Jueves 18.04.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de abril de 2019 | La Plata

Oficina Anticorrupción 

Ante Laura Alonso, Tolosa Paz deberá explicar por qué omitió una millonaria mansión en su DDJJ

Victoria Tolosa Paz, la esposa del ex funcionario K investigado por enriquecimiento ilícito y vecina del lujoso country Grand Bell, deberá explicar en la Justicia por qué no declaró la mansión de 35 millones de pesos.

La investigación de REALPOLITIK que sacó a la luz las irregularidades en la declaración jurada de la concejala platense Victoria Tolosa Paz llegó al despacho de Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción.

Vale recordar que, durante su visita a RADIO REALPOLITIK, la titular del Concejo Deliberante, Ileana Cid, aseguró que la grave falta de Tolosa Paz estaba siendo investigada por el ejecutivo municipal. Apenas unos días después, trascendió que la denuncia fue derivada a la Oficina Anticorrupción bajo el número 6012.

BIENES GANANCIALES

Enrique “Pepe” Albistur presentó su renuncia a la secretaría de Medios de la Nación en diciembre de 2009, en medio de un escándalo judicial, en el que se lo acusaba de la asignación multimillonaria de pauta publicitaria a empresas ligadas con su propia familia.

Entre las empresas vinculadas, surgen Marcel LCC y Wampa Entretenimiento LLC, dos off shore con sede en Florida, inscriptas por la hija de AlbisturAgustina, y su socio Federico Moya. Esta pareja de jóvenes tampoco está exenta de escándalos. Cuando “Pepe” era secretario de Medios, envió a Moya a “tramitar” la cartelería en vía pública en la ciudad de Mendoza. Meses después, dirigentes políticos de la UCR y del propio PJ presentaron una denuncia judicial contra Moya, acusándolo por todo tipo de maniobras ilegales, entre ellas el quedarse con la concesión de la publicidad a cambio de donación de cestos de basura. Además, se conocieron una serie de escuchas en las que Moya prometía privilegios a funcionarios municipales a cambio de que favorezcan a las empresas de “Pepe”. Dichos privilegios, claro está, los administraría el secretario de Medios de la Nación. Poco tiempo después, Moya volvió al mundo del hampa defendiendo los intereses del Casino Enjoy, ubicado en pleno centro de Mendoza.

Además de Agustina Albistur, en el directorio de las empresas ligadas a “Pepe” aparecen casi todos los integrantes de la familia: FranciscoFelipeMaría EvaJulieta y Lucía. También participa su ex esposa, María de los Ángeles Díaz. Todos ellos forman parte de la investigación que llegó a la Justicia Federal por redireccionamiento de fondos multimillonarios de pauta para empresas propias. Cuando el juez Julián Ercolini revisó las declaraciones juradas de cada uno, se dio cuenta que los números no cerraban. De este modo, en el año 2015 le solicitó a la Corte Suprema que examine el patrimonio de todos los integrantes del clan Albistur - Tolosa Paz.

El padre de Victoria merece escribir un capítulo aparte. Se reconoce a sí mismo astrólogo, clarividente y siete veces ganador de la lotería, aunque nadie pueda comprobarlo. Este Nostradamus del tercer mundo aseguró que en el 2013 el matrimonio Kirchner terminaría preso y dijo que siente simpatía hacia “Pepe” Albistur porque “tiene la luna igual que Benito Mussolini”.

Siguiendo la historia, Enrique Albistur, sobre cuyas espaldas pesaba un interesante prontuario judicial, se casó un 25 de marzo de 2012 con Victoria Tolosa Paz, a quien conoció un verano de 2007. Esta historia de amor vino acompañada de nuevos escándalos judiciales. Antes de la exclusiva fiesta para 400 invitados en el Marriot Plaza, Albistur abandonó la mansión de Tortuguitas que le había comprado a Susana Giménez y construyó un verdadero palacio en el country Grand Bell, famoso por ser la sede de policías corruptos, políticos imputados en causas de corrupción y casinos clandestinos, entre otras particularidades. Allí, el ex secretario de Medios construyó una mansión de dos plantas y algo más de 800 metros cuadrados, en dos lotes de algo más de mil metros, que insólitamente declaró haberlos comprado en 149 mil pesos cada uno. Así, el por entonces nuevo hogar del matrimonio posee un club house de 1600 metros cubiertos, un parque con más de 20 mil ejemplares de flora y una cancha de golf diseñada por Roberto De Vicenzo en persona. Además, cuenta con una piscina caribeña con cascadas e isla artificial, canchas de tenis, fútbol, básquet, laguna artificial y un sector hípico con pistas de salto, picadero y caballeriza.

Fue en aquel entonces que “Pepe” asoció a su joven mujer a Inversa SA y le habría presentado una estafa para llevar a cabo en el barrio platense de Arturo Seguí. Victoria, que siendo subsecretaria de Urbanismo Social junto a Martín Ferré, cuestionado por el millonario rescate de la metalúrgica Wasserman, no sería ajena a las estafas, decidió llevarlo adelante.

