Sábado 19.01.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
15 de septiembre de 2018 | Finanzas

Claves de la semana REALPOLITIK

Crisis cambiaria: Los pro y los contra de la dolarización

Aunque parezca descabellado, la actual crisis cambiaria muestra un estado de desconfianza muy claro y acentuado sobre el peso argentino, el pronunciamiento a favor de dólar se ve en los precios y cuando faltan en plaza el BCRA y los exportadores se nota y mucho.

por:
Diego Morzone y Lucía Pérez Mariezcurrena

En medio de precios que no paran de subir y con continuas ventas del BCRA de divisas que no lo frenan, aparece un rumor inquietante. Primero circuló como un rumor mas, pero después llego la fuente del rumor, Larry Kudlow, reconocido como el principal asesor económico de la Casa Blanca, que dijo puntualmente que "el Tesoro de Estados Unidos analiza la posibilidad de emplear un nuevo plan de convertibilidad de la moneda argentina", y que "la posibilidad de dolarizar la moneda argentina podría ser la clave para que la economía nacional pueda resurgir", esto fue desmentido, pero la pregunta es: ¿Queda margen de realidad para esta idea?

Lo cierto es que si, aunque parezca descabellado. La actual crisis cambiaria muestra un estado de desconfianza muy claro y acentuado sobre el peso argentino, el pronunciamiento a favor de dólar se ve en los precios y cuando faltan en plaza el BCRA y los exportadores se nota y mucho. La convertibilidad en Argentina tiene en su haber la batalla contra el dólar y la inflación, ese es el gran triunfo logrado durante esa década, y fue solución a una hiperinflación desatada a finales del gobierno de Raúl Alfonsín. Los opositores a una eventual implementación simplemente recuerdan el fin trágico que tuvo a lo largo y ancho de la década del noventa.

Lo concreto es principalmente que hoy el dólar sigue siendo un factor que está parado en el centro de la escena económica argentina, y por el momento sin solución aparente. El actual no es un momento cualquiera, el momento es de crisis cambiaria desde hace meses, donde los valores alcanzados están desestabilizando precios básicos y logrando poner en situación de crisis al gobierno, que para colmo está inserto en un esquema de trabajo con el FMI que restringe el margen de maniobra que quisiera tener para pilotear la situación y con mayoría opositora en la Cámara de Senadores.

Un volver a la convertibilidad sería sin dudas solución para el corto plazo, el dólar quedaría fuera de escena y la inflación se acomodaría camino al digito rápidamente, el escenario actual a diferencia de los 90s implica algo que no sucedía en aquel entonces y es el ingreso seguro de divisas aportado por el campo y el nuevo presupuesto, inédito, que propone déficit cero con esos elementos a la vista, más la solidez de las provincias y el sistema financiero, no es tan descabellado. Además permitiría bajar rápidamente el riesgo país y tanto el acceso a nueva deuda como las tasas serian más factibles, también mejoraría la inversión ante un panorama de certidumbre, y la situación podría tener un efecto de “shock” muy benéfico.

¿Y lo malo? Llevar la base monetaria a dólar seria hoy por hoy no financiable ya que transformar la Base Monetaria amplia en dólares implicaría una tasa de conversión de 86 pesos por dólar, teniendo en cuenta las reservas netas de los depósitos en dólares que no fueron prestados al sector exportador, en comparación con la cotización actual de $40. Esto requeriría de otro acuerdo con el FMI para poder cerrar un acuerdo de esta magnitud, con otro parámetro mas acotado de conversión se podría hablar de un dólar de 75 pesos, lo cual también habla de una parada difícil de solucionar, los problemas y las dificultades se suman al número de conversión.

Otro punto clave: La dolarización no elimina el riesgo de una crisis externa planteada a lo largo del tiempo, ya que los inversores podrían optar por salir de argentina debido a deficiencias en la posición fiscal del país o a la debilidad del sistema financiero. Este tipo de crisis de la deuda puede ser tan perjudicial como cualquier otro. Tampoco se eliminan los riegos de valor del dólar en los mercados internacionales frente a otras monedas. Es decir, una crisis en Estados Unidos seria importada por Argentina automáticamente. Brasil como principal socio comercial seria también un serio riesgo de cara a futuro.

Además, el país cede completamente el control sobre la política monetaria y cambiaria.

Mencionando estos tópicos resulta que ninguno de ellos fue el causante de la salida en 2001. Durante la vigencia de la convertibilidad, los ingresos del país estaban atados a la toma de deuda en los mercados del exterior y en dinero proveniente de privatizaciones, las inversiones no tuvieron un rol significativo, entonces si bien la lucha contra el dólar y la inflación fue un éxito, fue empañado por efecto del alto déficit del sector público, en especial provincias, y la falta de creación de riqueza. Lo real es que hoy sin convertibilidad no es posible emitir un peso sin un claro efecto devaluatorio en la moneda local.

La opción más recomendable:

Frente a semejante desbalance negativo entre ventajas  y desventajas, además de las negativas connotaciones históricas,resulta aconsejable avanzar hacia algo simple que no conlleva a mayor discusión: La disciplina fiscal, luego la flexibilización del mercado laboral y lógicamente los incentivos a la exportación y la inversión Es decir, profundizar la política actual de déficit cero y convivir obviamente, de la mejor manera posible, con una economía "bimonetaria", en la que la mayor parte de las transacciones se realizan en pesos, y otras, como las inmobiliarias y diversas formas de ahorro se concentran en dólares.El futuro de corto y mediano plazo está en el desarrollo del yacimiento Vaca Muerta de donde los recursos explotados, gas y petróleo, pueden provocar una revolución económica. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.