Lunes 24.09.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
6 de julio de 2018 | Provincia

Panorama REALPOLITIK

Exclusivo: El trasfondo de la renuncia del contador General de la provincia, Gastón Messineo

María Fernanda Inza se encuentra actualmente imputada en una causa por falsificación de documentos, lavado de activos y violación de secretos y privacidad por aportantes truchos durante la campaña de Cambiemos en el 2017. En la misma, se encuentran investigados, además, Jorge Macri, Néstor Grindetti y Federico Salvai.

La salida de Gastón Messineo de la Contaduría General de la provincia se había convertido, con el correr de las semanas, en un final cantado. Tras un comienzo a los tropezones luego de gastos insólitos en medio de una administración financieramente a la deriva, como los 10 millones que gastó en impresoras o aquel recordado junio del 2017 cuando, horas después de que la gobernadora María Eugenia Vidal anuncie oficialmente que “la provincia está fundida”, se despachó con 3 millones en la limpieza de su oficina, ya nadie dudaba del inicio de la cuenta regresiva.

Fue sin embargo el SIGAF la idea que decidió finalmente la salida del contador. El anuncio de la llegada del sistema de administración porteño a la provincia de Buenos Aires fue hecho en medio de un escenario de fiesta apocalíptica. El SIGAF vendría a modernizar la vetusta circulación de trámites en papel de la estructura bonaerense, en donde los expedientes se trasladaban en carretilla.

Presentado el 1 de enero de 2018, a pocos días del comienzo de julio aun hay numerosos proveedores sin cobrar. Durante enero, febrero y marzo, la provincia más importante del país estuvo paralizada por completo. El costo político del furcio de Messineo lo transformó rápidamente en una pesada roca colgando del cuello de Vidal.

Por otro lado, Messineo había dejado en funciones a numerosos directivos de la era Scioli, quienes habrían dificultado en parte su accionar. Entre ellos, los que más inconvenientes tuvieron con el Contador General fueron el secretario de Contabilidad y Control de Gestión,  Gustavo Brito, y el director general de Control Contable, César Pinto, quienes habrían sido además denunciados por irregularidades con el manejo de horas extras. Por otro lado, a pesar de que el contador General se abocó a una renovación integral de su cartera, habilitando aulas y comprando computadoras, nunca se renovó el personal, se asignaron más agentes ni se incorporaron empleados a las delegaciones. De este modo, el personal de la Contaduría tuvo que enfrentar un trabajo mucho más arduo con el mismo staff, en un horario reducido y, por sobre todas las cosas, con un salario que no llegó nunca a actualizarse como lo exigían. De este modo, no fueron pocos los inconvenientes a los que se enfrentó Messineo  durante su gestión.

La compleja red de responsabilidades que involucra a Contaduría General de la provincia de Buenos Aires, difícilmente se resuelva con un cambio de nombre. Menos probable aun, cuando su reemplazante sería la actual secretaria Legal y Técnica de la provincia de Buenos Aires, María Fernanda Inza, quien es contadora y docente, egresada de la UBA y que anteriormente se desempeñó como directora general Técnica y Administrativa del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Su pliego, que será tratado el próximo 12 de julio, no revela sin embargo que Inza se encuentra actualmente imputada en una causa por falsificación de documentos, lavado de activos y violación de secretos y privacidad por aportantes truchos durante la campaña de Cambiemos en el 2017. En la misma, se encuentran investigados, además, Jorge Macri, Néstor Grindetti y Federico Salvai. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.