De este modo, en el año 2009 Victoria Tolosa Paz fue con dos de tres herederas de un importante lote de cuatro manzanas en Arturo Seguí, con la promesa de entregarlo por un precio “social” a los pobladores de la zona, que aplaudieron encantados. Para ello, cobró un total de 180 mil dólares para subdividir y escriturar los terrenos. Al mismo tiempo, prometió a los vecinos regularizar la situación legal de las tierras y conectar los servicios básicos como la luz y el agua. Nada de ello ocurrió. Lo que sí pasó, es que las familias que firmaron el boleto de compra-venta debieron pagarle 45 mil dólares por manzana, en cuatro cuotas de 11.250. La primera cuota se registró el 11 de octubre de 2011. La segunda el 12 de diciembre de 2011, la tercera el 10 de diciembre de 2012 y la cuarta el 12 de diciembre de 2012. Los vecinos, cuando por fin cayeron en la naturaleza de la estafa, realizaron denuncias públicas y aseguraron que “una de las cuotas era para el bolsillo de Tolosa Paz”. Hasta la actualidad, nunca se escrituró ningún terreno. Nunca se subdividió ninguna manzana. Nunca tuvieron ninguno de los servicios prometidos.

Fueron estas estafas y la falta de preparación política las que le generaron problemas a Victoria Tolosa Paz en 2017, cuando decidió intentar ser candidata a diputada provincial por la boleta de Cristina Fernández de Kirchner. Con los papeles de las sociedades offshore en la mano, el enriquecimiento ilícito familiar y la estafa en los barrios, los partidarios de Florencia Saintout lograron dejarla a un lado de la Legislatura. Victoria decidió entonces pedir el socorro de su marido, que en una sentada con CFK logró posicionarla primera en la lista de candidatos al Concejo Deliberante de La Plata.

UNA OMISIÓN LLAMATIVA

Al momento de presentar las declaraciones juradas, Tolosa Paz protagonizó un escándalo mediático por negarse a exponer los bienes gananciales que comparte con su esposo Enrique “Pepe” Albistur, el ex secretario de Medios K investigado por enriquecimiento ilícito, cuya fortuna resulta incalculable.

La dilación en la entrega, hoy encuentra, cuanto menos, una clara explicación. La muestra que sobresale a vuelo de pájaro en la documentación presentada por Tolosa Paz es la omisión de su mansión en el country Grand Bell. Acorde al sitio web de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), su ostentosa propiedad de 857 metros cuadrados edificados y gigantesca pileta de natación tenía, en el mes de febrero de 2010, una valuación fiscal de 19 millones de pesos. Más específicamente 18.927.113.

Actualmente, el precio de construcción por metro cuadrado en la capital bonaerense oscila entre los 800 y mil dólares. Según este cálculo, la casa que Tolosa Paz y “Pepe” Albistur no declararon y que tienen como bien ganancial, superaría los 35 millones de pesos.

¿Qué declaró Tolosa Paz? Evitó toda mención a bienes gananciales y enumeró solo sus posesiones personales. En ese marco, declaró poseer ocho propiedades, tres en CABA, dos en Pinamar, dos en City Bell y una en Cariló. Toda una bicoca de la ostentación. Lo más grave, sin embargo, es el valor que según la concejala tienen sus ocho propiedades. La más cara, una casa ubicada en City Bell, vale según ella 3.318.462 pesos. En todos los casos se tratan de valores con los que apenas uno puede cubrir la compra de un departamento chico.

Acorde a la ley provincial de Declaraciones Juradas, los funcionarios tienen la obligación de incluir las propiedades de sus parejas si están casados, como es el caso de Tolosa Paz y “Pepe” Albistur. No obstante ello, la concejal prefirió no declarar al menos esta propiedad que, está confirmado, la pareja posee en común.

La totalidad del valor que, según ella, tienen sus ocho propiedades no llega a cubrir el valor real de la mansión que comparte con el cuestionado ex funcionario K, investigado por enriquecimiento ilícito.

Según la declaración jurada de Tolosa Paz, tan sólo en el 2018 cobró 14.038.221 millones de pesos. 175 mil por “servicios profesionales”, 240 mil por el alquiler de un departamento que posee en la calle Juana Manso al 470 de Puerto Madero, 3.259.834 millones como honorarios por directora de una sociedad comercial y otros 10 millones en dividendos. Unas 64 veces el salario de un docente durante un año entero.

Además, declaró poseer tres vehículos de alta gama –llamativamente incluyó uno a nombre de Albistur –y las ocho propiedades mencionadas, de las que una es un terreno, cuatro son casas y tres son departamentos. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
01 Apr | 09:28
Agapita Nomecuentes de Notevoto | Mail
las dos son mas feas que un culo en posición fetal mirado desde un espejo - una con la jeta cuadrada como una baldosa la ottra
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.