Jueves 20.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de marzo de 2018 | Judiciales

Panorama REALPOLITIK

Una más y van: La inmobiliaria Estudio Yacoub y otra denuncia por estafa

El matrimonio compuesto por Viviana Andrea Yacoub y Roberto Mariani pareciera haber adoptado el costoso hobbie de recibir una denuncia tras otra, en su mayoría de parte de sus propios clientes.

El matrimonio compuesto por Viviana Andrea Yacoub y Roberto Mariani pareciera haber adoptado el costoso hobbie de recibir una denuncia tras otra, en su mayoría de parte de sus propios clientes.

Prácticamente no existe una arista asociada al mundo inmobiliario en la que Viviana Yacoub no haya incursionado, siempre con el mismo resultado: actividades sospechosas y denuncias. El propio colegio de Martilleros negó rotundamente que fuera parte del cuerpo, dado que les resultaba particularmente llamativa la forma en que la agente inmobiliaria había rendido y aprobado 34 materias en menos de un año y medio en la universidad Siglo XXI.

Poco tiempo después, fue denunciada por usurpaciones ilegales en el loteo Altos de Romero, ubicado en Abasto, y por haber estado involucrada en un intento de apropiación ilegal de un campo en General Belgrano, que no estuvo exento de tiros y revueltas.

Cuando nada se escuchaba de ellos y todo hacía pensar que se habían jubilado del oscuro mundo de las sospechas y retirado a su mansión del country Grand Bell a disfrutar de los frutos de una vida agitada, una nueva denuncia vuelve a sacudir el seno de la familia Yacoub-Mariani.

Marisa Gisela Matía, licenciada en Educación, acudió a las oficinas de Estudio Yacoub junto a su marido, Nery Orlando Fures, médico pediatra, con el objetivo de comprar una nueva casa. Hasta ese momento habían vivido en una vivienda de La Plata, y la condición de PH de la misma les trajo todo tipo de dificultades en la resolución de problemas tan simples como filtraciones y humedad.

Con la esperanza de poder comprar una casa con algo de parque, comenzaron a buscar su nuevo destino en los barrios platenses de Manuel B. Gonnet y City Bell. En los vericuetos de la búsqueda, entraron en contacto con Juan Segundo Yacoub Mariani, hijo de Viviana y Roberto, quien los convocó en dos oportunidades a ver propiedades en la zona. En la segunda visita realizada, encontraron una casa que fue de su agrado y presupuesto, en la calle 18 número 943, entre 462 y 464 de City Bell.

La descripción, asegura Marisa, era muy precisa. “Una propiedad compuesta por un terreno de 600 metros cuadrados más una casa de 170 metros construidos, con posibilidad de un tercer dormitorio”. En aquel entonces, Juan Segundo les aseguró que el terreno estaba emplazado en el llamado “centro de manzana”. Además prometió que el lunes siguiente, a primera hora, les enviaría los planos de la propiedad.

Confiado, Nery Orlando telefoneó a Juan Segundo Yacoub para avisarle que pensaban hacer una oferta sobre el precio pretendido, que era de 250 mil dólares. En aquel momento, desde la inmobiliaria le contestaron que debía hacer una depósito del 6 por ciento del valor para reservar la propiedad, y que lo debían hacer inmediatamente o tendrían que darle la casa a otro interesado. Preocupadas, las víctimas se apuraron a entregarle a Estudio Yacoub un total de 14 mil dólares y firmaron una reserva de venta inmobiliaria el 13 de junio de 2017.

En aquel entonces volvieron a exigir los planos de la casa, pero Juan Segundo Yacoub volvió a negarse, prometiendo que los planos estarían para el día siguiente, dado que “habían mandado a hacer copias”. Los clientes le explicaron que necesitaban contar con toda la documentación dado que pensaban tramitar un crédito hipotecario en el Banco Provincia, pero no hubo caso.

Luego de muchos intentos, recibieron por fin el llamado de la inmobiliaria Estudio Yacoub, confirmando que los planos estaban en una fotocopiadora local y otorgándoles la dirección. Cuando finalmente, y luego de un interminable periplo, lograron hacerse de los planos, cayeron en la cuenta que la propiedad que compraron no se condecía con lo que Juan Segundo Yacoub les había vendido.

Decidieron entonces visitar la propiedad acompañados de una arquitecta, que constató las irregularidades y les dio una segunda y desagradable sorpresa: Yacoub les había vendido un PH, justo lo que ellos estaban queriendo evitar.

Ante la gravedad del caso, fueron recibidos por la madre de Juan Segundo, Viviana Andrea Yacoub, propietaria de la inmobiliaria. No obstante ello, la martillera les aseguró que “la venta no tiene vuelta atrás” dado que la propietaria de la casa vendida era una amiga suya, que ya había comprado otro terreno con el dinero.

El matrimonio estafado tomó entonces el asesoramiento de un abogado local, que llamó al matrimonio Yacoub-Mariani, pero sólo obtuvo insultos de la propietaria del polémico negocio, quien le gritó que las víctimas eran, en realidad, “unos delincuentes”.

En el colegio de Martilleros le aseguraron a las víctimas que, actualmente, se cursan numerosas medidas disciplinarias contra la firma Estudio Yacoub, y allí mismo le recomiendan realizar la denuncia policial. Lo insólito fue que durante el proceso de la mediación civil se presentó la propietaria de la casa vendida y añadió otro escalofriante dato: El matrimonio Yacoub-Viviani nunca le había dado a ella el monto de la reserva. Sería una nueva estafa de Estudio Yacoub. Y van… (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.