LUNES 22.01.2018
Whatsapp: (221) 5710138
Provincia | Panorama REALPOLITIK

La disolución de la Unidad Ejecutora Provincial dejó un tendal de 213 millones en obras sin hacer

REALPOLITIK | 2 de enero de 2018

La palabra que resume, tal vez, la creación, el funcionamiento y la desintegración de la Unidad Ejecutora Provincial es “desprolijidad”.

Fue con absoluta desprolijidad que el ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires decidió crear en 1994 la Unidad Ejecutora Provincial, un monstruo administrativo en el que todos sus trabajadores están bajo la modalidad de contrato.

Con la misma desprolijidad se instrumentó la ejecución y auditoría de las obras a su cargo en las escuelas bonaerenses. Recostados en la buena voluntad y ánimo de trabajo honesto de la enorme mayoría de los trabajadores de la Unidad, nunca faltó el “avivado” que mantenía sus negocios personales. Así lo denunció REALPOLITIK a mediados del 2017, cuando se conocieron escuchas telefónicas en las que la persona a cargo del área de Legales de la UEP acordaba ilegalmente el resultado de las licitaciones con empresas locales del rubro de la construcción.

Fue con esta misma desprolijidad alarmante y con una preocupante falta de sentido humano que se decidió despedir a 190 trabajadores a través de un mail, a dos días del festejo de Año Nuevo.

Haciendo gala de un desorden creciente puertas adentro de la administración pública provincial, la desaparecida Unidad Ejecutora Provincial dejó en el aire a más de quince licitaciones por un total de 213.115.822 millones de pesos en obras para escuelas bonaerenses que, al día de hoy, no saben qué pasará con sus edificios.

La solución para el brete se presenta aun más sospechosa que el brete mismo. O se anulan todas las licitaciones, dejando a más de veinte escuelas sin sus muy necesarias obras, o se continúa el proceso licitatorio en un absoluto caos administrativo, dado que hasta el día de la fecha permanecen publicadas en el Boletín Oficial a cargo de la desaparecida UEP. Conociendo los antecedentes de las autoridades encargadas de llevar a cabo los procesos licitatorios en la dirección de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, resulta por lo menos preocupante que más de 213 millones de pesos queden, de un día para el otro, en sus manos.

Ampliaciones, rehabilitaciones, restauraciones, aulas nuevas, construcción de escuelas públicas completas, equipamiento escolar y hasta un programa de Educación Física. Todo quedó en el limbo de la desidia provincial, dependiendo de una Unidad Ejecutora que, desde hace tres días, dejó de existir. (www.REALPOLITIK.com.ar)

NOTICIAS RELACIONADAS


¿Qué te parece esta nota?


Comente esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.