MIéRCOLES 22.11.2017
Whatsapp: (221) 5710138
Legislativas | Panorama REALPOLITIK

Lobby y empresas fantasmas: Ottavis dispuesto a todo para impedir el contacto del hijo con su mamá

REALPOLITIK | 1 de septiembre de 2017

Para el diputado José Ottavis, definitivamente, el fin justifica los medios. En la cruzada que emprendió contra su ex mujer, Laura Elías, no hay embargo ni orden judicial que valga. Según pudo saber REALPOLITIK, el legislador camporista hizo lobby con la mujer de un ex empleado para impedir judicialmente el contacto entre su hijo y la mamá.

Al diputado las cosas no le vienen saliendo bien: el 24 de agosto, el juzgado en lo Criminal y Correccional Nº 55 lo procesó por obstruir el contacto entre Elías y su hijo Francisco (13), embargándolo por 70 mil pesos.

Lo que antes eran faltazos a los centros de revinculación ahora se transformó en algo más pesado. Ottavis, en efecto, fue procesado por faltar al centro de revinculación Escrabel, donde antes trabajaban con su hijo para que volviera a verse con la mamá. Ese intento de impedir contacto fue lo que hizo que la Justicia lo embargara por 70 mil pesos.

Pero luego de los sucesivos faltazos del diputado a Escrabel, la Justicia definió trabajar en otro centro de revinculación, donde el último encuentro que sostuvieron Francisco y Elías fue el 22 de junio pasado.

Allí el niño de 13 años le mostró a su mamá fotos de sus mascotas y pasaron un rato largo conversando junto al defensor de menores. Ottavis, claro, no fue. Su psicopedagoga de parte, María Eugenia Andrade, solo lo acompañó hasta la entrada y después se fue. Pero luego escribió un devastador informe donde acusó que el niño sufrió una “crisis de angustia” luego de ver a su mamá, recomendó que se corte la revinculación y que se evite el psicodiagnóstico.

“No quieren por nada del mundo que se haga el psicodiagnóstico. Si de verdad el chico está tan mal y angustiado, lo primero que pediría es eso para ver cómo lo puedo ayudar”, indicó Elías a esta agencia.

¿Casualmente? la psicopedagoga Andrade es pareja de Jeremías Bustos Reyes, dueño de la empresa Caldentech S.A., que brinda servicios de consultoría en informática y suministros de software. Codirigida con Maximiliano Rosales, la empresa tiene domicilio legal en calle Perón al 2049 (piso 7 departamento 55) y una cuenta en el Banco Galicia con apenas 1.200 pesos.

Y una joyita de empleado -uno solo- desde 2013 hasta fines de 2016: Manuel Eloy Ottavis Arias, el hermano menor de José Ottavis, quien con solo 21 años figura como ex empleado de esa empresa en la AFIP.

Luego de conocerse el procesamiento y el embargo de Ottavis, tanto Andrade como su pareja y dueño de Caldentech S.A. dieron de baja sus cuentas en Facebook e Instagram, quizás por miedo a que puedan relacionarlos con el oscuro entramado del ex novio de Vicky Xipolitakis. La empresa de informática, vale aclarar, tampoco tiene página de Facebook ni ningún tipo de plataforma de contacto (de hecho su página oficial, caldentech.com, da error constantemente).

Pero lo más insólito de todo es que ambos dueños, tanto Bustos Reyes como Rosales, fueron asesores del excéntrico diputado echado del Bailando. Tal como consta en los registros, ambos fueron empleados de la Honorable Cámara de Diputados bonaerense hasta fines del año pasado.

La foto que ilustra esta nota fue tomada del Facebook de Andrade, la psicopedagoga de parte que busca impedir la revinculación. Allí Francisco, el hijo de Ottavis, la acompaña en su propio casamiento con Bustos Reyes realizado en la ciudad de La Pampa. Un buen ejemplo de perito de parte, que no solo excede sus deberes profesionales sino que le brinda al “jefe” Ottavis posturas jurídicas a su conveniencia. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué le parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.