Sábado 20.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
19 de marzo de 2018 | Pelota dividida

Panorama REALPOLITIK

Juan Carlos Tocci, el prestamista platense detrás del estadio de Estudiantes de La Plata

Es la historia de siempre en el fútbol argentino: el hincha no importa. ¿A quién puede importarle? Es el ser invisible, la multitud ingobernable, que invierte los pocos pesos que gana semana a semana para pagar una entrada, ir a la cancha como si de una procesión religiosa se tratara, gritar como un desaforado y alegrarse cuando su equipo gana...

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

Es la historia de siempre en el fútbol argentino: el hincha no importa. ¿A quién puede importarle? Es el ser invisible, la multitud ingobernable, que invierte los pocos pesos que gana semana a semana para pagar una entrada, ir a la cancha como si de una procesión religiosa se tratara, gritar como un desaforado, alegrarse cuando su equipo gana y envolverse en bronca cuando pierde. Eso es todo. Un número más, un argentino que se sienta a hablar de fútbol en un cafetín, en el viaje del taxi o en un asado.

Lo cierto es que la venta de entradas apenas cubre los costos y lo que el hincha habla en el cafetín o comenta en la radio, enfrentémoslo, a nadie le importa. El negocio está en otro lado. Está en los pases y el dinero que queda en manos de unos pocos, en el lavado de activos y las cuentas en el extranjero, en el intercambio de influencias y oportunidades, en fundaciones hechas para lavar dinero y las mil y un fachadas de la corrupción. Y en todo eso, el hincha mira desde afuera.

Cuando el préstamo con la compañía china Goldmax entró en un punto muerto, el presidente de Estudiantes de La Plata, Juan Sebastián Verón, recorrió las pocas cuadras que separan a la sede del club, en 53 entre 7 y 8, hasta la mutual AMEPA, en la esquina de 3 y 48, para visitar a su amigo Juan Carlos Tocci.

Tocci es un prestamista de larga data, que supo ubicar a toda su familia en la estructura de la mutual que se dedica a otorgar préstamos a empleados de la provincia de Buenos Aires. Del mismo modo, es un amigo desde hace ya muchos años de Verón. Ajeno a los medios, por temor a dar a conocer los verdaderos vericuetos de la sociedad prestamista, vio con estupor cómo en el año 2014 surgían investigaciones a su alrededor, cuando decidió financiar la campaña para presidente de Estudiantes de La Plata de un barra brava, Adrián “El Gato” Sossio.

La idea del polémico mutualista causó revuelo en todo el círculo pincharrata. De la unión entre un prestamista y un barra brava difícilmente surja algo bueno. Multimillonario, decidió gastar parte de su dinero en una campaña que, solo en panfletos, demandó 10 mil pesos diarios. No obstante, desde su círculo íntimo, compuesto casi en su totalidad por parientes como Germán Tocci, asesor legal en Cooperativa de Vivienda, Crédito y Consumo del Bicentenario, o el tesorero de AMEPA Juan Tocci, admitían que toda la campaña de “El Gato” era una estrategia para desgastar la candidatura de Enrique Lombardi e impulsar la de su amigo Verón, quien una vez más se servía de los millones de Tocci.

El debate sobre la presencia del polémico prestamista en las negociaciones del estadio de 1 y 57 provocó preguntas sobre el verdadero rol de Verón. ¿Por qué el multimillonario presidente de Estudiantes de La Plata no invierte su propio dinero, más no sea para sacarse el problema de encima? Desde el interior de la propia sede del pincha respondieron a REALPOLITIK con otra pregunta: “¿Quién dijo que no es su dinero?”. El debate sobre el verdadero origen del dinero plantea un sinfín de interrogantes. El hecho de que la tasa de interés de Goldmax ronde el 3 por ciento, muy por debajo de lo que se estipula habitualmente en el mercado, deja entrever que hay información que el socio no está recibiendo. ¿De quién es realmente el dinero que se blanquea en el país a través de la empresa china? En tiempos en los que jugadores del más alto nivel como Gabriel Heinze o Carlos Tévez se ven involucrados con cuentas offshore y lavado de dinero, la curiosidad del socio de Estudiantes es tan natural como justificada.

Las cuestiones comienzan a enlazarse unas con otras y resulta inevitable preguntarse por el pase de Jonathan Silva y el destino de un porcentaje del mismo en las manos de un ídolo pincharrata que nada tiene que ver con el jugador. Resulta también interesante cuestionarse por qué Marcos Rojo se vio obligado a contratar al representante Miguel Pires a cambio de poder jugar en Estudiantes de La Plata. Sí, el mismo Pires que terminó involucrado en una causa de lavado de dinero con Lázaro Báez. ¿Qué tiene que ver con Estudiantes de La Plata? Otro detalle digno de mención: la presencia del hermano de Raquel Mancini, ex novia de Verón, en innumerables pases dentro del club, especialmente impuesto cuando el jugador en cuestión carecía de mánager. Otro negociado que pasa por debajo de las narices del hincha, que sigue gastando sus pesitos en la entrada mientras los jugadores y dirigentes besan la camiseta para la foto.

En una reunión que duró hasta altas horas de la noche, dirigentes del club reunidos en una casa particular de City Bell protestaron ante la falta de información que ellos mismos tenían. ¿Acaso es natural que una mutual platense tenga más de 5 millones de dólares de más para otorgárselos a un club de fútbol? ¿Y si interviene la AFIP? ¿Podrán detener una investigación del estado?

Desde el entorno del presidente desconfían de su propia dirigencia. ¿Acaso no fue el propio Mariano Vázquez Mangano el que se vio involucrado en un oscuro negociado con la empresa Torneos y Competencias por la utilización del shop de la sede de Estudiantes? Por alguna razón que el socio no conoce o no comprende, el club de La Plata es el único que recibe un mísero canon mensual por la venta de sus productos en la sede social, a diferencia de un porcentaje de las ventas como ocurre en todas las demás instituciones. ¿Por qué T&C se llevó el negocio por un precio tan irrisorio? ¿Acaso hubo otro tipo de arreglo por debajo de la mesa?

Interrogantes que se acumulan unos sobre otros en torno a una dirigencia cada vez más sospechada.

Verón va a salir a pegarle al periodismo. Trazó la estrategia de ponerse en el lugar de víctima, diciendo que el periodismo miente y que ahora, con Macri en el poder, sólo se habla bien de Boca”, advirtieron desde la sede. Algo de esto ya se vio el fin de semana pasado en Fox Sports, por orden de Javier Porta, secretario de Prensa y Relaciones Públicas del club. Mientras tanto, los hinchas se siguen reuniendo en cafecitos a discutir de fútbol, imaginando ser tenidos en cuenta por una dirigencia que está cada vez más lejos de sus más creativos sueños. (www.REALPOLITIK.com.ar)  


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!