Miércoles 26.06.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
18 de diciembre de 2018 | Provincia

En los estudios de REALPOLITIK.FM

Ex funcionaria de Daniel Scioli denunció abusos de su ex jefe

En el marco de la denuncia de Thelma Fardín, Carla Echichure Castro, referente de Red por Argentina y ex funcionaria de Daniel Scioli, denunció en RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) una situación de violencia de género vivida en el ámbito laboral de la política. Lo hizo en compañía de las dirigentes Paula Lambertini y Valeria Amendolara.

HORACIO DELGUY

por:
Alberto Lettieri

“Es un momento fundamental para las mujeres y me parecía que mi deber como dirigente y militante era contar mi propia experiencia”, comenzó diciendo la dirigente felipista. “Ante todo quiero decir que me siento muy incómoda en este lugar de víctima. Lugar que nunca me ha gustado pero he tenido que transitar varias veces, aunque hasta ahora decidí callarlo. Contenida por Alberto (co-conductor del programa Más de lo Mismo), a quien hace mucho le conté esta situación y me decía que lo hablara, voy a tratar de compartir lo mejor que pueda una experiencia que fue dolorosa, fuerte y que me atormentó durante mucho tiempo. No lo hago por moda ni protagonismo. Exponerse públicamente de este modo implica revivir sensaciones muy desagradables contra las que he luchado sin éxito para erradicar”. 

Dicho esto, Echichure Castro comenzó a contar su historia: “Yo empecé a militar muy joven, cuando tenía doce años. Desde entonces, me hice de abajo y a los golpes y lo que logré fue a costa de muchos esfuerzos. En el año 2005 fui electa secretaria general, en capital, de la circunscripción 13, por el voto de los afiliados. Ese mismo año pasé a desempeñarme como asesora de un compañero que fue electo legislador porteño, siendo la única secretaria General del espacio liderado en ese entonces por el vicepresidente Scioli”.

“A partir de noviembre del 2007 me instalé en La Plata, ciudad de la que nunca más me fui, ya que creo que es mi lugar en el mundo. Unos años más tarde de haber asumido, mi jefe político me había propuesto desempeñar una dirección provincial, e instruyó a uno de sus subsecretarios, un compañero que integraba lo que denominaban ‘grupo chico’, que me asignaran dicho cargo. Allí, por desgracia, comenzó mi calvario”, contextualizó. 

“Este oscuro sujeto utilizó su autoridad jerárquica para hundirme en una situación desesperante. No voy  a revivir los vericuetos de sus múltiples destratos y abusos. Este sujeto en cuestión comenzó a acosarme desde el primer momento”, denunció Carla. “Por entonces se utilizaba el Messenger como herramienta de comunicación primordial. En todo momento, tanto en horas de la noche como en horarios laborales, siempre aparecía exigiendo la misma porquería de práctica sexual oral. Yo constantemente lo evadía, trataba de evitar el choque frontal, sacando otros temas, pero él se ofendía. Yo no sabía qué hacer, estaba en una ciudad en la que aún me estaba aclimatando, pero no estaba con mis compañeros de siempre ni mis amigos, y no encontraba contención por ningún lado”. 

Luego, la dirigente peronista aseguró que esta situación incluso llegó a generarle problemas de salud: “Como consecuencia de mi desesperación empecé a adelgazar mucho, sin embargo me veía gorda y desagradable. Me diagnosticaron anorexia grave, mido 1,69 y llegué a pesar 50 kilos”. 

“Cuando finalmente decidí recurrir a un compañero de toda la vida del PJ, con el que habíamos crecido políticamente juntos, me dejó de hablar. Yo seguía transitando en silencio y soledad mi tristeza, seguía adelgazando y el acoso se reiteraba cada vez que me llamaba a su despacho, cuyas puertas para mí eran el ingreso cotidiano a una cárcel sin rejas”, comentó dolida. Tras esto, afirmó haber tenido que “hacer terapia dos veces por semana en capital, para evitar filtraciones que terminaran de condenarme dentro de un universo machista que no admitía la negativa”. Además, mencionó: “Tuve por entonces ataques de pánico y, aunque este desagradable sujeto se enteró, eso parecía un aliciente que incrementó su perversión”.  

