VIERNES 20.10.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Campo | Panorama REALPOLITIK

El ajuste también llega al campo

REALPOLITIK | 23 de junio de 2017

En los últimos días, un trascendido periodístico puso en alerta a todo el sector agropecuario: el ministerio de Agroindustria, en el marco de una reducción de gastos de cara al próximo año, se fusionaría con la cartera de Producción, con el agregado que perdería su rango de ministerio y pasaría a ser nuevamente secretaria.

Si bien son hipótesis y desde el gobierno no emiten declaraciones al respecto, las entidades gremiales que representan al arco agropecuario manifestaron de modo casi unánime su preocupación, frente a una medida considerada como un claro retroceso en materia de políticas destinadas al sector.

En 2009, durante el primer mandado de Cristina Fernández de Kirchner, la por entonces secretaría de Agricultura (que dependía del ministerio de Economía) obtuvo la categoría de ministerio, y su primer titular fue Julián Domínguez, luego sucedido en el cargo por Norberto Yahuar y Carlos Casamiquela.

En plena disputa por la presidencia, uno de los ejes de campaña de la coalición Cambiemos fue la importancia estratégica de la cadena agroindustrial, principal generadora de divisas de la economía nacional. Así, el por entonces candidato Mauricio Macri presentó su propuesta  para el campo, un trabajo en donde la Fundación Pensar, con el ahora secretario de Agricultura Ricardo Negri a la cabeza, detallaban el camino a seguir.

En el último ítem de este listado, proponían un cambio de concepto, en donde la cartera de Agricultura pasaría a denominarse Agroindustria, “en línea con el modelo de país y visión agroindustrial que planteamos”, según rezaba el escrito. Si los rumores de fusión y pérdida del rango ministerial se confirman, es una prueba evidente que los únicos beneficiarios de las políticas destinadas al agro son los grandes jugadores del negocio, en donde la transferencia de recursos hacia los sectores concentrados de la agroindustria –vía quita de retenciones al trigo, maíz y girasol- es la protagonista excluyente.

En declaraciones periodísticas a medios nacionales, los referentes de las entidades gremiales que representan a los productores evidenciaron su malestar frente a esta posibilidad. Para Dardo Chiesa, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), esta medida sería una mala señal y un claro retroceso que afectarían el flujo de inversiones que el sector podría recibir. Por su parte, Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro, entidad que nuclea a las cooperativas agropecuarias, enfatizó que se oponen a lo que consideran un error estratégico.

En esta instancia, es interesante analizar la postura de dos entidades antagónicas en sus bases y posturas ideológicas. Por el lado de Federación Agraria, su presidente Omar Príncipe fue contundente y sostuvo que esta decisión, además de ser contradictoria con el discurso oficialista de posicionar al país como un gran productor de alimentos global, caería mal entre los productores. En la vereda opuesta, y con diálogo fluido con la Casa Rosada, desde la Sociedad Rural sostuvieron que no opinan en base a rumores. En este punto, la entidad presidida por Luis Etchevehere – que siempre suena como un posible titular de la cartera agropecuaria nacional- no quiere generar roces con el presidente Macri, a quien suele acompañar en sus viajes al exterior.

La polémica está servida, y así las cosas queda en claro que la pérdida de rango ministerial sería un retroceso, una enorme pérdida de capital político para toda la cadena de valor agroindustrial y un golpe para un sector del electorado vinculado al sector productivo, que apoyó con su voto al oficialismo. (www.REALPOLITK.com.ar) 

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.