Lunes 10.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de diciembre de 2018 | La Plata

En los estudios de REALPOLITIK.FM

Rubén “Chuby” Leguizamón: “El puntero para mí es un mercenario que sólo busca ver qué se puede llevar”

El ex concejal peronista de La Plata, Rubén Leguizamón, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre la militancia en su época, la política de hoy en día, la gestión de Macri, el peronismo y su relación con su hijo Marcelo “Chubito” Leguizamón, funcionario de Cambiemos.

HORACIO DELGUY

por:
Juan Carlos Berón

El ex concejal peronista de La Plata, Rubén Leguizamón, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre la militancia en su época, la política de hoy en día, la gestión de Macri, el peronismo y su relación con su hijo Marcelo “Chubito” Leguizamón, funcionario de Cambiemos. “A muchos dirigentes yo sé que les molesto, del mismo partido peronista, porque uno no se calla la boca y expresa su idea ante quien sea”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cómo se metió en la militancia?

Yo me crié desde muy chico en la militancia. Mi padre no era peronista, sin embargo yo a los catorce años me escapaba y me iba a escuchar a los grandes, en ese tiempo estaban los discos que enviaba el general desde España; y ellos me enseñaron. Uno no hablaba, escuchaba. A lo sumo cebaba algún mate. De esa forma fui creciendo y aprendí de los mayores, hombres que tenían muchos principios y valores. 

De esa forma, uno se criaba en la militancia. Eso es distinto a comparar con, por ejemplo, los punteros. El puntero para mí es un mercenario, que sólo busca estar con uno u otro para ver qué se puede llevar. El militante ama una causa, equivocada o no, según el concepto que se aplique, y lucha por ella. 

A muchos dirigentes yo sé que les molesto, del mismo partido peronista, porque uno no se calla la boca y expresa su idea ante quien sea. Además, como creo que es un atributo que tengo, la capacidad de trabajo, aún a mi edad, entonces molesta más. Es más cómodo hacer política desde un escritorio. Cualquiera de nosotros puede ocupar el cargo de concejal y preparar pedidos de informe, ordenanzas, leyes, lo que fuere; el objetivo fundamental es tener la habilidad de persuadir al resto par que los vote, el consenso. 

RP.- ¿Falta que los funcionarios vayan a trabajar a los barrios?

Falta trabajar junto con los vecinos, armar jornadas solidarias, donde todos trabajemos, y que el funcionario también agarre la pala, para demostrar que podés hacer una cosa y otra. Esto es una filosofía de vida. Hoy el joven es distinto, pero creo que cometen un error cuando son muy jóvenes, de no ponerle una mujer u hombre al lado que los pueda asesorar en momentos difíciles. Veo directores nacionales o provinciales que son muy jovencitos y les falta la experiencia en ciertas cosas. Cuando tenés que enfrentar a la gente es distinto que cuando estás en una cámara o escribiendo o redactando un proyecto. 

RP.- ¿Cómo ve el tema de la inseguridad?

Cambió el sistema. Hoy las comisarías son meras oficinas administrativas, porque ellos tienen que llamar al comando y es ese el que patrulla, no la comisaría del lugar. Yo hoy lo que veo es que no puedo tampoco culpar al comisario porque, en una zona como Tolosa que tiene seis cuadrículas, tiene seis patrulleros y es imposible patrullar.

Fíjense que los hechos que se están suscitando, de violencia de género, muerte de mujeres en particular, esto antes no era tan así. No sé si hoy el masculino se volvió loco y lo primero que hace es matar a una mujer. Yo creo que se necesita trabajar mucho. Con la seguridad no es fácil, y más aún en épocas de crisis. Muchas veces uno escucha que la gente, cuando una joven de un barrio humilde queda embarazada, dice “lo hacen para cobrar el plan”. No es así, hay una gran maldad ahí; en muchos casos el hombre llega borracho o drogado, le pega a su pareja y si no hace lo que él quiere ya se sabe cómo termina. Creo que ahí los profesionales también se deben encargar de eso, sociólogos, psicólogos, recorrer los barrios de condición humilde y ver realmente lo que pasa. 

RP.- ¿Cómo ve la reunión del G20 y el manejo en general del gobierno de Mauricio Macri?

Hoy me parece bárbaro que se reúnan los presidentes del mundo, pero vienen a rapiñar, no a darnos soluciones. Ojalá, de corazón deseo, que el señor presidente haga acuerdos que sirvan para crear fuentes de trabajo y todo ese tipo de cosas, porque nos sirve a todos. 

Ante la falta de tecnología, lo único que Argentina puede ofrecer es comida, entonces se la llevan. Lo que sí me parece muy mal es que no se les cobren los impuestos como corresponde a las mineras, a las sojeras, a las grandes, no al colono que tiene 200 o 300 hectáreas, a las que tienen miles y miles; que los jueces, fiscales y demás no paguen el impuesto que corresponde; eso me parece injusto, no es equitativo. No estamos todos en la misma bolsa, algunos están en una bolsa de privilegio y a otros nos amontonan. Yo creo que hay que luchar para cambiar esto. Yo no estoy de acuerdo con el desorden, yo creo que la lucha es con ideas.

