Lunes 18.10.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
26 de septiembre de 2017 | Municipales

LA PLATA | Entrevista REALPOLITIK

“El hambre es un crimen”: Marcharán en La Plata por más presupuesto y políticas públicas en Niñez

Será el próximo viernes 29 desde las 14.00 en plaza Moreno. Con los niños como protagonistas y únicos oradores, distintas organizaciones sociales vinculadas a la Niñez exigirán más políticas públicas para el sector, postergado desde hace años en la agenda política bonaerense.

por:
MARIANA SIDOTI

Será el próximo viernes 29 desde las 14.00 en plaza Moreno. Con los niños como protagonistas y únicos oradores, distintas organizaciones sociales vinculadas a la Niñez exigirán más políticas públicas para el sector, postergado desde hace años en la agenda política bonaerense.

Al respecto, REALPOLITIK dialogó con Tomás Bover, coordinador de la Casa Joven de la Obra del Padre Cajade, quien advirtió sobre el difícil momento que atraviesa la organización por el tarifazo en servicios públicos. “Estamos ante una figura de Estado perverso, que delega en las organizaciones sociales la responsabilidad y el trabajo de la promoción y protección de derecho; y a la vez desconoce las condiciones de esos trabajadores, el pago de los impuestos e inmuebles”, explicó.

A continuación, la entrevista completa.

RP.- ¿Cuál es la situación actual en la Obra del Padre Cajade?

La situación de la Obra, como venimos denunciando hace varios meses, es de urgencia. Estamos viviendo una asfixia financiera por parte del Estado provincial y municipal, que se produce por varios motivos. En primer lugar, porque el aumento del valor de los servicios -para los cuales no contamos con tarifas sociales en toda la Obra- ha hecho que los montos que tenemos que destinar al pago sea de una proporción cada vez mayor con respecto a lo que recibimos por becas.

Por ejemplo, en el hogar convivencial de 643 entre 11 y 12 nos sucede que la mitad de lo que ingresa en concepto de becas se está yendo en el pago de servicios. El 40 por ciento de eso que ingresa se va para el pago de un único servicio que es el gas envasado que tenemos en el hogar, la única manera que tenemos de proveer gas a los 30 pibes que viven ahí. 

Es una situación que venimos denunciando y manifestando al municipio, para pedirle que considere la inclusión del gas envasado entre los servicios que el hogar tiene conveniados, para que se haga la devolución de ese monto.

Esto pone de manifiesto lo que estamos viviendo no solamente nosotros, sino nuestro conjunto de organizaciones: los tarifazos nos afectan particularmente porque de los magros ingresos que tenemos para el laburo de promoción y protección, se está yendo una buena parte para el pago de servicios públicos. Y no es la naturaleza de esos fondos, no están para eso. 

RP.- ¿Cómo encaran entonces la marcha del 29/9, bajo la consigna "El hambre es un crimen"?

Hoy la Obra y muchas otras organizaciones están siendo empujadas al cierre, a dejar de existir. Nos encontramos con prácticamente todas las organizaciones que trabajan Niñez en la región de La Plata, en esta marcha que tiene como característica el protagonismo de los chicos: la idea es que ellos sean quienes tomen la voz, los únicos oradores que va a haber en la marcha son los pibes con sus propias producciones, documentos y reflexiones que han hecho.

Y levantando una serie de consignas históricas, tanto para el Movimiento Nacional Chicos del Pueblo como para muchas de las organizaciones que van a componer esta marcha, que tiene que ver con el recrudecimiento de las condiciones de vida de los pibes en los barrios.

Estamos viendo claramente la vuelta a la emergencia del hambre como un problema social extendido, los pibes que llegan a nuestras organizaciones lo hacen cada vez en más números y peores condiciones nutricionales. Por otro lado, hay cuestiones vinculadas a la persecución que los pibes de los barrios sufren, las dificultades que tienen para moverse por la ciudad y el hostigamiento policial. Y cómo eso instala también el debate público alrededor de la criminalización de los pibes y la dificultad de poder pensarlos en otras dimensiones, cuando el Estado solamente les presenta una cara represiva.

Fuimos levantando una cantidad de cuestiones que trabajamos con los pibes y con cómo ellos ven las condiciones en las que viven, y una interpelación al Estado para repensar el vínculo y la forma en la que se trabaja con las organizaciones.

El diagnóstico que nosotros hacemos es que estamos ante una figura de Estado perverso, que lo que hace es delegar en las organizaciones sociales la responsabilidad y el trabajo de la promoción y protección de derecho; y a la vez desconocer las condiciones de esos trabajadores, el pago de los impuestos e inmuebles. Entendemos que es una lógica de delegar y abandonar a la vez, algo perverso y un problema para las condiciones en las que trabajamos. 

RP.- ¿Qué balance hacen del Organismo de Niñez y Adolescencia a partir del cambio de gestión?

Como planteaba, hay un recrudecimiento de las condiciones de vida de los propios pibes en los barrios que hace que incluso en aquellos casos en los que políticas puntuales o focalizadas uno pueda ver alguna leve mejoría, claramente no alcanza para resolver la situación estructural de vida de los pibes.

Es decir, uno puede recibir diez becas más en un centro de día, pero claramente si llegan 40 pibes que ya no pueden comer en su casa, no llega a suplir absolutamente nada con respecto a la transformación de las condiciones estructurales. 

Una cosa es ver las políticas puntualmente y otra es ver lo poco que están incidiendo sobre una transformación en la estructura social, que es muchísimo mayor y tiene a los pibes como protagonistas. 

Una de las cuestiones que nosotros llevamos como centrales a la marcha es que seis de cada diez pibes en nuestro país viven en condiciones de pobreza, eso claramente es un genocidio generacional. Estamos viviendo una situación donde ser pibe en los barrios no solo es una cagada, sino que además implica una múltiple vulneración de derechos y casi que nacer pibe y nacer pobre es un sinónimo en nuestro país. Necesitamos modificar estructuralmente sus condiciones de vida. 

RP.- ¿Tienen la esperanza de ser recibidos/as por la gobernadora María Eugenia Vidal?

La expectativa es poder encontrar una agenda de trabajo entre las organizaciones y entre las organizaciones y el Estado también. Entender que la cuestión alimentaria tiene que ser trabajada, que la integralidad de derechos de los pibes no puede quedar exclusivamente en manos de las organizaciones sino que tiene que ser laburada por un conjunto de actores. Entendemos que tienen que darse transformaciones drásticas en las políticas públicas para que los pibes empiecen a ver cómo se modifican estas condiciones por parte del Estado. 

Y esperamos que se abra también una agenda y una mesa de trabajo tanto en el municipio -para que entienda que no puede ser una opción el atender o no a la cuestión de los servicios, porque es un derecho fundamental de los pibes con los que nosotros tenemos que trabajar- como para la Provincia, para que reconozca las condiciones de trabajo de los que integramos las organizaciones. 

Muchos, en función del trabajo voluntario, van teniendo que abandonar sus lugares porque las condiciones que se ofrecen son realmente muy malas, y no son otras que las que podemos tener en función del financiamiento que nos da la Provincia. Tenemos una agenda enorme de cuestiones que vamos a entregar en un petitorio como parte del reclamo este próximo viernes. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Niñez, El hambre es un crimen

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!