Jueves 15.11.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de marzo de 2018 | Política de medios

Informe REALPOLITIK

El caso Luis Caputo mostró la verdadera grieta: la de los ricos y poderosos con el resto del país

La investigación a Caputo se cae y solo es cuestión de tiempo para que el eficiente equipo de comunicación del gobierno instale un nuevo trending topic y todo el país esté hablando de otra cosa.

por:
Santiago Albizzatti

La decisión fue tan insólita como simple de explicar: El presidente de la Nación, Mauricio Macri, nombró como ministro de Finanzas a Luis Caputo quien, además de amigo personal del titular del Ejecutivo nacional, fue jefe de Trading del JP Morgan, presidente de la sede argentina del Deutsche Bank y propietario de una administradora de fondos comunes de inversión.

En noviembre de 2017, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación encuentra evidencia de la relación entre Caputo y dos financieras offshore en las Islas Caimán y Delaware. Ambos fondos manejaban algo más de 100 millones de dólares. Al asumir, el ministro ocultó esta información en la declaración jurada entregada en la Oficina Anticorrupción (OA).

En vistas de este descubrimiento, la Justicia inicia una causa contra Luis Caputo por omisión de información y posible lavado de dinero. En el marco de dicho ejercicio, se exige a la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) información sensible sobre las finanzas del ministro.

Sintiéndose incapaz de enfrentar al poderoso ministro, magnate y amigo personal del presidente de la Nación, el titular de la AFIP, Alberto Abad, decide renunciar a su cargo.

El presidente Mauricio Macri lo reemplaza inmediatamente con Leandro Cuccioli, quien ahora es el responsable de obedecer las órdenes de la Justicia y entregar la información de Luis Caputo.

A menos de 24 horas de su nombramiento, sale a la luz que Cuccioli tiene la totalidad de sus ahorros en el exterior y que, además, es un hombre del riñón del ministro de Finanzas investigado por haber quebrado la ley. Conclusión: La investigación a Caputo se cae y solo es cuestión de tiempo para que el eficiente equipo de comunicación del gobierno instale un nuevo trending topic y todo el país esté hablando de otra cosa.

La operación para cubrir las espaldas de Luis Caputo fue rápida, eficiente y sin fallas. Mientras este juego de decisiones tomaba lugar, Marcos Peña, jefe de Gabinete nacional, aparecía de manera fugaz en medios amigos para defender al ministro de Finanzas y, de manera concisa y libre de preguntas incómodas, terminar de sellar cualquier fisura que pudiera haber quedado.

Fue una muestra gratis, apenas un vistazo de reojo, que permite distinguir la verdadera grieta que carcome a la Argentina: la que separa a los ricos, poderosos e impunes por un lado y al resto del mundo del otro. Por mucho menos, por algo incluso tan simple como haber comprado unos dólares de más o haberse olvidado de pagar el impuesto a los Ingresos Brutos, cualquier ciudadano de a pie debe enfrentarse con todo el rigor de la AFIP. Un vendaval, una furia desatada que no se detiene hasta que se salda la deuda.

Cuando el pecado nace del otro lado de la grieta, en el seno de los ricos y famosos, entre el bacanal de los poderosos que se reparten cargos políticos, puestos en bancos internacionales y millonarias licitaciones públicas por igual, la inmundicia se limpia con toallitas húmedas, se activa un mecanismo tan ancestral como aceitado que se cierra sobre sí mismo y corrige la distorsión inmaculadamente, lejos de la Justicia. Porque la Justicia, ellos lo saben, es sólo para los pobres. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.