Miércoles 14.04.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
27 de febrero de 2021 | Provincia

Bajo la alfombra

Kicillof se niega a hacer pública la lista de vacunados VIP

El escándalo de la vacunación VIP que le costó el cargo a Ginés Gonzàlez García se multiplicó en el curso de esta semana, cuando comenzaron a circular listados y denuncias sobre la existencia de privilegiados que accedieron a la aplicación de las dosis sin respetar las prioridades vigentes.

El universo de los privilegios no se limita a una coalición política, sino que se extiende tanto por las administraciones a cargo del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio. Tampoco frente a la vacuna sus prácticas son tan diferentes.

Por supuesto que la provincia de Buenos Aires no podía escapar a esta regla, a pesar de los malabares discursivos del gobernador Axel Kicillof para desmentirlo. La semana se inició con una denuncia presentada por el senador provincial Juan Pablo Allan y la abogada Florencia Arrieto, de Juntos por el Cambio, contra el ministro de Salud provincial, Daniel Gollán, por presunto “incumplimiento de los deberes de funcionario público” y “malversación de caudales”, al haber permitido que “funcionarios y civiles que no se encontraban en grupos de riesgo prioritario” fueran vacunados con la Sputnik V.

La denuncia estuvo acompañada de un listado de más de una docena de episodios irregulares registrados en la provincia de vacunación por fuera de los parámetros establecidos por el propio ministerio. Entre los más destacados se cuentan cinco funcionarios y un dirigente gremial de Quilmes, un empleado de Berisso, directivos de Navarro, dieciocho militantes de Chivilcoy, un miembro del Movimiento Evita, el ex intendente de Navarro  y actual viceministro de Vivienda de la Nación Santiago Maggiotti y el ex candidato a intendente de Salliqueló de La Cámpora, Ignacio González.

El escrito asegura que “de las publicaciones puede advertirse que el sistema y programa de vacunación están grave y penalmente violentados. Si algo queda claro es que de ninguna manera se está cumpliendo con lo normado”.

Además de los casos enumerados, se han conocido también los del legislador y ex intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra y la diputada Gladys Devalle. Todos ellos del Frente de Todos.

Pero los privilegios se extendieron más allá de la coalición oficial. El diputado Walter Caruso -presidente del bloque de Emilio Monzó, Cambio Federal- también fue vacunado, aunque en su cercanía trataron de justificarlo diciendo que es diabético y con antecedentes cardiovasculares, por lo que forma parte de un grupo de riesgo, según “un criterio dispuesto por la provincia”.

Días atrás un periódico de Hurlingham sindicó al intendente “Juanchi” Zabaleta como administrador informal del vacunatorio VIP que funcionó en el hospital Posadas. Varios trabajadores de la salud de ese nosocomio lo confirmaron y también revelaron haber sido víctimas de presiones para hacer silencio sobre los micros repletos de jóvenes militantes de La Cámpora y de otras agrupaciones políticas del oficialismo que concurrían para ser vacunados, violando frontalmente los protocolos provinciales.

Las denuncias y listas que circularon por la provincia obligaron a Axel Kicillof a hacer un descargo. Sin embargo, tras negar enfáticamente la existencia de vacunatorios VIP en la provincia, el gobernador debió reconocer que “la verdad es que no tenemos un sistema de control en cada vacunatorio”. En esta línea de razonamiento, también admitió que “pudo haber algún engaño de personas que mintieron en sus declaraciones juradas o que fueron beneficiadas por algún contacto”.

Finalmente tuvo que recaer en la argumentación de Alberto Fernández, al afirmar que saltarse lugares en la fila de la vacunación no es delito y destacó las decenas de miles de bonaerenses ya vacunados hasta el momento.

“Está mal, hay que tratar de evitarlo, hay que buscarlos y castigarlos, pero comprendamos que son cosas nuevas”, concluyó Axel.

La situación se volvió más sospechosa cuando trascendió que un primo suyo, que se desempeña en el área de salud provincial, había sido vacunado. Axel negó el lazo de parentesco, pero nuevas listas que circulan en la provincia incluyen a varias Kicillof beneficiados por las vacunas VIP.

El acceso a la vacuna de manera irregular o VIP es un fenómeno lamentablemente muy extendido en nuestro país. Habida cuenta de la magnitud de la provincia de Buenos Aires, es natural que la magnitud de los casos sea muy superior a los del resto.

Pero los listados no aparecen y las denuncias sobre la intromisión de políticos y de agrupaciones políticas en el proceso de vacunación no dejan de incrementarse.

Días atrás, Ginés González García confió a sus íntimos que si hablaba se caía el gobierno. En la mayoría de las provincias sienten un temor similar y ruegan porque el escándalo quede en el olvido lo antes posible. Antes de que el agua los tape. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS