Jueves 13.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
4 de marzo de 2018 | Cultura

Documento histórico REALPOLITIK

Arturo Umberto Illia, un hombre con vocación de servicio

Actualmente el concepto de corrupción se asocia a los dirigentes políticos y gremiales. En los medios de comunicación hegemónicos, es un tema que vende y que vale la pena instalar.

por:
Paola Rodríguez

Actualmente el concepto de corrupción se asocia a los dirigentes políticos y gremiales. En los medios de comunicación hegemónicos, es un tema que vende y que vale la pena instalar. Algunos dirigentes lo usan como eje de campaña política, otros piensan que es estructural al sistema y los que andan con la constitución bajo el brazo se dedican a hacer denuncias.

Hoy quiero recordar al doctor Arturo Umberto Illia, un hombre con vocación de servicio, el  político al cual no supimos valorar en su momento, aunque sin lugar a dudas es el dirigente que se retiró del cargo con los mismos bienes que tenía antes de ejercer la presidencia de la nación. 

En 1928 tuvo una audiencia, la única en toda su vida, con el presidente Hipólito Yrigoyen, a quien le ofreció sus servicios como médico. 

Yrigoyen le planteó trabajar como médico ferroviario en distintas localidades y Arturo Illia decidió radicarse en Cruz del Eje, Córdoba. 

Desempeñó su actividad de médico en esa localidad desde 1929 hasta 1963, interrumpidos por tres años entre 1940 y 1943, en que fue vicegobernador de Córdoba. 

Lo llamaban el apóstol de los pobres, por su dedicación a los enfermos sin recursos, viajando a caballo, en sulky o a pie, para llevar medicamentos que él mismo compraba. Tal fue el agradecimiento de los habitantes de Cruz del Eje, que entre todas las familias del pueblo juntaron dinero y le regalaron una casa, la única propiedad que tenía.

Cuando lo desplazaron por la fuerza e ilegítimamente del cargo, se fue en taxi a vivir a la casa de su hermano, porque no tenía propiedades en Buenos Aires.

También debemos destacar el acatamiento de las promesas que supo hacer en campaña política,  enfrentándose a los grandes laboratorios extranjeros, y sancionando la ley 16.463 o ley Oñativia, en homenaje al ministro Arturo Oñativia. La ley de Medicamentos fue sancionada el 23 de julio de 1964 y promulgada el 9 de agosto de 1964.

Esta norma instituía una política de precios y de control de medicamentos, congelando los precios a los vigentes a fines de 1963. De tal modo, fijaba demarcaciones para los gastos de publicidad, imponiendo límites a la posibilidad de realizar pagos al exterior en concepto de regalías y de compra de insumos. La reglamentación de la ley mediante el decreto 3042/65 fijaba además la obligación para las empresas de presentar mediante declaración jurada un análisis de costos y a formalizar todos los contratos de regalías existentes.

Esta ley surge a partir de un estudio realizado por una comisión creada por Illia sobre 300 mil muestras de medicamentos. Muchos de estos medicamentos no eran fabricados con la fórmula declarada por el laboratorio y su precio excedía en un 100 por ciento al costo de producción.

Si bien la sanción de esta reglamentación molestó a los laboratorios, fue sumamente importante para la salud pública. También se debe subrayar que subió el presupuesto en educación y estableció el salario mínimo, vital y móvil.

A pesar de estas políticas sociales -que se podrían resumir en tres premisas: salud, educación y trabajo-, su propio partido, la oposición y por sobre todo la ciudadanía no estaba conforme. 

Los medios de comunicación hicieron uso y abuso de su imagen de viejito, pueblerino, parsimonioso, austero, sencillo y bonachón, asociándolo con una tortuga. Sin embargo él era un defensor de  la libertad de prensa, no cerró, ni compró a ningún medio de comunicación. Solo se retiró del cargo por la fuerza, convencido de que las instituciones están para ser respetadas. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Arturo Umberto Illia

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.