Miércoles 14.04.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
7 de noviembre de 2020 | Opinión

La falsa grieta

Kirchnerismo Pro, dos polos que se atraen

Es muy probable que ambas fuerzas se admiren mutuamente en materia de construcción política, tal vez queriendo simular aquella pelea residual de los 70, seudoderecha contra seudoizquierda, aunque ambas se sostienen por el paraguas del peronismo, con la típica visión populista de la economía o bien es por pura conveniencia.

HORACIO DELGUY

por:
Fabio Abraham

Estos dos espacios hoy por hoy, aunque los una el espanto, aunque lo nieguen, o sigan simulando diferencias o puedan enarbolar banderas en las que nunca creyeron: la unidad nacional, pretenden continuar su tarea política en forma excluyente, es decir manteniendo la grieta.

Por un lado, el gobierno (bicefalo) aspira reelecciones indefinidas de los intendentes, fuente de financiamiento político, cosa que el Pro no vería tan mal ya que le solucionaría problemas de la interna de su partido. Por el otro, el Pro quiere que se suspendan las PASO para que ninguno dentro del frente cambiemos se ilusione con competir y así armar las listas a dedo como hizo hasta ahora. En este caso, el peronismo también estaría de acuerdo.

La pelea que dicen dar, es para la tribuna, creo que a los dos espacios solo lo motivan el poder. Pero está demostrado que en cuanto a políticas publicas es gatopardismo puro.

Podemos discutir si las PASO son buenas o malas, pero antes de suspenderlas hay que establecer cómo se elegirán los candidatos dentro de cada fuerza o frente.

Este dato no es menor. Está absolutamente comprobado que la democracia se fortalece con el funcionamiento de los partidos políticos, cuya mecánica tiene que ver con sus propios debates y elecciones internas. La metodología del Partido Justicialista en sus diferentes variantes y/o frentes ha sido a dedo. Algo igual acontece con el Pro, cuya institucionalidad interna es nula o, en todo caso, deja mucho que desear. Pero lo más importante de ambas fuerzas políticas es que ante tamaña crisis, irresponsablemente carecen de un plan político verdadero que pueda ser debatido y llevado a cabo. Su único objetivo está ligado a la búsqueda y la puja por los espacios de poder que les permitan sobrevivir.

Que se sienten en una mesa a discutir políticas publicas sería fantástico. Ahora, que se sienten a discutir sus conveniencias debilitando el ya golpeado sistema democrático es al menos una desfachatez que tendría que repudiar la mayoría de la sociedad.

Mientras no se discuta qué país queremos, no sirve de nada que Fernández reemplace a Cristina o que Larreta y Vidal reemplacen a Macri.

Si la sociedad no busca esencia, preparación, capacidad, honestidad, proyectos en sus representantes, caeremos de nuevo en candidatos surgidos de la pura conveniencia política, cuando no buscando algún tipo de impunidad, surgidos también del puro personalismo, que ni siquiera llega a ser "marketinero", sino oportunista e improvisado. Y entonces nuestra calidad de vida no tendrá futuro: seguirá en caída libre, resquebrajando por completo nuestra democracia que tanto costó recuperar, porque nos habrán robado la posibilidad de un destino de paz y progreso

 

 

(*) Fabio Abraham fue secretario de Gobierno y concejal de Lomas de Zamora.

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS