Viernes 25.09.2020 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de marzo de 2018 | Municipales

Exclusivo REALPOLITIK

Escándalo en el Consejo Escolar platense: Pactos ocultos y millones de por medio

El Consejo Escolar de La Plata tiene, en este momento, tantas idas y vueltas, desorden y drama como una verdadera telenovela venezolana. Amores rotos, traiciones, misterio y afán por hacerse de poder y dinero, reivindicaciones personales y llantos, elementos con los que Gabriel García Márquez se hubiese hecho una de sus mejores novelas.

El Consejo Escolar de La Plata tiene, en este momento, tantas idas y vueltas, desorden y drama como una verdadera telenovela venezolana. Amores rotos, traiciones, misterio y afán por hacerse de poder y dinero, reivindicaciones personales y llantos, elementos con los que Gabriel García Márquez se hubiese hecho una de sus mejores novelas, se hacen y se deshacen en los pasillos y oficinas del Palacio Municipal.

Hace apenas unas semanas, el jefe comunal Julio Garro decidió dar por tierra algunos viejos negociados del Consejo y le quitó el manejo del Sistema Alimentario Escolar (SAE), que provee de alimentos a las escuelas de toda la región. Durante varios años, los acuerdos entre la UTE que brindaba el servicio y las autoridades del Consejo Escolar fueron la comidilla de las reuniones, en las que se describía con detalle las sumas millonarias que se repartían puertas adentro.

La mencionada UTE, que se componía de 7 empresas oriundas de La Plata, abarcaba entre el 70 y el 80 por ciento de todos los servicios de proveeduría de alimentos en las escuelas de la región, dejando el resto a panaderías, carnicerías y verdulerías locales. Cuando el intendente, cansado de los manejos turbios y los rumores de dinero siendo repartido con las autoridades del Consejo, decidió trasladar el SAE a la órbita del municipio, abrió el juego para que todas las empresas del rubro puedan cotizar el servicio. Además, dividió el territorio en 5 áreas para que todos puedan participar. Oficialmente, se terminó el negocio de unos pocos.

Con el Consejo Escolar aun revuelto por la medida del intendente, asumió como presidente Maricruz Lafit, que proviene del ala política del dirigente PRO Mariano Penas, y repartió funciones con la tesorera Sandra Rodríguez, del riñón del funcionario platense Oscar Negrelli. Para ambas, la asunción en el cargo tuvo una fuerte carga personal. Para Lafit, que comenzó su vida laboral como empleada doméstica, tuvo sabor a superación y reivindicación personal. Para Rodríguez, histórica secretaria y amiga personal del secretario de Coordinación municipal y propietario del multimillonario colegio Tercer Milenio, fue la oportunidad de dejar de recibir órdenes para comenzar a impartirlas.

Completando el acuerdo preexistente entre ambas, Lafit se quedaría con la comisión de Personal, encargada de la designación de porteros, auxiliares de cocina y demás trabajadores del rubro educacional, y Rodríguez con la de Infraestructura, a cargo de las obras y mantenimiento de los establecimientos.

No obstante ello, Lafit habría entregado su comisión al Partido Justicialista a espaldas del bloque, lo que provocó gran indignación cuando, al día siguiente, la oficina estaba invadida por dirigentes peronistas que, ni lerdos ni perezosos, ocuparon los despachos. Rodríguez amenazó con irse si no renunciaba Lafit, mientras ésta telefoneaba a un ex presidente del Consejo Escolar, Damián Birocho, para perdirle apoyo público en el difícil momento que estaba atravesando.

En las últimas horas, dispuestos a ponerle fin a un Consejo en el que, por el momento, sobran escándalos y falta mucho trabajo, se reunieron en el Palacio Municipal Oscar Negrelli, Maricruz Lafit, Sandra Rodríguez y Nelly Jaca. El objetivo del funcionario es organizar un centro para recibir las más de cien quejas diarias que están llegando, de forma desorganizada, al escritorio de Jaca de parte de las directoras de las escuelas de la región.

Esto volvió a poner sobre el tapete el asunto del Servicio Alimentario Escolar perdido. La totalidad de las quejas es por el nuevo servicio. Mientras la UTE que anteriormente controlaba el SAE hace fuerza para potenciar las dificultades y volver a obtener el negocio, Negrelli impulsa la instalación definitiva de las nuevas empresas, que por ahora están a prueba por 37 días. Todo sea por conservar adentro a la empresa amiga.

Mientras tanto, Sandra Rodríguez se encuentra sobrecargada de quejas desde los establecimientos educativos, sin estructura para organizarlas y mucho menos responder a las mismas, y hasta que no se destrabe el conflicto interno nadie designa porteros ni ayudantes de cocina para las escuelas.

Otra postal más de la política local. Desorden, intereses personales, dinero que va y viene, y los chicos, como siempre, esperando. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
08 Mar | 09:05
Pehuén Curá | [email protected]
Las escuelas no estan para dar de comer, estan para formar, la alimentación debe darse en la casa como era antaño; pero paerece que el nuevo negocio es la "vianda escolar", esto es lo que conseguimos en 34 años de ¿democracia?, muy cara no ha salido y nos está saliendo sin resultados positivos.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.