“Decidí buscar ayuda afuera de los ámbitos en los que me desempeñaba habitualmente y le comenté mi situación a un amigo, un diputado uruguayo, su respuesta me dejó pasmada: ‘Decime quién es que me tomo un avión y lo cago a patadas’. En mi desazón terminé de entender que en el ámbito machista y patriarcal que me rodeaba, sólo conseguiría armar un gran escándalo y la única perjudicada iba a ser yo, ya que este abusador, como sucede a menudo, parece inofensivo ante la mirada de todos. ¿Quién iba a creerme? Iba a quedarme sin trabajo, por falta de códigos que se suponen establecidos”, reflexionó la dirigente. “Mi única opción era callarme”, añadió. 

“Finalmente, un día intenté comunicarme con el gobernador, para superar el tema y pedirle ir a trabajar con él, porque yo con Daniel (quien ya había ganado la gobernación en ese momento) siempre me sentí a salvo”. “Fui atendida por uno de sus nuevos secretarios, que no me conocía mucho, que no tuvo la mejor idea que llamar a este sujeto para preguntarle por qué quería yo esa reunión. Su reacción fue terrible, se puso nervioso y empezó a decir a los gritos: ‘No sé qué querías, pero después no te quejes por quedar afuera de la agenda y de la política’, sin rastros de temor, remordimiento o compasión. Se sentía impune y de hecho lo era”, denunció.  

Entre las tantas cosas que debió sufrir, Carla contó que “en una oportunidad me pidió una especie de canje. Él me dejaría en paz si conseguía que una compañera, con mi mismo nombre, accediera a sus deseos infames”.“Finalmente, ante mi permanente negativa, un día llegó un ultimátum: ‘O venís o no vuelvas a trabajar’. Yo me tapé hasta la cabeza, era una noche de invierno, me largué a llorar. Mi mejor amiga, Karen, que vivía conmigo y leía los chats, cuando el sujeto se puso a hostigarme, agarró el teléfono y lo insultó. Horas más tarde, me trasladó la culpa por el bochorno del llamado. Durante varios días, no me habló y me excluyó de toda agenda”. 

Finalmente “se inició un nuevo proceso electoral, como era candidato estaba entretenido por la campaña y venía menos por la oficina. Luego salió electo y se fue. Llegó el reemplazo, el nuevo subsecretario, que demostró ser un gran compañero, un hombre con todas las letras. Inmediatamente me nombró directora, sin entender la razón de la demora de mi designación, me ayudó a crecer políticamente y valoró a la agrupación como nunca antes ha sucedido”, contó la periodista. 

Para terminar su denuncia, Carla Echichure Castro reflexionó: “Hago esto porque quiero decirlo, colaborar. Haber estado cerca de la muerte, estuve en terapia intensiva dieciocho días por una neumonía, reafirmó mi condición, que debo seguir siendo políticamente incorrecta, de nuevo debo seguir pateando el tablero, ya que de esto se trata mi naturaleza. Quiero aclarar que decidí contar lo que viví por varias cuestiones, por un deber de sororidad, para que sepan las que nos siguen en este camino, que no son todos así. En tantos años de militancia me pasó esto, pero los políticos, los compañeros no son todos así, es una cuestión de la sociedad y de hombres en particular. Si les pasa algo similar, denúncienlo. Segundo porque aspiro a vivir en una sociedad mejor. Tercero, porque es indispensable crear un colectivo de mujeres peronistas aunadas para cuidarnos mutuamente y así convertirnos en un bloque fuerte y empoderado”, cerró Carla. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
05 Jan | 08:07
Max del Río | [email protected]
Serán los mismos, digo los del PJ y el Kirchnerismo, los que viven hablando de derechos humanos, de transparencia, de seriedad ? Bueno, al menos no la encontraron muerta en su depto. con un tiro como al fiscal Nisman o no la atropelló un bondi como a la que enfrentó a CFK en Harvard....... O no le aplicaron las doctrinas peronistas con el alambre de fardo......
22 Dec | 12:04
Seguro que fue el gordo rufián de Cosentino.
21 Dec | 06:06
Gerardo La Plata | Mail
LA NOTA ES MALA LECHE. DA A ENTENDER QUE EL TEMA ES CONTRA SCIOLI. ESTA ES UNA FORRA QUE MIENTE, PORQUE SI FUERA CIERTO QUE FUE ABUSADA, LO DIRIA CON NOMBRE Y APELLIDO. ANDA A CAGAR IDIOTA.
19 Dec | 09:24
Jorge de Lomas. | Mail
Y QUE CLASE DE DENUNCIA ES, PELOTUDA? SI NO DAS NOMBRE NI UN CARAJO. PURO BLA BLA . NO TIENE NINGUN SENTIDO LO QUE DICE ESTA BOLUDA.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.