Viernes 23.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
2 de diciembre de 2023 | Provincia

Todo terminó en denuncia penal

IOMA: Esposo de paciente con cáncer protagonizó un escándalo porque se niegan a cubrirle el tratamiento

La delegación de IOMA de San Isidro, ubicada en la calle Cosme Becar 2000, fue el centro de un episodio más de la falta de empatía hacia un afiliado que reclamaba le firmaran las órdenes para que su esposa, enferma de leucemia, pudiese continuar con su tratamiento.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

El hecho, que quedó registrado por el celular del afiliado de IOMA, inicia con un simple reclamo: “Me tienen que dar ese papel firmado, es un paciente oncológico”. A partir de allí se genera un duro intercambio de palabras con uno de los empleados de la sede, quien lo apunta con el dedo en tono amenazante: “Hablale bien a la gente porque voy a llamar yo a la policía. ¿Escuchaste lo que te estoy diciendo?”.

Lejos de empatizar con la situación de la esposa del afiliado, Rosario del Carmen Ruiz, por no poder darle una respuesta, el trabajador prefirió desviar la atención en forma patotera: “¿Te hablaron bien o no? Quiero escucharte. Contestame lo que te estoy diciendo: ¿Le hablaste bien a las chicas?”, mientras avanza de atrás del escritorio en una actitud claramente intimidatoria.

Como si estuviese en medio de una pelea callejera, el empleado no identificado lo amenaza e insulta: “Entendé lo que te estoy diciendo, para ser maleducado hay que tener pelotas”. Al mismo tiempo, un segundo trabajador sale de una de las oficinas a los gritos: “Andá a calle 46 entre 12 y 13, La Plata, y ahí sí se toman decisiones. Acá no, papá”, dando a entender que la no cobertura del tratamiento oncológico era decisión del titular del IOMA, Homero Giles.

Devastado y sin saber qué más hacer, el marido de la mujer enferma comenzó a repudiar la situación, sosteniendo que está ahí por “una persona que tiene un problema de salud de cáncer y ustedes no me dan una solución”. “No les importa la gente, no les importa a ninguno de ustedes. ¿Tengo que venir a bajarme los pantalones para que me den soluciones?”, pregunta retóricamente, harto de la situación. La respuesta de uno de los presentes dejó mucho que desear: “Y, bajate los pantalones…”.

El hecho contó con varios testigos, muchos de los cuales eran afiliados que se encontraban presentes en el lugar a la espera de soluciones para sus problemas. Como era de esperarse, la odisea culminó con una denuncia policial del afiliado maltratado, en donde asegura que el mismo empleado le habría dicho “que no regrese al lugar”, que “ni piense que le iban a dar la medicación a su pareja” y que era un “hijo de puta”. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!