Jueves 20.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
31 de mayo de 2018 | Provincia

Panorama REALPOLITIK

La salud en estado terminal: El ministerio no paga desde enero y las empresas dieron su ultimátum

La impericia generalizada de las oficinas de la calle 51 ha llegado al extremo de responder a los preocupados proveedores que “ya van a cobrar. Que sigan esperando. Son muchos hospitales”.

El ministerio de Salud bonaerense se ha convertido en un verdadero aquelarre. Con el ministro Andrés Scarsi ajeno al ajetreo diario, atendiendo reuniones sobre otros asuntos desde las oficinas del Bapro en Capital Federal, y la subsecretaria Romina Rodríguez con un aparente malestar físico que se extiende interminablemente en el tiempo, las empresas que proveen a los 77 hospitales bonaerenses han quedado a la deriva, con los expedientes paralizados o en un limbo administrativo por el que nadie pareciera tener una respuesta.

El servicio que estas empresas brindan no es más ni menos que la alimentación de los enfermos actualmente internados en la totalidad de los nosocomios bonaerenses, al igual que la comida de los profesionales. La mayoría de ellos, no cobran sus servicios desde el mes de enero.

La titular de la Cámara de Alimentación de Comedores y Refrigerios (CACYR), María Porcellini, puso blanco sobre negro y aseguró que de no concretarse los pagos adeudados, el 1 de junio las empresas entrarían en una situación de no retorno financiero, en la que se verán obligados de cesar en el pago de sueldos y proveedores, lo que redundaría en un inmediato cese de los servicios.

En este escenario, la actitud de las autoridades del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires resulta tan desafiante como irresponsable. Con una asombrosa superpoblación de empleados, aun no se han dignado a elevar la mayoría de los expedientes a Contaduría General. La impericia generalizada de las oficinas de la calle 51 ha llegado al extremo de responder a los preocupados proveedores que “ya van a cobrar. Que sigan esperando. Son muchos hospitales”.

“Son muchos hospitales”. Esta pareciera ser la excusa que emerge del interminable entramado de oficinas repletas de empleados que conforma el ministerio de Salud bonaerense. Mientras tanto, las pequeñas y medianas empresas que, en el extremo opuesto al trabajador del estado, conforman el motor productivo nacional y emplean a la mayor parte de los trabajadores de la nación, se encuentran en el más absoluto desamparo, sin obtener una respuesta de las propias autoridades a las que les han ofrecido un servicio en tiempo y forma. El ultimátum de la CACYR es mucho más que un posicionamiento gremial, es el llamado de auxilio de un sector productivo que, de no ser socorrido de inmediato, podría dejar sin alimento a los miles de enfermos y desnutridos que pueblan hoy los hospitales de Buenos Aires. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.