Lunes 29.11.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
17 de octubre de 2021 | Provincia

De cara a las generales

Motivaciones y temores en el inicio de campaña de Juntos

En la recta final hacia las generales se alimenta la preocupación de la coalición de Juntos ya con Diego Santilli y Facundo Manes como principales actores y cada cual con sus funciones específicas para garantizar una victoria el 14 de noviembre.

La militancia mira siempre la mitad de la copa llena. Por ejemplo, cuando advierten que las encuestas dan cuenta de una importante retención de voto de quienes optaron, en las primarias, por Facundo Manes. El neurocientífico absorbía el voto menos “cautivo” porque convocó a muchos independientes. Incluso hubo muchos que cambiaron su voto a último momento por el galeno o iban a votar en blanco, según algunos estudios de las últimas semanas.

Hay otros datos de la realidad más alentadores para esta alianza opositora. Es el caso de La Plata, donde algún sondeo fue viralizado con mucho entusiasmo y da cuenta de una ampliación de la ventaja a unos 29 puntos por sobre el Frente de Todos.

Quienes miran con lupa estos números señalan que es una postal que los emociona, pero que invita a no enamorarse profundamente, ni mucho menos a dormir en los laureles.

En La Plata, por su cercanía con el grueso del aparato estatal, es donde más se siente un fuerte contraste con las prácticas del oficialismo y que muchos han sentido como invasivas. Tal fue el caso de la falta de respuestas por la educación presencial, la inseguridad y la deficitaria cobertura de la obra social IOMA para muchas demandas sus afiliados. En Juntos entienden que esas demandas puntuales insatisfechas generaron un descontento que se materializa y petrifica a la hora de concurrir a las urnas.

Aún con estas reflexiones, quienes están en el día a día de la campaña imaginan que La Plata no deja de ser una muestra importante. Permitiría imaginar que estos sondeos podrían repetirse en ciudades con el mismo perfil de votante con un fuerte sentimiento antipopulista. Ese sería el caso de ciudades como Bahia Blanca, Olavarría y Pergamino que aportan un caudal de votos importante, similar a un municipio pequeño del conurbano y podrían equilibrar previsibles derrotas en el área metropolitana.

Ese panorama de triunfos contundentes en el interior, permiten recordar que un poco así se construyó el triunfo presidencial de Macri en 2015. Esas fuertes diferencias de entonces amortiguaron victorias en las trincheras que el kirchnerismo posee en el segundo y tercer cordón del GBA y, sobre todo en los municipios de la tercera sección electoral, del sur del conurbano.

Respecto del conurbano, nace y crece un último interrogante: ¿Cómo se comportarán el voto oficialista tradicional en aquellos territorios que históricamente sacudían las primeras planas con amplias diferencias por sobre la oposición de turno?

En las recientes PASO, los reducidos márgenes de triunfo del Frente de Todos por sobre Juntos en una docena de distritos explicó el resultado final. La gran duda es si hay resto en la coalición opositora para realizar una campaña quirúrgica y profundizar sus acciones en esa zona tan disputada.

Al volver sobre las ciudades densamente pobladas del interior, a éstas se las piensa como soporte estratégico para lograr una importante conquista de bancas para la Legislatura provincial y en el Senado en particular. Esto será algo vital para impedir que el parlamento se convierta en una escribanía del ejecutivo y para obligar al gobernador a consensuar cada una de las políticas públicas empezando por la gestión de la pandemia, la seguridad y la calidad institucional, por citar algunos de los temas pendientes en agenda. En lo más doméstico está la famosa discusión por los cargos correspondientes a la oposición en directorios de empresas u organismos de control.

Más allá de un criterio regional a la hora de analizar la evolución electoral, también hay un pensamiento o enfoque más general visualizando a la provincia como distrito único. Para esto se toma nuevamente la radiografía que acercó el resultado de las PASO. Sobre esa gran encuesta real y de amplio muestreo se proyectan las dudas y temores de cara a noviembre.     

La atención de Juntos se focaliza también en el universo de ciudadanos que no fueron a votar. Respecto de los jóvenes, se calcula que el festival de reparto de viajes gratuitos del gobierno hacia  los egresados podría favorecer ínfimamente al oficialismo. Aquí todavía influye, sobre todo entre quienes tienen 18 años, alguna influencia de sus entornos familiares y donde no se respire kirchnerismo, difícilmente haya cambios.

Asimismo, se espera una recuperación del Frente de Todos por aquellas políticas para mejorar el bolsillo de la gente o su coyuntura social. Es posible que haya impacto en el famoso porcentaje de independientes que, sin analizar la perdurabilidad de tales medidas, entiendan que su castigo en las PASO surtió el efecto que esperaban y que vale la pena perdonar.

Otro potencial de recuperación kirchnerista estaría en una práctica masiva clientelar en entornos de sectores dependientes de planes. En lo general no habría mucho allí para preocuparse dado que esas políticas apuntarían a una retención para el Frente de Todos con poca expansión.

Además de temores, también hay motivaciones. En general se percibió en recientes encuestas que persiste un enorme descontento.  Es contra una reacción del gobierno de acordarse de las políticas activas recién cuando el eco de la derrota taladraba los ánimos kirchneristas. Fue visto como una aparente maniobra de reservar fondos para menesteres domésticos más vinculados con saciar más las necesidades de militancias que del público en general. Por otra parte, la cuarentena más extensa del mundo no fue gratuita. Muchas de sus víctimas, ahora sin sus comercios y sus trabajos, están en una situación de difícil y casi imposible recuperación de una situación económica que añoran. Pero perdieron todo por no recibir fondos de asistencia tan requeridos en su momento y que ahora aparecen como por arte de magia.

En Juntos saben que tienen una enorme tarea para el hogar, sea desempeñando actividad territorial, sea adaptando o mejorando discursos. Todo es motivo de necesaria meditación antes que las decisiones operativas salgan a la luz de la opinión pública.

Por lo pronto, todo esto es conversado en un bunker de campaña ampliado, con una nueva división social del trabajo entre Santilli y Manes y cuya visualización se ve en acto.  Será importante ver, en ese sentido, algunas actividades conjuntas como la anunciada para esta semana entrante en la capital bonaerense, donde ambos candidatos harán anuncios referidos a propuestas de campaña y a la futura agenda legislativa en caso de consolidar la mayoría en el Congreso. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!