Jueves 29.02.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de septiembre de 2018 | Nacionales

Entrevista REALPOLITIK.FM

Alejandro Biondini: “El macrismo y el kirchnerismo son dos caras de la misma moneda”

El presidente del partido nacionalista Bandera Vecinal, Alejandro Biondini, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre su pedido de renuncia a Mauricio Macri. “Acá el símbolo fundamental es un abismo de desconfianza entre Macri y la enorme mayoría de la gente”, aseguró.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico
HORACIO DELGUY

por:
Rosario Castagnet

El presidente del partido nacionalista Bandera Vecinal, Alejandro Biondini, dialogó con RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) sobre su pedido de renuncia a Mauricio Macri. “Acá el símbolo fundamental es un abismo de desconfianza entre Macri y la enorme mayoría de la gente”, aseguró.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cómo ve estas semanas tan inestables de Argentina?

Nosotros estamos muy preocupados, como todo el pueblo argentino. Pero fundamentalmente nosotros lo que vemos como preocupante, más allá de si el dólar sube o baja o la respuesta de los mercados, son ciertos factores que nos llevan a este planteo. En primer lugar, algo fundamental en la vida y la política, veo desconfianza. Acá el símbolo fundamental es un abismo de desconfianza entre Macri y la enorme mayoría de la gente, incluso de aquellos que antes eran aliados del gobierno. En segundo lugar, vimos en todo el discurso del presidente y los ministros, algo preocupante es la desconexión con la realidad. Más allá del punto de vista del maquillaje, era un disparate esto de la multiplicación de ministerios, secretarías y subsecretarías.

También hay una falta absoluta de autocrítica, el presidente sigue echando culpas a diestra y siniestra y no haciéndose cargo de su propio fracaso. Si uno lo compara con el discurso de un minuto y pico del otro día, vemos un poco en este discurso, casi histriónico y por momentos lacrimógeno del presidente, una actitud de mentira, porque si hace prácticamente 48 o 72 horas estaba todo bien y hoy el presidente compara sus últimos cinco meses de gestión como cuando fue secuestrado, evidentemente no estábamos bien. Imaginate, si el presidente vive estos meses como un secuestro como lo padece el resto del pueblo argentino. Estas últimas horas, luego del discurso de Dujovne, se habla de aumentos en las tarifas de gas que pueden estar entre el 30 y el 140 por ciento.

Es un barco sin timón. Uno podría darle al gobierno un voto de confianza, pero con toda esta puesta en escena, acá el problema no es Marcos Peña. Fijate que ha confirmado dos factores, uno no puede hacerlo por un problema de poder interno que es la confirmación de Marcos Peña, y otro, el tema de Dujovne, que lo ha dejado como ministro porque nadie quiere agarrar el ministerio de Economía en estas circunstancias y bajo estos condicionamientos.

Pero detrás de Marcos Peña, en realidad, y eso es lo más grave, el poder político del país está en manos de un publicista, que es Durán Barba, porque el verdadero maestro o mentor del jefe de Gabinete es este último y más allá de que sea un extranjero, que en otros países sería grave porque está metiéndose en los problemas estratégicos de la política de un país, el tema es que si uno va a los antecedentes de Durán Barba, su asesoramiento fue el que provocó la fuga de el país del ex presidente Mahuad, de Ecuador. Es decir, más allá de los resultados electorales en cuanto a la gestión de gobierno no vemos que sea un asesoramiento exitoso.

RP.- ¿Cree que al ajuste le falta la pata política?

Eso sin dudarlo. Nosotros hoy no estamos frente a una crisis económica más allá de que evidentemente nos llegue un problema social muy grave. Acá hay que hablar de una crisis política e institucional, que donde evidentemente los ejemplos tienen que ser verticales, viniendo desde arriba hacia abajo. Acá, más allá de que a algunos le parezca políticamente incorrecto la figura de la renuncia, tenemos un problema vertebral en nuestra estructuración política. Acá, junto con el tema de los fueros, tenemos una institución presidencial cuasi monárquica, tendría que estar prácticamente incendiado el país, con un 5 mil por ciento de inflación como sucedió con Alfonsín, para dar elecciones anticipadas, o con 35 muertos, como de la Rúa, para que los que detentan el poder digan "damos un paso al costado".. Hoy por hoy es prácticamente un hecho bochornoso, lamentable, el jolgorio en todo el sector político y el tremendo ajuste sobre la gente. Acá hay una dicotomía muy clara, el ajuste lo está pagando la clase media, los sectores más postergados y, lo que me preocupa, es cómo puede terminar todo esto. Lo veo muy grave.

RP.- ¿Por qué lo comparan con el 2001, con la dictadura militar, entre otras épocas?

Por un lado hay un mal manejo. A veces, la historia no se repite pero se parece en varios aspectos. Nosotros tenemos algunos aspectos y un comienzo de hiperinflación, que puede llevar a una situación similar a la que en su momento provocó la salida acelerada de Alfonsín. Por el otro lado, tenemos una situación social donde si se suceden determinadas cuestiones y a su vez el gobierno, para mantener el orden social, recurre a la figura de la represión, se pueden combinar una serie de factores muy preocupantes. Nosotros estamos planteando una salida institucional y en paz. Yo no soy optimista porque para resolver un problema primero hay que asumirlo.

RP.- ¿Cómo ve la figura de Marcos Peña?

Lo que pasa es que por un lado uno ve que desde el oficialismo son muy sensibles a hablar de la institucionalidad y muy sensibles a las críticas. Cuando uno por las redes sociales dice algo se acuerdan de toda su familia y les caen un ejército de trolls, pero prácticamente estamos, salvando las distancias, frente a la figura de un Rasputín dentro del gobierno. Un jefe de Gabinete, un ministro que evidentemente el propio presidente reconoce que no lo puede remover porque ha armado toda la estructura estatal. Francamente, si hay alguien que carece de cintura política, falta de diálogo, conexión con la realidad, es Marcos Peña. Además de Durán Barba. Ellos interpretan todo tipo de diálogo con la oposición como un gesto de debilidad. Entonces es como que prefieren hacer un agujero en su propio bote antes que pensar cómo salir de esta situación. En el caso de de la Rúa, que puede haber una similitud, se llegó a decir hasta que Antonito de la Rúa tenía más poder que Fernando. Él tomó la decisión de realizar esa represión que terminó con tantos muertos. Cuando hay un poder detrás del poder yo creo que es para preocuparse y en eso estamos. RP. - ¿Cómo ve la situación de Cristina Fernández de Kirchner?

Creo que está judicialmente más que complicada. En lo personal considero que si no existieran los fueros, privilegios y esas cosas, que el conjunto de los ciudadanos no tenemos o carecemos, yo entiendo que Cristina hace rato tendría que estar presa. Ella sola no, también hay un montón de gente. Yo creo que el gobierno se ha metido en camisas de once balas porque Bonadío, si empieza a rastrear todo el tema del 2003 al presente, nos vamos a encontrar con Franco Macri, entre otros. El negociado de la obra pública ha sido un poco general. Yo en lo personal creo que para mí, en muchos aspectos, en los negocios del estado, el macrismo y el kirchnerismo son dos caras de la misma moneda.  (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!