Jueves 20.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de mayo de 2018 | Gremiales

Panorama REALPOLITIK

Le pedían 500 mil pesos: Empresaria denunció al gremio de Camioneros por extorsión

Raúl Altamirano, secretario de Fiscalización, Verificación y Cobro de Aportes y Contribuciones del gremio de Camioneros, le pedía 500 mil pesos en cinco cheques de 100 mil firmados y con el destinatario en blanco.

La denuncia fue presentada por Nancy Pastorino, dueña de la empresa Expreso Pontevedra, quien tuvo la oportunidad de grabar las llamadas que le realizó Raúl Altamirano, secretario de Fiscalización, Verificación y Cobro de Aportes y Contribuciones del gremio de Camioneros, exigiéndole el pago de 500 mil pesos para “saldar la deuda”.

Acorde a las grabaciones, la empresaria se habría reunido en noviembre del 2017 en el quinto piso del edificio del sindicato que conduce Hugo Moyano. En aquel entonces, fue “apurada” por tres personas que le indicaron que su empresa tenía una deuda de 1,2 millones de pesos por haber hecho trabajar de más a los choferes.

Pero Pastorino les explicó que la deuda era inexistente, dado que tenía al día todos los aportes al sindicato y a la federación, mostrando además la correspondiente “constancia de libre deuda” expedida por el mismo gremio, en la que se aclara que la empresa Expreso Pontevedra “registra pagos de aportes y contribuciones hasta el mes de febrero de 2018”.

Ante el peso de las pruebas, se dio por terminada la reunión. Entonces, uno de los tres hombres que la atendieron le aseguró que recibiría un llamado en los próximos días.

Fue entonces cuando la llamó Altamirano, exigiéndole 500 mil pesos en cinco cheques de 100 mil firmados y con el destinatario en blanco, a cambio de dejarla en paz. Pastorino le entregó el primero de los cinco cheques. El 10 de febrero de 2018, efectivamente, Paulo Villegas, tesorero del Sindicato de Choferes de Camiones, cobró el cheque en el Banco Galicia. Fue entonces cuando la empresaria comprobó que quienes la estaban extorsionando no eran individuos particulares simulando ser parte del gremio, sino que era la institución misma.

En aquel mismo momento, decidió no hacer los depósitos de los meses siguientes y denunciar a los extorsionadores. Fue entonces cuando volvieron los llamados telefónicos de Altamirano. En los mismos, se menciona la idea de “cortar las fuentes de trabajo y cruzarle los camiones a la empresa”, incluso “poner una bomba en la puerta”, si no aparece el dinero. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.