Martes 18.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
27 de febrero de 2018 | Judiciales

Cobertura REALPOLITIK

En medio de la polémica por Chocobar, se define en La Plata un presunto caso de gatillo fácil

Se trata del homicidio de los jóvenes Mauricio Andrada (17) e Ismael Perussatto (20) a manos del policía del grupo Halcón Cristian Daniel Duarte. El hecho ocurrió el 12 de febrero de 2014 en la zona de 71 entre 23 y 24 y el imputado llegó a juicio en libertad.

por:
Mariana Sidoti

Se trata del homicidio de los jóvenes Mauricio Andrada (17) e Ismael Perussatto (20) a manos del policía del grupo Halcón Cristian Daniel Duarte. El hecho ocurrió el 12 de febrero de 2014 en la zona de 71 entre 23 y 24 y el imputado llegó a juicio en libertad. Este martes se leyeron los alegatos, y tanto la fiscalía como la querella pidieron 12 años de prisión por doble homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego.

Con el accionar policial en la mira por el ojo público, la capital bonaerense es ahora testigo de un juicio por el accionar de este efectivo del cuerpo de élite de la Bonaerense. Duarte disparó cinco veces e hirió de dos balazos a los jóvenes, que habían intentado sustraerle una mochila amenazándolo con un revólver. Mientras Perussatto falleció horas más tarde, Andrada permaneció varios días internado en el hospital San Juan de Dios, y falleció el 14 de marzo. 

En primera instancia, el juez de Garantías Guillermo Atencio sobreseyó al policía, pero una apelación del fiscal Marcelo Romero derivó finalmente en el juicio oral, al que llegó en libertad y con un ascenso en su haber. Defendido por un grupo de abogados del área de Legales del ministerio de Seguridad bonaerense, liderado por Fernando PedersoliDuarte se enfrenta a la acusación de la fiscal Graciela Rivero. La familia del joven Andrada, como particular damnificada, está representada por quien fuera su defensora penal juvenil, Raquel Ponzinibbio, mientras que los encargados de juzgar son los integrantes del TOC Nº 3, Santiago PaoliniAndrés Vitali y Ernesto Domenech.  

El taxista y ex policía Rodolfo Galeano, testigo presencial del hecho, ratificó que se trató de un violento robo. Duarte iba de civil, caminando, cuando lo sorprendieron en moto ambos jóvenes y, amenazándolo con un revólver calibre 22, le arrebataron la mochila. El policía quedó en el suelo y dio el grito de alto antes de disparar cinco veces -un tiro espaciado y luego dos con la técnica "doble tap"-, pinchando una de las llantas del taxi y el vidrio del mismo, e hiriendo de muerte a sus agresores. Durante las audiencias también declararon testigos de actuación, peritos forenses y químicos, quienes determinaron que la distancia desde donde se efectuaron los disparos no pudo haber sido corta. 

PIDIERON 12 AÑOS DE PRISIÓN

Para Rivero quedó acreditada la autoría del hecho -doble homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego- ya que "ni Andrada ni Perussatto constituían una amenaza real o inmediata" para Duarte siendo que "ya se encontraban en actitud de retirada o a punto de retirarse del lugar". 

Para la representante del Ministerio Público Fiscal, la reacción del policía fue "extemporánea y desproporcionada" teniendo en cuenta su formación técnica de élite. Ponzinibbio acompañó el pedido de la fiscal y ambas pidieron una condena de 12 años. 

Por su parte, la defensa  reconoció la autoría del hecho aunque acusan a uno de los jóvenes de disparar luego de la voz de alto, sonido que habría quedado opacado por los disparos de Duarte. En esa línea, calificaron su accionar de "racional, para repeler el ataque de Andrada y la inminencia del ataque de Perussatto".

Según ellos "no hubo intención de matar sino de neutralizar" los ataques. La novedad es que, además de apuntar contra el revólver que portaban los jóvenes -que actualmente se encuentra en poder de la Justicia-, la defensa alegó que Perussatto, que se encontraba subido a la moto y "alentando" el robo, también poseía un arma, algo que no fue probado en el transcurso del juicio.

Los antecedentes delictivos de los jóvenes y el hecho de que, presuntamente, desoyeron la voz de alto, constituyen un agravante para la defensa. Para el grupo de abogados liderados por Pedersoli, "no existe grado de certeza suficiente" como para acusar a Duarte, por lo cual alegan el principio de inocencia (in dubio pro reo). El imputado no hizo uso de la palabra y el próximo lunes a las 12:00 se conocerá un anticipo del veredicto, que determinará la inocencia o la culpabilidad del policía. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Gatillo fácil, Chocobar

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.