Martes 19.01.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de junio de 2018 | Municipales

LA PLATA | Panorama REALPOLITIK

Barrio Fincas de Duggan: Una historia de estafas y evasiones multimillonarias

Se trata de un barrio cerrado, ubicado en las calles 137 y 90 de La Plata, que desde sus propios inicios se vio envuelto en irregularidades. Ahora, los propietarios de los lotes levantaron la voz en lo que puede ser uno de los mayores escándalos de estafa y evasión impositiva de los últimos tiempos.

Se trata de un barrio cerrado, ubicado en las calles 137 y 90 de La Plata, que desde sus propios inicios se vio envuelto en irregularidades. Ahora, los propietarios de los lotes levantaron la voz en lo que puede ser uno de los mayores escándalos de estafa y evasión impositiva de los últimos tiempos.

El emprendimiento pertenece a la empresa SilusHome SA, ubicada en la calle 12 al 779 de La Plata, cuyos propietarios son Pablo Tomás Boero y Enrique Martín Altuna, quien además es el presidente de Terrazas Desarrollos Inmobiliarios. En el predio, la empresa vende lotes que promedian los 845 metros cuadrados, que pueden ser abonados con un adelanto y 48 cuotas.

Entre las muchas irregularidades y delitos que se estarían cometiendo en el predio el más grave es, sin dudas, la grosera evasión de impuestos que perpetra mes a mes la sociedad imputada. Si bien los lotes se venden en 48 cuotas, solo las primeras 30 figuran en el boleto de compraventa. “El resto te lo cobran en negro. Hoy en día, una cuota de un lote de Fincas de Duggan ronda los 30 mil pesos mensuales. Es decir, que hay 18 cuotas de 30 mil pesos mensuales que no figuran ni se declaran en ningún lado. Esto ocurre con cada uno de los propietarios que compraron en cuotas”, aclara uno de los propietarios a este medio.

De ser así, el delito de evasión impositiva de SilusHome SA y Fincas de Duggan SA es multimillonario. Con un loteo que ya supera ampliamente las 300 unidades, el fraude al estado sería abismal. Algo similar ocurre con las primeras 30 cuotas. Luego del pago de las mismas, el propietario se retira con un recibo X, sin valor fiscal y no válido como factura.

“Las cuotas a pagar, por otro lado, aumentan exponencialmente todo el tiempo. Aquel que pagaba 21 mil pesos mensuales en septiembre, hoy paga 30 mil. Estamos hablando de un aumento de un 42 por ciento en ocho meses, muy por encima de la inflación oficial. Ahí también te estafan con eso”, explica un denunciante que prefiere resguardar su identidad.

Las mismas, acorde al boleto de compraventa que entrega la empresa SilusHome a sus compradores, deberían ser abonadas en “materiales”, “aunque esto nunca suceden porque siempre exigen el dinero en efectivo”. En este sentido, la empresa se compromete a pedir “42 bolsas de cemento, 626 ladrillos huecos, 28 barras de acero y 9 metros cúbicos de arena” por mes como cuota mensual, “pero si les llevás los materiales te los rechazan, porque ya no están construyendo más nada; quieren la plata”, explicó uno de los propietarios más antiguos del predio, que encabeza el nuevo grupo que planea llevar a SilusHome a la Justicia.  

Un segundo escándalo estalló durante el 2017, cuando un grupo de propietarios notó serias irregularidades en el cobro de las expensas, que corre por cuenta de Fincas de Duggan SA, controlada por Boero y Antuna. De hecho, Cielo Antuna, hija del propietario de SilusHome SA, es una de las involucradas en el polémico proceso. Las expensas del barrio cerrado al mes de junio oscilan en los 4.300 pesos mensuales, muy por encima de lo que se cobra en cualquier otro barrio cerrado. “Es una estafa absoluta. Te cobran hasta el sueldo de la empleada de ellos, llamada Belén Michelena, que debiera correr por cuenta de ellos. Estamos pagando lo mismo que se paga en un country, pero sin ninguna de las comodidades de uno”, explicaron. “En un country tenés gimnasio, restaurant, salón de usos comunes, seguridad las 24 horas. Acá no hay nada, solo dos tipos en la puerta que te miran el baul y nada más. ¿Qué hacen con nuestra plata? Es una estafa mayúscula”, continuó.

Durante los últimos dos años, un grupo de propietarios intentó organizarse para quedarse con la administración del predio, pero incurrió en serias violaciones a las normas de consorcios, como por ejemplo no contar con la cantidad mínima de consorcistas para promover un cambio real. Luego de varios juicios de por medio, todo volvió a foja cero, y SilusHome se vio en libertad de continuar con sus polémicas operaciones.

Recientemente, un segundo grupo de propietarios comenzó a reunirse en la zona de 13 y 49 junto con un prestigioso estudio de abogados, con el objetivo de preparar una elaborada denuncia y llevar a los responsables definitivamente ante la Justicia. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a seguir ejerciendo nuestra tarea periodística con la mayor independencia y objetividad posible.

Te invitamos a colaborar con realpolitik

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS