Sábado 13.07.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
2 de octubre de 2018 | Nacionales

Entrevista REALPOLITIK.FM

Claudio Lozano: “El FMI pone la guita pero los dólares se siguen yendo”

El economista, Claudio Lozano, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre la economía del país, el acuerdo con el FMI y el rol de la oposición. “Hay un componente doble, los desaguisados económicos y la pérdida absoluta de control político sobre la situación”, aseguró.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

por:
Alejandro Costanzo

El economista, Claudio Lozano, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre la economía del país, el acuerdo con el FMI y el rol de la oposición. “Hay un componente doble, los desaguisados económicos y la pérdida absoluta de control político sobre la situación”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Qué significa en materia económica la disparada del dólar y el riesgo país?

Primero lo que hay que decir es que las distintas corridas cambiarias que hemos vivido desde abril hasta aquí, más el acuerdo con el Fondo, lo que han hecho es pulverizar los ingresos de buena parte de la sociedad por vía del impacto inflacionario. Además de deprimir al extremo la actividad económica en el mercado interno, lo cual se hace mucho más grave dada la tasa de interés que está fijando el Banco Central, que al día de hoy está en torno al 60 por ciento. Esta combinación entre caída de los ingresos, derrumbe del mercado y tasas de interés astronómicas, lo que hacen es colocar  a la Argentina en una suerte de shock recesivo que implica derrumbe de la actividad económica, aumento del desempleo y de la pobreza. 

Esto es lo primero que hay que decir porque tal cual están planteadas las cosas, el cuadro de situación es la medicina que ha encontrado el gobierno, en el marco del acuerdo con el Fondo, para en todo caso resolver el problema de la falta de dólares. Esto último no se resuelve limitando la fuga, penalizando el turismo en el exterior, eliminando el ingreso de producción importada superflua o innecesaria, sino que se resuelve sobre la base de producir una abrupta caída de la actividad económica y de las condiciones de vida de la gente, de manera tal que la Argentina por esa vía importe menos, consuma menos y tenga dólares.

Después las cosas que pasan tienen que ver, primero con un gobierno que ha hecho prácticamente un verdadero desastre, una política irresponsable desde que asumió, en términos de que, en primer lugar, desfinanció al estado con distintos mecanismos que implicaron una pérdida potencial de recursos del estado argentino. En ese marco, esto obviamente da lugar a una expansión del déficit al cual cubrieron con endeudamiento, un endeudamiento exponencial, que antes del acuerdo con el Fondo ya se ubicaba en 100 mil millones de dólares más, en apenas dos años. En realidad, de todo el tipo de política que acompañó al endeudamiento, que es la apertura, la desregulación y demás, lo que hicieron fue generar un cuadro de situación a finales del 2017 en donde Argentina se colocó al borde de la cesación de pagos. Es decir, de cada 10 dólares que el país necesitaba, solo producía con sus exportaciones 6,4 dólares, que equivalían a 40 mil millones de dólares anuales, en realidad había que conseguirlos con endeudamientos o con el ingreso de capital financiero, al cual había que pagarle tasas de interés astronómicos para garantizarles una renta en dólares monumental.

Eso es lo que se cortó al no tener dólares, la Argentina va al Fondo a buscarlos, se pone en marcha el acuerdo con el FMI y en ese acuerdo aparecen varios problemas. El primero es que el Fondo pone la guita pero los dólares se siguen yendo. En ese marco es donde está planteado este desaguisado, al cual se le agrega un componente de crisis y de pérdida de control político por parte del gobierno monumental, porque al principio nadie entiende ni cree que el gobierno pueda llevar adelante un ajuste como el que comprometió en la carta de intención en el marco de un año electoral. Es muy difícil de concretar. 

Hay un componente doble, los desaguisados económicos y la pérdida absoluta de control político sobre la situación.

RP.- ¿Le parece que tiene sólo que ver con un grupo de personas que hacen las cosas mal?

Yo creo que ellos tienen un rumbo, el cual tiene un eje central, que es poner en marcha un conjunto de reformas que reduzcan los costos laborales, que para ellos es el problema central de la economía argentina, y al mismo tiempo es lo que les permite pensar en la posibilidad de apropiar rentas extraordinarias para la comunidad de negocios. Lo que sí me parece es que ellos intentaron edulcorar el proceso de ajuste tomando deuda, pensando que de esa manera gestionaban con más tiempo y lograban una reelección. Creo que creyeron que el mundo les iba a bancar esto y no se los bancó, creyeron que les daba para seguir sosteniendo con deuda una estrategia en la que iba siendo de manera mucho más pausada el ajuste, que hoy aparece ya con toda su característica más salvaje. Supusieron que les iban a permitir gestionar tratando de mantener cierto consenso político y esto parece que se cayó. 

