Domingo 09.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
16 de abril de 2018 | Provincia

Panorama REALPOLITIK

Desafectaron a cuatro efectivos de la Bonaerense por la fuga de un pirata del asfalto

Víctor Olariada se habría marchado sin reparos por la puerta principal de la sub DDI de Tigre durante la tarde del 13 de abril pasado. Por el hecho, el fiscal Federico González pidió el apartamiento del comisario mayor Gustavo Bustamante, el inspector Claudio Seput y de los subcomisarios Jorge Subieta y Fernando Pérez Arroy...

Víctor Olariada se habría marchado sin reparos por la puerta principal de la sub DDI de Tigre durante la tarde del 13 de abril pasado. Por el hecho, el fiscal Federico González pidió el apartamiento del comisario mayor Gustavo Bustamante, el inspector Claudio Seput y de los subcomisarios Jorge Subieta y Fernando Pérez Arroy. Paradójicamente, fue Bustamante quien había recomendado al comisario Javier Specia para que se haga cargo de la delegación de Drogas Ilícitas de Pilar, ahora investigado por el caso de los roedores que se comieron los 540 kilos de marihuana.

La causa se encuentra caratulada como “evasión culposa”, y luego de tomar declaración al subcomisario Damián Barrenechea sobre las circunstancias de la aprehensión de Víctor Olariada en la sub DDI de Tigre, el fiscal Federico González de la UFI Don Torcuato (departamento judicial San Isidro), investiga una presunta connivencia y pidió el apartamiento de los efectivos, así como la incautación de los celulares.

De acuerdo con las actuaciones, al momento de la detención de Olariada por “robo calificado”, se encontraban presentes el comisario mayor Gustavo Bustamante, el inspector Claudio Seput y los subcomisarios Jorge Alejandro Subieta y Fernando Pérez Arroy. Por circunstancias que ahora se investigan, pocas horas después, Olariada se escapó del lugar caminando y por la puerta principal de la sub DDI de Tigre, dependiente de la DDI San Isidro.

De acuerdo con la jerga, no se trataría de un reo más, sino de un pirata del asfalto de amplia trayectoria dentro del mundo del delito organizado. Según los dichos que circundan al hecho, la especialidad de Olariada fue la que lo benefició para escapar al proceso judicial, ya que conjuntamente con el narcotráfico, la piratería del asfalto maneja dinero en efectivo y en grandes cantidades que sirven para alimentar de forma rápida y efectiva los distintos circuitos de la corrupción policial para poder seguir operando.

Sumado a la capacidad de poder adquisitivo, y de acuerdo con versiones de un allegado al caso, Olariada tendría además detalles que no favorecerían a los uniformados involucrados en una eventual declaración judicial donde se le ofreciera un arreglo para bajar la pena. Todo esto hizo que su detención y fuga se dieran en el lapso de tan pocas horas durante la tarde del 13 de abril último.

Asimismo, cabe destacar que se trata de funcionarios de primera línea y por eso se lo pudo ver a Bustamante muy próximo al entonces diputado nacional Sergio Massa y al intendente Julio Zamora, en la inauguración de la sub DDI de Tigre, ahora bajo la lupa. La foto tiene tan solo dos años: mayo de 2016.

Ahora, como siempre sucede ante un caso que se torna resonante, solo basta con tirar del hilo para encontrarse con una imbricada red de corrupción y ver cómo los nombres se reiteran y se entrelazan. Así por ejemplo del caso que involucra a los tres jefes de la Bonaerense que alegaron que las ratas se comieron los 540 kilos de marihuana bajo su custodia, se desprende que fue el propio Gustavo Bustamante quien había recomendado a uno de ellos, Javier Specia, para que se haga cargo de la delegación de Drogas Ilícitas de Pilar.

Es que al parecer en este mundo, los favores y la lealtad se miden constantemente y para los conocedores nada es casual. No es casual por ejemplo que hace unos veinte años, Jorge Alejandro Subieta, uno de los ahora investigados por la fuga de Víctor Olariada, estuviera implicado en la fuga de otro pirata del asfalto, Daniel Amarilla.

Amarilla se había fugado junto a dos cómplices prácticamente en las mismas condiciones que Olariada, por la puerta principal y sin apuro. El hecho ocurrió una fría noche de mayo de 1998 en la comisaría primera también de Pilar, donde justamente el entonces ayudante de guardia Jorge Alejandro Zubieta se encontraba a cargo de los detenidos.

Para los allegados al caso, Subieta cobró por esa fuga y por esta también y todo se debe a una red de relaciones que se tejen a veces desde los inicios mismos de la carrera en la Escuela de Policía. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.