales

QUILMES | Panorama REALPOLITIK

Quilmes a la deriva: En una ola de renuncias, ahora dimitió el tesorero del Consejo Escolar

Nadie dijo que Martiniano Molina estaba preparado para asumir como intendente de Quilmes, uno de los municipios más complejos del entramado bonaerense. Resultaba inverosímil suponer que un cocinero con nula preparación política pudiera trascender como un estadista sabio y justo.

Nadie dijo que Martiniano Molina estaba preparado para asumir como intendente de Quilmes, uno de los municipios más complejos del entramado bonaerense. Resultaba inverosímil suponer que un cocinero con nula preparación política, que había ensayado, apenas unos meses antes de las elecciones, una suerte de militancia proselitista sin mayores luces, pudiera trascender como un estadista sabio y justo.

Sorprendió, sin embargo, que haya desconocido la existencia del Pozo de Quilmes, el tristemente célebre centro clandestino de detención en el que solía pasar sus tardes el cura torturador Christian Von Wernich, y pensando que era un socavón en el pavimento, prometiera ocuparse del tema con políticas de bacheo.

Del mismo modo llamó la atención que se haya dado a sí mismo un aumento de sueldo, que actualmente supera los 180 mil pesos, mientras despedía a mil trabajadores municipales. O enterarnos que su padre, Jorge Molina, tuvo que ser evacuado del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, tras varias denuncias por pedidos de coimas y por cobrar un salario de director sin ir a la oficina.

Es tal vez como consecuencia de su constante improvisación que los vecinos de Quilmes le dieron la espalda durante las PASO y que, luego de varios millones gastados en marketing político, optaran por darle una desconfiada segunda oportunidad. O tal vez será que no toleraron que el cocinero devenido en dirigente político salga en las tapas de revista celebrando haberse casado “junto al pueblo”, cuando en realidad montó una opulenta guardia policial que cortó los accesos a la ribera de Quilmes para asegurarse que no pasen los vecinos. O fue, quizá, que en el súmmun del ajuste estatal anunciara que, en concordancia con la mayoría de los intendentes bonaerenses, reduciría los cargos de mayor salario, para apenas unos días después despedía a más de 300 trabajadores de las líneas más necesitadas.

O tal vez fue todo junto.

En este esquema, no son pocos los funcionarios y políticos que comenzaron a despegarse de la figura de Martiniano Molina. De entre todos los fugados, hay dos que merecen una mención aparte. Una es Olga Naranjo, que cumplía con sobrados logros su rol de contadora del municipio de Quilmes. Por sus manos pasaban, necesariamente, los pagos a proveedores, trabajadores, ingresos y erogaciones administrados desde el palacio municipal. Naranjo había anticipado en el 2015 que sólo cumpliría su rol durante dos años, para retirarse en el 2017. Dos años de anticipación. 24 meses para buscar un reemplazo.

El 29 de diciembre de 2017 renunció a su cargo, y el intendente se había olvidado de conseguir otro contador. Como resultado, el municipio estuvo 20 días paralizado. El otro, de reciente partida, es Oscar Dro, tesorero del Concejo Escolar de Quilmes, presidente de la comisión de Infraestructura y vicepresidente de la Federación Argentina de Deportes para Parálisis Cerebral (FADEPAC). Dro, además, fue subsecretario de Deportes del municipio y uno de los protagonistas de la resolución de la toma de los trabajadores de UPCN al Concejo Escolar, a mediados del 2017.

Acorde al documento que él mismo envió al despacho de Martiniano Molina, su renuncia se debe a motivos personales. Cuesta separar su partida, sin embargo, del desbande generalizado que pareciera estar tomando forma en el seno del municipio de Quilmes. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Martiniano Molina

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.