Domingo 16.06.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
10 de mayo de 2018 | Provincia

Panorama REALPOLITIK

El ex director del Posadas en la Mesa Sanitarista del PJ bonaerense

Díaz Legaspe es un viejo militante peronista. Al asumir Macri fue elegido para encauzar al hospital –dominado por el kirchnerismo en retirada- junto al contador Pablo Mazza y el empresario médico Mario Palermo, dueño del laboratorio Diagnomed. Entre los tres, encararon una política de recortes y denuncias que no duró mucho.

El vicepresidente del Consejo de Partido Justicialista bonaerense Fernando Gray convocó la semana pasada a la Mesa de Salud para planificar una estrategia de trabajo con vistas al 2019. La sorpresa la dio la presencia del polémico médico Alberto Díaz Legaspe, ex director del Hospital Posadas de Haedo, quien apenas asumió la presidencia Mauricio Macri se sumó a la cruzada por el “cambio” y se hizo cargo del nosocomio. A  los pocos meses renunció envuelto en escandalosas denuncias por los gremios y tras ser considerado “persona no grata” por la Asociación de Profesionales.

«Cartucho» -así se lo conoce al médico que tuvo una fallida intervención en el Posadas durante la presidencia de Eduardo Duhalde- apareció en la Mesa de Salud del Peronismo Provincial convocado por la cúpula del PJ.  "El peronismo tiene los mejores sanitaristas del país" dijeron y sentaron a Juan De Jesús; Arnaldo Medina; Darío Díaz Pérez; Andrés Leibovich; Alejandro Costa, Carlos Devani y al propio Legaspe.

Díaz Legaspe es un viejo militante peronista. Al asumir Macri fue elegido para encauzar al hospital –dominado por el kirchnerismo en retirada- junto al contador Pablo Mazza y el empresario médico Mario Palermo, dueño del laboratorio Diagnomed. Entre los tres, encararon una política de recortes y denuncias que no duró mucho.

“Cartucho” fue el que apenas ingresado al nosocomio denunció el sabotaje del resonador, cuya foto con la silla de metal atravesada dentro de la capsula recorrió todos los medios. Pero además, el médico fue el encargado de implementar un fuerte ajuste de gastos, vaciando prácticamente de insumos y aparatología al hospital, además de radicar denuncias penales contra los médicos de los gremios, contratar a sus laboratorios amigos y armar listas negras que derivaron en más de cien despidos. Fue el mismo que habló de "sabotajes", "grasa militante" y se declaró “un acérrimo antikirchnerista”. Tras varias asambleas en rechazo a su gestión los gremios lo terminaron sacando declarándolo “persona no grata”. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.