Sábado 04.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
5 de septiembre de 2018 | Nacionales

Entrevista REALPOLITIK.FM

Incendio del Museo Nacional de Brasil: “A la mayoría no les importa”, dijo Fernándes Vieria

El licenciado en relaciones internacionales Raphael Fernándes Vieira vistió los estudios de RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) y habló sobre el incendio en el Museo Nacional de Brasil. “Más que el daño patrimonial, hay un daño estructural muy grande para la cultura y la educación en el país”, aseveró.

HORACIO DELGUY

por:
Fernanda Navamuel

El licenciado en relaciones internacionales Raphael Fernándes Vieira vistió los estudios de RADIO REALPOLITIK (www.realpolitik.fm) y habló sobre el incendio en el Museo Nacional de Brasil. “Más que el daño patrimonial, hay un daño estructural muy grande para la cultura y la educación en el país”, aseveró.

A continuación, la entrevista completa.

RP.- ¿Qué era antiguamente este museo, quién vivía ahí y que actividad tenía hoy?

El museo cumplía 200 años, fue fundado como museo en 1818 por don Juan VI, rey de Portugal cuando estaba en Brasil.

La corte portuguesa se fue a Brasil en 1808 por las invasiones napoleónicas y se quedo ahí hasta 1821. En 1818, don Juan, que tenía una colección muy grande de arte, declaró que el palacio de la familia real se convertiría en museo.

RP.- Es el único rey que vivió en América.

Es el único rey europeo que como rey europeo vivió en América porque Pedro I que fue nuestro primer emperador, prócer de la independencia, nació en Portugal pero se crió en Brasil, fue primero nuestro emperador como Pedro primero I y después rey de Portugal como Pedro IV.

RP.- El rey europeo vivía en América y su residencia se hizo museo.

Sí y después con Pedro II su nieto, el segundo y último emperador de Brasil, el museo creció mucho porque fue un momento en donde la política exterior de Brasil entre 1870 y 1889 se desarrollaba como hoy, los jefes de estado haciendo viajes para visitar a otros países y en eso Pedro II recorrió Europa, partes de África, de Asia y haciendo eso recolectó muchos materiales, artefactos de Egipto, Grecia y Roma.

Ese museo tenía las colecciones más grandes de antropología y egiptología de América Latina; se perdieron veinte millones de piezas y eso es un montón porque el Museo Británico, el principal en Londres tiene 8 millones de piezas. 

Mas allá de lo que se perdió en términos de patrimonio, ahí estaba uno de los meteoritos más grandes de América Latina, estaba Lucía que era el fósil humano más antiguo de las Américas que tenía 12 mil años, estaba el dinosaurio más grande que se encontró en Brasil.

La verdad que el sentimiento en Brasil es una bulla, desafortunadamente a la mayoría de las personas no les importa, no ven la gravedad de lo que pasó pero en la comunidad científica académica el sentimiento es de mucha tristeza porque ese es un reflejo de la enmienda constitucional que se aprobó el año pasado y que congeló las inversiones en ciencia, educación y cultura por veinte años en Brasil, pero también por la responsabilidad de gobiernos anteriores.

Este año fue un duro golpe porque tenía un presupuesto de 500 millones y ahora fue de 50 millones.

RP.- La reducción presupuestaria es muy importante, incluso debe haber afectado en el área de investigación y, al prenderse fuego todo, directamente imposibilitado.

El director del museo avisó más de una vez que ellos no tenían presupuesto para las cosas básicas: agua, luz y seguridad del museo y en 2004 hubo un aviso del director anterior de que se podía incendiar por mal mantenimiento.

RP.- ¿Hay posibilidad de recuperar la estructura del museo, se piensa rehacerlo?

El ministro de Cultura de Brasil, no sé si por ignorancia o por cinismo declaró ayer que hoy se empezaba a reconstruir el museo. No sé cómo lo va a hacer ya que tenía cosas de millares de años y artefactos únicos.

Por suerte hay un ala del museo que se preservó, un edificio anexo en donde hay muchas cosas de biología pero la parte histórica y de arte se perdió por completo; del edificio que también es muy importante quedó sólo la fachada. Una cosa que es importante decir es que el museo estaba vinculado a la universidad federal de Río de Janeiro que es publica nacional y gratuita, es como si prendieran fuego el museo de la UNLP. Ahí había clases, se desarrollaban investigaciones, entonces más que el daño patrimonial hay un daño estructural para la cultura y  la educación en Brasil muy grande.

Eso prueba una vez más que Darcy Riberiro, que fue un antropólogo y un político en Brasil, estaba acertado cuando decía que la educación -y la podemos extender  para  la ciencia y la cultura-, no es una crisis sino que es un proyecto de país. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!