Lunes 20.08.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
9 de agosto de 2018 | Judiciales

La salud al servicio de la corrupción

Médicos falsos: El municipio estaría involucrado en malversación de fondos públicos

El caso salpicó a Gustavo Arrieta desde un hecho delictivo impensado: La coordinadora de Guardia, Fabiana Pereyra, habría recibido altas sumas de dinero desde la cuenta de uno de los médicos truchos.

Seis cajas se cargó ayer personal de la Gendarmería Nacional en dos allanamientos llevados a cabo en el Hospital Marzetti y la Municipalidad de Cañuelas tras el escándalo donde se investiga la contratación irregular de médicos, sobresueldos y “retornos” a funcionarios municipales. El caso de salpica la gestión del intendente Gustavo Arrieta. Es que los médicos falsos destaparon la olla de la irregularidad municipal, pero desencadenaron además un hecho delictivo impensado: La coordinadora de Guardia, Fabiana Pereyra, habría recibido altas sumas de dinero desde la cuenta de uno de los médicos truchos.

La investigación comenzó cuando tras una denuncia se conoció la existencia de dos falsos médicos en el Marzetti. Se habían apropiado de la identidad de profesionales médicos brasileros. Se trata de Felipe Nori, un estudiante de medicina, conocido como el doctor Joao Peixoto Dos Santos Neto y Soares Costa que se había quedado con la identidad de Sonia Banhuki Galvao.

La noticia ocurrió en julio. En Cañuelas el escándalo puso en el ojo de la tormenta la gestión de Arrieta. “¡Médicos truchos! La salud en manos de improvisados y un gobierno ciego” dijeron. Ahí nomás aparecieron familiares que denunciaron muertes, mala praxis. “Es maniobra política” decían fuentes cercanas al intendente. Sin embargo, con el correr de la investigación en estos días se descubrió que Pereyra estaría involucrada en una maniobra fraudulenta de fondos públicos.

“Malversación de caudales públicos” dijeron los investigadores tras tomar declaraciones a los involucrados en la contratación de personal, pago de sueldos, contralor, en la que declaró como testigo la ex contadora del hospital, Evelyn Cantoni.  Según se pudo saber, los elevados sueldos que cobraba Nori serían parte de un acuerdo de la “administradora” como se la menciona a Pereyra. En la causa se observan  desvíos de dinero de la cuenta sueldo del médico hacia la caja de ahorro de la funcionaria.

Según el sitio El Ciudadano Cañuelense, “los pagos oscilaban entre los 30 y los 50 mil pesos. Se detectaron 7 movimientos, por un total de 280 mil pesos. Nori cobraba un sueldo muy superior al de sus compañeros y en un primer momento se lo intentó justificar diciendo que se llegaba a esa cifra con el plus que se paga por guardiasPereyra es la encargada a nivel administrativo de asignarlas”.  Hoy se trata de determinar si los “retornos” tenían como destino a jerarquías superiores. Por otro lado, algunas fuentes indican que para llegar a cobrar esa cifra un médico debería “prácticamente vivir” en el hospital. Y no era el caso de Nori, hoy detenido.

Pereyra, aseguran en el mundillo municipal, es “los ojos y oídos del intendente”. Por tal razón, la noticia cayó como un balde de agua fría a Arrieta, que a esta altura no puede frenar la escandalosa exposición mediática.

Los papeles que se llevó Gendarmería están dentro de seis cajas correspondientes al área de Personal, Legales y Contaduría Hospitalaria. Tiene que ver con todos los movimientos contables que hizo el Municipio. La finalidad es buscar los movimientos contables y contratación de personal desde el año 2009. Es que los investigadores creen que hay más para descubrir en la trama.

Arrieta dijo estar sorprendido del allanamiento ya que hasta el momento el escándalo refería a una “mala” contratación de médicos truchos. “Se le escapó la tortuga” dijeron desde la oposición cuando vieron crecer el escándalo y a los gendarmes entrar al edificio municipal y al Marzetti con fines de allanarlo.

Claro, hasta ahí todo rondaba en un error administrativo relacionado al incumplimiento de la documentación que acreditaba la veracidad profesional de los médicos. Ningún funcionario en la cadena de contratación de personal del Municipio pidió tales acreditaciones, y fueron las iniciales  L y F de una torta de casamiento la que desató la investigación. Leandro Acevedo es el policía que se casó con el médico Joao Peixoto Dos Santos Neto. Entonces, ¿la F a quién se refería? A Felipe Nori. Ahí se descubrió la trampa. Sin embargo, tras la noticia, la investigación llegó a develar maniobras realizadas por personas cercanas al intendente.

DAÑOS COLATERALES

En el procedimiento relacionado a la contratación del personal en el Hospital Marzetti también se buscó dar con el legajo de la esposa del actual Delegado Fiscalizador, Gustavo Pascuas. La mujer, María Alejandra Tálamo, fue denunciada por el Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires (CoKiBA) por tratar pacientes sin ser kinesióloga.

Sin embargo, un documento al que accedió REALPOLITIK señala que es profesora especialista en la “modalidad de disminuidos físicos, sordos e hipoacúsicos, y estimulación temprana” cursado en el Instituto Lassalle de CABA. Precisamente esa actividad es la que desarrollaba en el nosocomio.

La gravedad del caso ha tocado fuerte a la familia de Pascuas. La exposición pública que puso en duda la legalidad académica de la actividad profesional terminó con su desplazamiento en el hospital.  Fue un golpe certero a la vida de la familia Pascuas. Según pudo saber este medio, hoy la mujer se halla sin trabajar, inmersa en un profundo pozo depresivo y su hija ha perdido un embarazo.

No obstante, Pascuas emitió un comunicado para aclarar y limpiar la imagen de su esposa. “Ella trabajaba en el Hospital Dr. Angel Marzetti  como puericultora y estimuladora temprana comenzando en el año 2000 hasta el año 2012 en forma  ad honorem en promoción de lactancia y recién en el año 2012 fue contratada. (…) Por desconocimiento o desinformación sobre estas prácticas el Sr. Director, ante una nota de los Kinesiologos creyendo que se estaba invadiendo su disciplina, decide suspender el contrato laboral aduciendo que no estaba habilitada para ejercer la Estimulación Temprana. Para demostrar en forma fehaciente e incuestionable y evitar que se siga esparciendo el equívoco o se alimenten mentiras animosas  adjunto copia fotográfica de su título demostrando el error en que se incurrió.  Esto trajo una exposición maliciosa  e innecesaria de mi familia con un costo muy penoso y que no deseamos que vuelva a ocurrirle a nadie más”, expresó. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.