Martes 25.06.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de enero de 2019 | Nacionales

¿Competirá en provincia?

Con el desdoblamiento, Vidal puso a Cristina entre el cielo y el infierno

Pasaron las fiestas, pero la intensidad de la rosca política no disminuye. En la provincia de Buenos Aires la dinámica parece acelerarse, incentivada por la decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal de impulsar un adelantamiento de las elecciones provinciales, que replicó en el tablero político de manera disruptiva. 

Para el cristinismo, la situación adquiere gravedad superlativa, ya que una nueva derrota electoral en el principal distrito electoral de la Argentina dejaría prácticamente sentenciada su suerte en las elecciones presidenciales. Por esta razón es que cada vez son más los que insisten en plantear la necesidad de que la ex presidente se presente a cotejar con la gobernadora. Pero los antecedentes asustan un poco, ya que en 2018 la aparición homeopática de Vidal, sobre el cierre de la campaña, bastó para imponerle a Cristina su primera derrota personal -y la tercera de su espacio al hilo- en las urnas.

¿Cristina será candidata a la gobernación o, por el contrario, conviene preservarla para la elección presidencial, en caso de que llegue bien posicionada en las encuestas? ¿Es conveniente exponerla de ese modo, cuando goza por dos años más de fueros en el Senado Nacional?

Para las agrupaciones K, con su hijo Máximo Kirchner a la cabeza, la pregunta sólo admite una respuesta, sobre todo al confirmar que, de acuerdo a las normas vigentes, Cristina podría competir por la gobernación y, posteriormente, a la presidencia, sin necesidad de renunciar a la primera magistratura bonaerense. En términos éticos, suena demasiado desprolijo, y se ignora qué impacto podría tener semejante concentración de poder. Pero la realidad es que, tras de sí, CFK dejó la tierra arrasada: no permitió que levantara cabeza ningún cuadro político, ningún candidato serio para ocupar algún cargo de importancia. “Detrás de mí, la nada”, podría afirmar sin equivocarse, a sabiendas de que eso no ha sido un error de cálculo sino la consecuencia de su concepción monárquica del poder.

Como no podría ser de otra manera, no sólo empezaron las operaciones para instalar la candidatura de Cristina a la gobernación, sino también la de un triunvirato de posibles acompañantes como vice. El primero es nada menos que el favorito de Cristina, Axel Kicillof. Para ella una victoria con su preferido sería el escenario soñado, ya que podría cederle la administración de la provincia -bajo su supervisión, tal como ha sido siempre- y así mantenerla bajo su control.

Pero para conseguirlo deberá antes conseguir doblegar la voluntad de los otros dos candidatos, que son huesos duros de roer: Martín Insaurralde y Fernando Espinoza. Por el lado de Insaurr

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
03 Jan | 09:52
Agapita Nomecuente | Mail
Shakespeare dijo = BAJAR LOS IMPUESTOS ESA ES LA CUESHTION
03 Jan | 10:05
Agapita Nomecuente | Mail
POBLACION QUE NO TIENE CAPACIDAD DE AHORRO - GOBIERNO QUE NO EXISTE Y EN LA PROXIMA SE VAN.-
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.