RP.- ¿Ve una posible unidad en el peronismo?

Hay un problema, todos quieren ser, y no da para todos. Yo pienso que la que más mide es Cristina y que tendría que ser la jefa de la unidad, dejando el lugar a otro. Esto no significa que si van a elección, en una segunda vuelta Macri y Cristina, no le gane cómoda Cristina, eso no pasa por ahí; sino porque todo lo que hizo bien, porque hubo muchas cosas que hizo bien, pero también muchas otras que hizo mal, lo va a tirar por la borda, porque al país le va a costar, más con el ingreso del Fondo Monetario, y el que tome esto va a tomar una bola de fuego. Se va a encontrar con un problema tremendo, de cómo distribuir la pobreza, no la riqueza, porque los ricos van a seguir existiendo, de esto no hay ninguna duda.

Ya la plata en moneda extranjera se fue del país y lo que queda se va a ir. Macri tiene un gobierno exclusivo para un grupo de elite, sus amigos. Después a la clase media la está destruyendo, que es la que realmente engrandece a un país, que, por su lucha, porque quiere que sus hijos sean profesionales, porque arman Pymes, siempre realizan trabajos muy importantes en favor de Argentina, y sin embargo la están destruyendo.

Acá en La Plata, nuestra casa, no veo unidad. Hay sectores que, a menos que baje el dedo Cristina, no se van a unir. Ahora, si Cristina es la candidata, se van a pelear a ver quién es el candidato de ella, no tengo ninguna duda de eso. 

RP.- ¿Qué opina de los incidentes en el Boca contra River?

Esto te demuestra a las claras como actuamos. Son años de convenios hechos con la misma policía, ciertos grupos que hacen la vista gorda y dejan la zona liberada. Con esto demostramos lo que somos, porque no es un caso aislado. Primero se prohibió que vayan visitantes, después las propias barras se pelean entre ellos, todo es así. 

Muchas veces los integrantes de las comisiones de distintos equipos tienen hasta cierto temor, tienen familia. Además, el barra no entra solamente, esto entra en los gremios, en la política; tiene la habilidad de mezclarse y como te suma mucha gente, bienvenido. Yo veo que muchos compañeros hablan de moral con la bragueta abierta. Entonces vos, para hablar de moral, tenés que tener actitudes morales. Hoy se perdieron en muchos casos los principios y los valores, así estamos. 

RP.- Hablando de su familia, su hijo “Chubito” también está metido en política. ¿Qué piensa de él como dirigente y del espacio que ocupa? ¿Su mujer fue una parte importante de su trayectoria como político?

Nosotros nos reunimos en familia y hablamos de cualquier cosa, del Papa, de Gimnasia, de lo que fuere, menos de política. Él está ocupando un lugar en el ejecutivo comunal contra lo cual yo no tengo nada en contra, pero soy congresal del PJ, entonces, por lo tanto, a lo mejor les toco timbre para ver si les puedo rapiñar algo en favor de la gente, pero saben que no los voy a acompañar. Una cosa es que jugara con Massa y yo lo acompañara en su momento, pero otra es esto, acá no lo puedo acompañar. 

Él respeta mucho mi posición y yo no hablo mucho de política en mi casa, excepto cuando estoy con mi esposa. Podemos discutir de todos los temas, menos de política, porque hemos fijado pautas de juego. Si discutimos de política, fútbol o religión, terminamos siempre peleados, se rompe la familia. Para discutir política hay ámbitos, él también tiene los suyos. Sé que es muy buen funcionarios, me lo dicen los propios peronistas, entonces, que él cumpla con su tarea, a un hombre de 41 años ya no le puedo decir "vos tenés que hacer esto". 

Se equivocó, escuchó a quien no debía escuchar. Marcelo hoy sería una figura excluyente para ser el candidato a intendente, apresuró los tiempos, escuchó a alguien que no debía; Marcelo en ese momento tendría que haber sido concejal. Yo puedo asegurar que tendría muchas posibilidades. Cuando vos tenés más de 35, sabés que sos responsable de tus actos. El hombre es esclavo de sus palabras pero también de su silencio, entonces vos sabés cómo tenés que actuar. Yo no me puedo meter por respeto. Si el necesitara de mi experiencia la tendría seguro, la sangre tira más que cualquier otra cosa, pero si es para bien, si es para mal no.

Mi señora toda la vida me acompañó. Fue secretaria de Acción Social en el partido y en una época querían que ella fuera de concejal, pero como yo era diputado no quise mezclar. La mujer es fundamental, si tu esposa te inhibe para ciertas cosas no podés. Con total honestidad, yo sin ella no hubiese llegado, si no tuviese su apoyo me iría asfixiando. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

*La entrevista se realizó en el marco del programa La resistencia que se transmite los viernes de 16.00 a 17.00 por RADIO REALPOLITIK

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Rubén “Chuby” Leguizamón

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.