Lunes 27.06.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de noviembre de 2021 | Nacionales

Lo que viene

Mesa de gobernadores y la propuesta de un gobierno sin CFK

El gobierno nacional debe definir qué hará después de la derrota del 14 de noviembre. Si algo queda claro es el modo de funcionamiento espasmódico que tuvo hasta ahora, y se intenta comenzar a definir una estrategia para garantizar la gobernanza en los dos años finales de la actual gestión.

Un sector del oficialismo trabaja en el armado de una mesa política con todos los gobernadores, incluidos los de Juntos por el Cambio y los de partidos provinciales. La idea va en paralelo con el llamado al diálogo que hizo Sergio Massa a la oposición y los empresarios y pretende ganarle de mano a la propuesta de Juan Schiaretti, quien ya sostuvo que "nos encontramos frente a un proceso electoral que es singular, se abre la oportunidad para que la voz de las provincias sea escuchada. Después de las elecciones se abrirá la negociación tanto en el Congreso como también en la mesa de gobernadores".

La diferencia radica en que mientras que Schiaretti propone crear un bloque político que haga planteos concretos a la Rosada, desde el gobierno pretenden controlar ese espacio. Las críticas del gobernador cordobés sobre los "beneficios" históricos de Nación a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires encuentran su eco prácticamente en todas las demás provincias. Detrás de esto está la disputa entre "el gringo cordobés" y Juan Manzur por el liderazgo de los gobernadores peronistas a nivel nacional. 

La solución propuesta por Schiaretti se inspira en la mesa que los gobernadores armaron en 2002 para imponerle un rumbo a Eduardo Duhalde para salir de la crisis, con "catorce puntos", que entre otras cosas establecían la necesidad de respetar los acuerdos con organismos internacionales.

El problema es que, ahora, las exigencias del FMI son aún más insensibles. En el día de ayer trascendió un borrador con las condiciones que exige el Fondo para cerrar el acuerdo con la Argentina. Son brutales e imposibles de cumplir sin que estalle una guerra civil. Déficit cero. No más de 30 por ciento de brecha entre el dólar oficial y el paralelo, lo que implica de entrada una devaluación del 80 por ciento de nuestra moneda. Libertad absoluta para que los inversores externos se lleven sus regalías e inversiones. Jubilaciones mínimas de 100 dólares y máximas de 140 dólares. Eliminación de los subsidios a los servicios. Apertura de importaciones. diez u once pagos anuales de 6.000 millones de dólares. Tres visitas de auditorías anuales de misiones del FMI y la apertura de una oficina permanente del Fondo en nuestro país.

Si bien no es el jefe político del resto de los gobernadores, la opinión de Schiaretti es siempre muy valorada. Sus exigencias sobre la necesidad de terminar con los "beneficios" económicos al AMBA, seduce a los demás, y también su propuesta de intentar una salida por fuera de Juntos por el Cambio y el kirchnerismo, a quienes identifica con "la visión de Argentina desde el puerto".

En el gobierno nacional ven con expectativa la creación de una Mesa de Gobernadores para articular una salida a la crisis, y pueda complementar al diálogo con la oposición en el Congreso. En el entorno del presidente hace rato que se quedaron sin ideas ni iniciativas, si es que alguna vez tuvieron alguna. Y las dudas sobre la actitud que tomará Cristina Fernández el día después de la derrota exige la redefinición de las alianzas, si es que Alberto Fernández pretende culminar su mandato en los plazos establecidos por la ley.

Por lo pronto, la CGT ya formuló su oferta al presidente: “Si rompés con Cristina, estamos para bancarte”. (www.REALPOLITIK.com.ar) 


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!