Martes 17.09.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de marzo de 2018 | Pelota dividida

Exclusivo REALPOLITIK

Del “mejor estadio de América” a uno outlet: Estudiantes iría por la opción más barata en 1 y 57

Actualmente, la dirigencia se encuentra en un laberinto sin salida, con el estadio haciendo las veces de “pozo sin fondo”, que devora vorazmente las reservas y que aún se encuentra en un 65 por ciento de su culminación. Ante las advertencias del sector de Finanzas, Verón optaría por una "opción económica" al dilema.

La actualidad de Estudiantes pareciera fluctuar entre los buenos resultados deportivos y los malos resultados dirigenciales.

Desde que en el año 2014 decidió lanzarse como cabeza de la lista opositora al gobierno del arquitecto Enrique Lombardi, Juan Sebastián Verón no ha logrado consolidar un equipo idóneo de trabajo. Durante la primera gestión hubo un evidente quiebre entre el área de Fútbol, encabezada por Agustín Alayes, y Finanzas, con motivo de varios desmanejos financieros en el mercado de pases. La pelea fue tomando fuerza y la ruptura se hizo notar en las reuniones de comisión directiva. El responsable de poner paños fríos, que hasta ese momento pivoteaba entre ambos grupos, era el presidente de la institución. Por incapacidad o por desidia, dejó que la pelea se acreciente al punto que varios miembros de comisión se retiraron el saludo en forma definitiva.

Una de las peleas más grandes tuvo lugar en la tesorería del club a raíz de la operatoria de venta de Carlos Auzqui. En aquel momento, el responsable de futbol del club, quien había prorrogado su mandato luego de servir a Enrique “Quique” Lombardi, habría cedido un porcentaje del jugador a un precio excesivamente económico al empresario platense Rodolfo Pirrone. Cuando el jugador finalmente fue transferido, el ignoto empresario se hizo de un jugoso negocio a expensas de Estudiantes de La Plata. Resultado: El pincha se perdió un total de 540 mil dólares frescos.

Durante el primer mandato, el club transitó por momentos buenos y malos en lo institucional, pero logró sanear su economía con la venta de jugadores producto de una buena gestión en divisiones inferiores y la renegociación de algunos compromisos con AFA y AFIP. Además, logró un crecimiento en diferentes disciplinas y también posicionó al colegio como uno de los mejores de la ciudad.

Actualmente, la dirigencia se encuentra en un laberinto sin salida, con el estadio haciendo las veces de “pozo sin fondo”, que devora vorazmente las reservas y que aún se encuentra en un 65 por ciento de su culminación. El sector de Finanzas ya le habría advertido al presidente que debe apresurar una salida al problema, dado que cada vez que aumenta el dólar se aleja más y más la posibilidad de finalizar la faraónica obra.

Ante este inconveniente y la presión de los propios socios que comienzan a cansarse de la demora de la histórica “brujita”, el presidente habría optado por una versión “outlet” para terminar el estadio. De este modo, la histórica 57 y 1 pasaría de ser el futuro “mejor estadio de América” a no tener techo en los palcos, eliminar el césped mixto, butacas estándar y una iluminación de baja calidad. Incluso, se habló de bajar la vara en los ladrillos y los sanitarios del estadio, para poder llegar a tener una cancha “jugable” para el 2019.

Además el plantel profesional es uno de los más caros de Argentina, con suplentes con sueldos que exceden los 8 millones de pesos anuales, y una crisis en los deportes amateur con recortes de presupuesto por falta de fondo y la cesión por diez años del gimnasio Osacar a la empresa Sport Club, teniendo que improvisar las prácticas en diferentes gimnasios de la ciudad.

En este escenario, no son pocos los socios que se preguntan por qué los jugadores no ceden al menos un sueldo al año o un porcentaje mensual de los mismos, que son extremadamente abultados. Incluso, un socio histórico del club habría presentado una solicitada en la sede pidiendo explicaciones de por qué los hinchas de a pie tienen que ahorrar lo que no tienen para acceder a una entrada o, en el caso de los más adinerados, un palco, mientras los multimillonarios jugadores del club, que gritan a los cuatro vientos su amor por la camiseta, son incapaces de donar 5 mil pesos. Por alguna razón, tanto Juan Sebastián Verón como los jugadores profesionales, se han negado en rotundo a ofrecer parte de sus salarios al armado del estadio. Mientras tanto, el alquiler de la cancha de Quilmes y la utilización del Estadio Único es cada vez más un problema sin solución. Estudiantes de La Plata, así, es un campeón de América que vive de prestado.

Hoy a meses del inicio del segundo mandato, hay quienes comentan que “el once” no le dirige la palabra a varios colegas de comisión, y que culpa de absolutamente todo lo que ocurre al grupo que se fue en el último armado que, según corrillos de socios, estarían preparados para presentarse en las próximas elecciones.

En este escenario, no son pocos los que creen que la partida de Juan Sebastián Verón a la AFA respondería a una “salida elegante” a un problema que le ha quedado demasiado grande. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
12 Mar | 02:54
JUAN CRUZ | [email protected]
AGUANTE ESTUDIANTES DE LA PLATA.
11 Mar | 10:45
Detrás de todo esto están los resentidos que saco la bruja de la comisión.. y encima hubo un soretin que le hizo juicio al club y le saco un palo..
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.