Martes 18.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de marzo de 2018 | Provincia

Exclusivo REALPOLITIK

En plena jornada de trabajo, las autoridades de ARBA a los saltos, entre cátering y autoayuda

Mientras el ministro Hernán Lacunza asegura que la provincia no tiene dinero para aumentos en el Estado, el titular ARBA, Gastón Fossati, decidió financiar un lunch en el complejo Islas Malvinas para todas las autoridades, con el objetivo de darles sesiones de autoayuda y coaching.

Uno de los mayores desafíos de la gestión que encabeza Gastón Fossati es, sin dudas, comprender la naturaleza de sus extraños gastos y desopilantes inversiones. Cuando el edificio estaba en ruinas, a punto tal que un gato murió electrocutado en el interior de una pared y dejó a oscuras a todo el edificio, decidió invertir 7 millones de pesos en un sistema biométrico que tardó meses en funcionar.

Un mes después de la inauguración del nuevo sistema, un trozo de mampostería de 3 metros se desprendió del techo en plena tormenta y cayó sobre dos computadoras destrozándolas por completo. No ocurrió una tragedia por el simple hecho de que los empleados, aterrorizados ante la cortina de agua que caía de las goteras, decidieron abandonar el lugar. A modo de respuesta, licitó la pintura exterior del edificio de la esquina de 7 y 46. Cuando el equipo de pintores llegó al lugar, decidieron pintar por encima de la pintura anterior. Con algo de suerte, aguanta de acá hasta octubre del año que viene. Más allá de eso, será problema de otro.

Hoy, cuando aún quedan rumores de renuncias en el directorio de la administración y el ministro Hernán Lacunza asegura que la provincia no tiene dinero para aumentos en el Estado, el titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Gastón Fossati, decidió financiar un lunch completo en el complejo Islas Malvinas para todas las autoridades, con el objetivo de darles sesiones de autoayuda y coaching.

“Impresentables”, exclamó uno de los mozos del bar, mientras miraba a través de la ventana a una decena de sesentones en pantalón de vestir y anteojos, tomados de la mano en una ronda y saltando de un lado al otro, mientras una señora de camisa celeste les gritaba “¡Salten atrás!” a través de un micrófono y ellos le respondían “¡Salto atrás!”, y saltaban.

De este modo, entre saltos atrás y saltos adelante, café bien hecho y tostadas recién horneadas, con una instructora de coaching les gritaba frases hechas y slogans obtenidos en algún comercial de Reduce Fat Fast, Gastón Fossati dilapidaba en horas de la mañana lo poco que queda del presupuesto bonaerense. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Gastón Fossati, Hernán Lacunza

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.