Sábado 13.04.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
21 de febrero de 2018 | Nacionales

Panorama REALPOLITIK

Polémica por el ránking de políticos argentinos con más seguidores falsos en Twitter

Durante siglos, los dirigentes de turno dirimían su impronta y su peso específico en la arena política provincial y nacional a fuerza de movimiento territorial y votos. Gente de carne y hueso que llenaba los actos y votos en papel y tinta que llenaban las urnas.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Durante siglos, los dirigentes de turno dirimían su impronta y su peso específico en la arena política provincial y nacional a fuerza de movimiento territorial y votos. Gente de carne y hueso que llenaba los actos y votos en papel y tinta que llenaban las urnas. Nada de esto, nobleza obliga, era infalible y todo se prestaba a la creatividad para llenar actos a fuerza de prebendas y torcer el rumbo de las elecciones a fuerza de fraudes.

Como una marea indetenible, la fuerza del avance de la tecnología en la vida política de los países resulta abrumadora. Mientras que en Europa, Oceanía y los Estados Unidos el voto electrónico se encuentra instaurado en poco menos que en la totalidad de los estados, por estos pagos los dirigentes se enzarzan en una lucha descarnada por medir seguidores en las redes sociales. El problema es que en este campo, también, ha prevalecido la picardía y la trampa.

Cristina Fernández de Kirchner es, por lejos, la actora política con más seguidores de Twitter en el país. Lamentablemente, 2.817.000 de sus poco más de 5 millones de seguidores son falsos, lo que marca que la cuenta fue inflada artificialmente en más de un 53 por ciento.

El que la sigue de cerca en cantidad de “followers” es Mauricio Macri, pero también él sufre del mismo mal. De sus 4.690.000 seguidores, casi dos millones son falsos. La que tuerce la balanza, sin embargo, es Elisa “Lilita” Carrió. Del millón que la sigue, más de 543.011 son falsos, lo que indica que más de la mitad de su cuenta en la red social está compuesta por ‘fakes’.

La lista, que puede ser investigada de manera libre en el sitio Twitter Audit, provocó más de un dolor de cabeza entre los dirigentes del gobierno, quienes acusaron a sus jefes de Prensa y Comunicación de haber comprado seguidores para simular un buen desempeño en sus trabajos. Hoy en día, el costo de un centenar de nuevos seguidores oscila en los veinte pesos.

Algo similar ocurrió con Patricia Bullrich, quien pareciera no haberse tomado sus cuentas en serio. La ministra tiene 866 mil seguidores, de los cuales 501 mil fueron caratulados por Twitter como falsos. Más del 60 por ciento de su cuenta no está compuesta por personas que quieren conocer sus actividades, sino que fueron creadas en un laboratorio informático. Lo mismo ocurre con Sergio Massa, quien admitió que del millón de cuentas que lo siguen más de 600 mil son falsas.

Entre los que hicieron buena letra se encuentran la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien tiene menos del 40 por ciento de cuentas falsas, la agrupación La Cámpora, que se acerca al mismo porcentaje y la sorpresa: Julio de Vido. El ex ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación tiene menos de un 10 por ciento de cuentas falsas en su perfil.

Por extraño que parezca, es uno de los pocos dirigentes políticos latinoamericanos que tienen menos cuentas falsas en sus perfiles que el ex presidente norteamericano Barak Obama, quien a diferencia de Donald Trump (43.5 por ciento) sólo tiene 21 seguidores falsos por cada 100 verdaderos, en sus más de 100 millones. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!