Argentina claramente no tiene dólares propios para afrontar las deudas que tiene que pagar. En realidad lo que tendría que haber pasado aquí es que los fondos, que le transfirió el FMI, no se hubieran ido, con lo cual no deberían haber intervenido para tratar de parar que el dólar suba, debería haber subido de saque, sin perder reservas. En realidad ahí sí el mercado está corrigiendo los desequilibrios en función de los intereses que estos sectores representan.

Ellos necesitaban una devaluación importante para salir en la lógica de la situación que ellos mismos generaron. Así que en ese sentido ahí no hay errores, por eso digo, la corrida cambiaria y el ajuste con el Fondo colocan a Argentina en la medicina de la recesión como modo de resolver este tipo de cosas, que es la medicina que tiene el neoliberalismo. 

RP.- Denunció a Macri penalmente por este acuerdo con el FMI. ¿Qué significa esto?

Significa que, en realidad, si uno mira qué ocurrió cuando se discutía el acuerdo con el Fondo, prácticamente la gran mayoría de las voces políticas y sociales de Argentina no se manifestaron a favor. Pese a esto Macri avanzó igual con este acuerdo y, para colmo, lo realizó no respetando las reglas institucionales vigentes que obligan a que esto pase por el parlamento nacional. Es más, el gobierno hizo un argumento de que podía no hacer este paso por el parlamento en función de una ley, que está caducada, o sea, mintió descaradamente y de manera unilateral estamos en el marco de un acuerdo que implica modificación de leyes que el parlamento ya votó y sanción de nuevas leyes y normas.

Un verdadero desaguisado que no tiene nada que ver con un sostenimiento mínimo de las reglas institucionales vigentes, así que en ese marco hicimos una denuncia penal por abuso de autoridad e incumplimiento a los deberes de funcionario público. Además, también estamos trabajando junto con otras organizaciones, como Movimiento Evita, Patria Grande, entre otras, en la puesta en marcha de una consulta popular para que la ciudadanía se exprese pidiendo la suspensión de este acuerdo. Nosotros vemos que no llega a ningún lado, a ningún buen lugar, que hay que frenarlo y abrirle la puerta a una estrategia diferente para la Argentina.

RP.- En este sentido, ¿usted nota falta de oposición?

Yo diría que esto es así porque el espíritu conservador tiene un alto grado de preponderancia en el sistema político institucional dominante. Lo que tenemos a favor es que hay un grado importante de cuestionamiento social a todo esto, creo que eso está poniendo límites desde que asumió.

Creo que el gobierno intentó edulcorar el ajuste con el endeudamiento para poder reelegir y tener un plazo mayor para aplicar esta medicina lamentable y que aún en ese contexto encontró límites muy precisos por parte de la sociedad argentina. Creo sí que tenemos que darle mucho empeño a la construcción de una estrategia política que permita que aparezca la posibilidad de una perspectiva distinta en este escenario.

RP.- ¿Cómo ve el rol de la CGT?

La CGT siempre llega mal y tarde. Si uno tiene que decir quiénes son los que han sostenido la gobernabilidad de Macri durante los primeros dos años, obviamente son distintas experiencias vinculadas al Partido Justicialista, Massa, Pichetto y demás. También la CGT, al demorar la posibilidad de nacionalizar los conflictos, al canjear las demandas de trabajadores por el sostenimiento de sus recursos para el sistema de obras sociales.

Hay un núcleo duro dominante que controla la conducción de la CGT que ciertamente ha sido socia de buena parte de los gobiernos y que le ha puesto tope y límite a la capacidad de cuestionamiento de los trabajadores. Claramente la CGT es hoy más  una cooperativa de negocios que un canal para que los trabajadores puedan disputar su lugar en la sociedad. (www.REALPOLITIK.com.ar)

 

 

*La entrevista se realizó en el marco del programa Te la debo que se transmite de lunes a viernes de 14.00 a 16.00 por RADIO REALPOLITIK.


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Claudio Lozano

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!