Lunes 27.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
3 de noviembre de 2020 | Nacionales

Verano fiscal

El kirchnerismo macrista: El gobierno anunció un nuevo ajuste y espera un acuerdo con el FMI

A pesar de las numerosas críticas al acuerdo entre Mauricio Macri y Christine Lagarde en junio de 2018, Alberto Fernández autorizó a Martín Guzmán a repetir la receta. También se espera el visto bueno del BID para mejorar las cuentas públicas.

Corría el mes de junio de 2018, cuando el por entonces presidente Mauricio Macri anunció un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le permitiría a Argentina acceder a un préstamo de 50.000 millones de dólares. La movida, que apuntaba a controlar la inflación y paliar el déficit en el que se había sumergido la nación, fue duramente criticada por la por entonces oposición.

Las fotos de Nicolás Dujovne en la sede del FMI fueron blanco de todo tipo de burlas por parte del kirchnerismo más duro, que aseguró una y otra vez que un acuerdo con el organismo multilateral de crédito “es el peor escenario posible, nos obliga a retroceder y ponernos en las manos del más tirano de los prestamistas internacionales”.

El repunte que buscaba Macri nunca llegó, el dinero tuvo destino incierto y, poco más de un año después, se despidió de la presidencia con más penas que gloria. Su sucesor en el cargo, Alberto Fernández, tardaría aún menos que él en dejar atrás las críticas y las burlas para, finalmente, repetir la misma estrategia: ajuste y acuerdo con el FMI.

En efecto, el flamante ministro de Economía Martín Guzmán, luego de mostrarse junto a la directora gerente del organismo multilateral, Kristalina Georgieva, lanzó una serie de medidas tendientes a “ordenar el terreno fiscal”.

A pesar de que el propio Guzmán había anunciado en diciembre de 2019 que “en 2020 es imposible hacer un ajuste fiscal”, fuentes del gobierno aseguraron en las últimas horas que el ajuste es una realidad que tiene el objetivo de cumplir con algunas de las exigencias del propio Fondo Monetario y hasta el Banco Interamericano de Desarrollo. Hoy por hoy, el agujero en las cuentas públicas impacta de lleno en la balanza de pagos y es imperioso para el gobierno que el Banco Central deje de financiar al tesoro.

En la búsqueda de señales positivas de los acreedores, Guzmán busca reducir la emisión monetaria, una de sus medidas más criticadas por propios y extraños, y calmar la ansiedad ante la llegada de fin de año. El objetivo del ministro será recortar gastos, mantener bajo control los dólares bursátiles y el informal y arbitrar la emisión monetaria para llegar de la mejor manera al verano 2021, haciendo prolijas las tareas para que, una vez más, venga el FMI al rescate del país. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!