Domingo 16.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
1 de mayo de 2018 | Judiciales

Panorama REALPOLITIK

Con un tendal de denuncias, Scioli vuelve a La Plata para declarar ante Álvaro Garganta

El ex gobernador fue citado para este jueves por el fiscal Álvaro Garganta luego de nueve meses de investigación. Entre otros temas, deberá responder sobre el posible armado de cooperativas para desviar fondos, irregularidades en licitaciones públicas y la contratación de empresas privadas para viajes oficiales.

El ex gobernador fue citado para este jueves por el fiscal Álvaro Garganta luego de nueve meses de investigación. Entre otros temas, deberá responder sobre el posible armado de cooperativas para desviar fondos, irregularidades en licitaciones públicas y la contratación de empresas privadas para viajes oficiales. También se lo sigue de cerca por cuestionamientos en IOMA, ABSA y Lotería, pero esto iría en una carpeta aparte con una investigación que aún sigue su curso.

Luego de ocho años de gestión, el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires volverá a la ciudad capital, pero esta vez no a la calle 6, sino a la UFI Nro. 11 donde el jueves 3 de mayo lo esperará el fiscal Álvaro Garganta para tomarle declaración sobre la causa que se le sigue por presunto lavado de activos durante su gobierno. Actualmente se encuentra procesado por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública, incumplimiento de los deberes de funcionario público y tráfico de influencias.

Daniel Scioli, vale recordar, viene de ser sobreseído por el Tribunal de Casación Penal de la provincia en una causa paralela por enriquecimiento ilícito, por lo que el fiscal ahora apunta al lavado de activos. Puntualmente, el ahora diputado nacional deberá responder sobre tres ejes claves. El primero de ellos tiene que ver con el armado de cooperativas para desviar fondos en el marco del programa “Soluciones Ya”, por el cual ya se encuentra procesado Eduardo Aparicio.

Según la investigación, se detectó la creación de al menos diez cooperativas con el solo fin de simular compras de materiales a una misma empresa que habría emitido facturas adulteradas. En su defensa, Scioli expresó en febrero pasado que de existir alguna irregularidad en ese sentido “no fue fruto de una normativa enmarañada, laxa o falta de controles, sino quizás alguna desprolijidad emanada de su emisor”.

El segundo punto en el que se encuentra interesado el fiscal, tiene que ver con una serie de irregularidades en licitaciones públicas para la construcción de paradores turísticos, y que también ya tiene un procesado: el empresario Juan Carlos Mancinelli.

El tercer punto tiene que ver con la contratación de aerolíneas privadas para los viajes oficiales que realizó siendo gobernador. En este sentido cabe añadir que el fiscal ya cuenta con el detalle de cada uno de los viajes que realizó en aeronaves privadas con agenda institucional, aportada por el propio Scioli. Garganta ahora le pedirá detalles de las empresas contratadas.

Esto surge además en el marco de un cuestionamiento que se hizo público durante el último año de su mandato, cuando el entonces gobernador realizó un viaje a Italia reusándose a usar la aerolínea de bandera como indica la legislación. Entonces se exculpó diciendo que el viaje no era oficial sino personal con motivo de una revisión de su prótesis.

También, aunque no en esta instancia, Daniel Scioli deberá dar explicaciones en algún momento sobre el manejo de los fondos de la hoy en jaque obra social IOMA, ABSA y Loterías y Casinos, presidida por Luis Alberto “Chiche” Peluso, también asociado al negociado del juego a través de la empresa Boldt.

Para otra ocasión queda además otra línea de investigación que siguen el fiscal junto a la jueza Marcela Garmendia y que tiene que ver con los vínculos que el ahora diputado mantiene con la constructora Miller Building SA y Capanone SA, la sociedad inmobiliaria en la que Scioli tiene participación.

La primera comenzó a ser proveedora del estado en 2009, pasando a ser beneficiaria de obras importantes en el Puerto La Plata, la obra social del Servicio Penitenciario Bonaerense y la construcción del centro de monitoreo de la Autopista del Buen Ayre.

Pero ahora Justicia pone la lupa en la construcción de entre 15 y 17 unidades de pronta atención (UPA) en distintos puntos de la provincia y que toca de lleno también al entonces ministro de Salud Alejandro Collia.

Por otro lado, se sospecha sobre el trasfondo de la transacción que Daniel Scioli realizó con Miller Building SA a partir de la venta de unos terrenos aledaños a su finca “La Ñata” en Tigre de unos 41 mil metros cuadrados a través de Capanone SA. Por esa transacción se pagaron 3.850.000 dólares y la Justicia sospecha que la operación podría esconder "una venta simulada o un regreso de fondos" por los contratos que recibió la empresa durante la gestión Scioli. Por ahora se hicieron allanamientos en ambas compañías, con secuestro de computadoras y expedientes, pero el resultado es desconocido.

La información de esa compra - venta se desprende de un informe que preparó la Unidad de Información Financiera (UIF) a pedido del fiscal, quien le había solicitado al organismo que le diga si se había “reportado algún registro de operación sospechosa en la que haya participado o intervenido el señor Daniel Osvaldo Scioli”.

El fiscal, además, ordenó un procedimiento en Multiespacios La Posada SA, una empresa que gerenciaba eventos dentro del predio de Villa La Ñata y que casualmente posee los mismos dueños que Miller Building International SA.

En tanto, piden que se reabra la causa por enriquecimiento ilícito y por la cual fue sobreseído en 2015 por el juez de garantías Pablo Reale. Al parecer resta explicar sobre una serie de propiedades en distintos puntos de la provincia que le son atribuidas, aunque no figuran en su declaración patrimonial tal es el caso de unas 11.500 hectáreas de tres estancias en Balcarce y Tandil, valuadas en unos 200 millones de dólares. Se trata de “La Negra”, “La Morocha”, y “La Estrella”. Así como también el origen del crecimiento de su patrimonio declarado, dado que según la Oficina Anticorrupción, Scioli en 2005 había consignado un rojo de 45.273 pesos, pero apenas dos años más tarde declaró que su patrimonio pasó a ser de  1.257.710,28 pesos. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.