Martes 16.10.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de mayo de 2018 | Legislativas

Panorama REALPOLITIK

Papeloneros: La interna de Cambiemos en el Senado retrasa todos los proyectos

Entre ambos espacios existe una interna feroz, tal vez acentuada luego de la dudosa gestión que Daniel Salvador llevó adelante para la Unión Cívica Radical en la confección de listas. Aun lamiéndose las heridas, los radicales tratan de hacer valer cada espacio, cada metro cuadrado en el que tienen la posibilidad de tomar una decisión.

Desde la cúpula de la gobernación de la provincia de Buenos Aires volvieron a pedir el proyecto. En la Cámara de Diputados bonaerense, legisladores de la talla de Santiago Nardelli y Eduardo Barragán comienzan a reunir la tropa. Es un proyecto importante, pedido por la gobernadora, por lo que va a ser necesario dar el ejemplo, aprobarlo sobre tablas.

Un diputado del bloque Cambiemos levanta el teléfono y cita a dos legisladores amigos del bloque del Frente Renovador a un almuerzo. “Caminemos juntos mientras charlamos. Al volver, nos sentamos a comer algo y lo cerramos”. En el medio de la cita, entra en juego la negociación entre ambos bloques. Todo vale, con tal de aprobar rápidamente el proyecto. Pero ya tiene todos los votos que necesita.

El documento se presenta en la sesión siguiente y todo sale a pedir de boca. En apenas 24 horas, las carpetas están listas para ser enviadas al último de los escalones, la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires, donde Cambiemos también goza de mayoría.

Pero entonces algo ocurre. El proyecto llega a Senadores pero, en lugar de ser votado en la sesión inmediatamente siguiente, el senador Roberto Costa lo envía a comisión. En Diputados no lo pueden creer. ¿Por qué lo enviaría a comisión? Allí con seguridad estará varias semanas antes de poder ser aprobado. Además, el solo envío es un acto de plena rebeldía, interpretado como una falta de respeto al pedido explícito de la gobernadora.

Un alto funcionario de la Nación interviene y pide una tregua entre ambas cámaras. “Somos todos de Cambiemos, no puede ser que no tiremos para el mismo lado”, sostiene. Sin embargo, el conflicto tiene en efecto un trasfondo partidario. En la Cámara de Diputados, casi todos los legisladores de Cambiemos levantan la bandera del Pro. En el Senado, sin embargo, la mayoría son de origen radical.

Entre ambos espacios existe una interna feroz, tal vez acentuada luego de la dudosa gestión que Daniel Salvador llevó adelante para la Unión Cívica Radical en la confección de listas. Al fin y al cabo, los espacios no puros que conforman Cambiemos disfrutan de la crisis actual que vive el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, casi como si se tratara de una vendetta de quien hubiera preferido un poco más de caricias. Por eso, aun lamiéndose las heridas, los radicales tratan de hacer valer cada espacio, cada metro cuadrado en el que tienen la posibilidad de tomar una decisión. Mientras tanto, todo proyecto tiene un precio y en el Senado se paga en módulos y, tal vez, en algo más. 

Hasta el momento, han caído en la trampa no menos de siete proyectos, para diversión de todo el arco opositor. El próximo, promete tener un capítulo especial el miércoles. 30. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.