Miércoles 12.12.2018 | Whatsapp: (221) 5710138
23 de septiembre de 2018 | Provincia

La mano inservible

Cambiemos: Una cultura laboral superior, meritocrática, perfeccionista y deficiente

Con un discurso antivagos y antiñoquis llegaron a las estructuras jerárquicas desde CABA subestimando la capacidad instalada en cada organismo. REALPOLITIK te cuenta qué hay detrás del discurso meritocrático que se propone la provincia.

El sub-30 de la gobernadora María Eugenia Vidal llega un tanto desalineado, pero con ese aire de superación que los vientos capitalinos dan a su espíritu que siente más de lo que realmente debe, puede y tiene que sentir por su escasa preparación y capacidad para la gestión de la cosa pública. 

Sin dudarlo la hora ya marca más de las 10.00 y un tanto menos que las 12.00 del mediodía, horario perfecto para lanzar un suspiro de cansancio de un largo viaje desde CABA y más siendo viernes, quinto día de una semana que para el joven tuvo sólo entre dos y tres jornadas laborales de escasa productividad.

Hablando de la tasa municipal como el ABL y entendiendo a las localidades como comunas, lanza una serie de inconsistencias que dan cuenta que no está a la altura para el ejercicio de la función que le encomendaron. Pregunta cuántos municipios tiene la provincia y sus colaboradores, como él los llama, se miran azorados pensando si la consulta es en realidad un chiste.

De reunión en reunión pasa el día sin definir ni un solo ápice de gestión y saltan las semanas sin un proyecto que pueda dar cuenta el verdadero mérito que lo catapultó a una apuesta en la estructura jerárquica provincial dentro de las segundas y/o terceras líneas dirigenciales. Este estereotipo estandarizado ya por su propio peso cae de lleno contra esa meritocracia ideológica que al parecer era puro humo discursivo de campaña electoral.

En ese marco, los colaboradores día a día se miran y se encuentran sin indicaciones ante una pantalla que sirve más para navegar por redes sociales que para hacer que la provincia encienda motores. Sentimientos de decidía, de tristeza, de anhelo de lo que alguna vez fue un espacio de elevación del intelecto, de goce y disfrute ante el reconocimiento de su labor se tornan cuasi catastróficos para la autoestima del empleado público degradado a la mínima expresión.  

Sin ni siquiera avergonzarse, el sub-30 de Vidal algo canchero -de chupines, camisa slimfit y unos importantes lentes de sol- organiza encuentros con su equipo para definir durante más de un año el mismo producto que es tan complejo que nunca termina de salir del horno. Peca de “perfeccionista” y no deja que ningún detalle se le pase por alto, menos que el proyecto llegue a su fin, sea culminado y mucho menos presentado. Con el pasar del tiempo, no existe respeto, admiración y ni siquiera es reconocido como autoridad por sus colaboradores.

De esta forma, se va haciendo un círculo virtuoso que promueve la desvinculación con su propio equipo y la culpa de todo es de los demás porque el sub-30 ha estado en excelentes instituciones de formación superiores a las que cualquier mortal provinciano podría acudir para ser un poco menos ignorante. Así, la mala educación y subestimación termina por colapsar toda posibilidad del simple saludo al llegar y con esto las distancias entre “funcionario” y agentes se extienden tanto que el hilo que los une como jefe/empleados deja de existir.

El agente degradado en simple recurso humano pierde capacidad de reacción e ir a la oficina es un calvario en donde las seis u ocho horas, según el caso, se transforman en pedazos de infiernos desde el cual respira sabiendo que el horario de partir dictará su comienzo de día. Una suerte de suspensión de su vida en un recurrente repetir cotidiano que sufre para llegar a un fin de mes que cada vez es más difícil.

El sub-30 se siente superior con un inglés de bijouterie que empompa su básico contenido, ha ganado la batalla en donde su colaborador le explica cómo se hacen las cosas desde hace años en el lugar, pero su incapacidad para aceptar consejos hace que desheche los mismos y opte por su saber de Ciudad Autónoma, donde se encuentran los iluminados de un siglo al que la provincia no llegó.

Ante todo esto, el agente desesperanzado se rinde y decide hacer sin pensar, transformarse en máquina que recibe mensajes imperativos y devuelve outputs sin valor agregado. Es hora de esperar que llegue octubre del 2019 agachar la cabeza y decir que sí, aunque la indicación que le hagan sea propia de Adam Smith y el pozo que le solicitaron realizar al instante deba taparlo con el ahínco y la sonrisa que el sub-30 quieren que le devuelvan. (www.REALPOLITIK.com.ar)

ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Cambiemos

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
25 Sep | 03:06
No solamente son jóvenes, algunos pasaditos de edad que son ignorantes e inoperantes como el director provincial de preservación patrimonial Ricardo López gottig, que no caza una pobre. Y vive de vacaciones además... por suerte les queda poco
24 Sep | 08:52
GARRY | Mail
ES TAL CUAL. TODOS LOS JÓVENES PRO Y CAMBIEMOS QUE HE VISTO SON ASÍ: C A R E T A S CEREBRO DE MOSCA. SON IGNORANTES, SOBERBIOS, ARROGANTES E INÚTILES. SON DE ESOS CARETAS QUE ANTES VIAJABAN EN COLECTIVO PERO AHORA PEGARON GUITA Y NO TE DICEN NI "BUEN DÍA". EN 2019 SE LES CORTA EL CHORRO Y NO SE SI NO TERMINAN EN CANA (POR BOLUDOS)...
24 Sep | 10:01
Chetos de alma que se convierten en ñoquis de 100mil pesos o en muchos casos prestanombres para hacer caja, "asesores " de "asesores " de "asesores" en cosas. Pasan sus viernes "casual day" de jornada reducida (mas que la habitual) entre chateo por whatsapp y sushi ( traído por un trabajador precarizado por plataforma laboral en forma de "app" ), en muchos casos apenas llegan a los jueves porque los viernes "la vuelta a BA es imposible".
23 Sep | 09:52
Anibal Lexter | [email protected]
Mas claro habría que hecharle agua. Han pintado la situación tal cual es. Lo que me preocupa es eso de que tanta gente asiente agachar la cabeza y hacer cualquiera que ni siquiera son trabajos propios de su expertice, pero lo llamativo es que las bases no planifiquen como revertirlo. Será tiempo de un cambio de paradigma dado que una y otra formula llevó al fracaso a nuestro bendito país? El saber, la politica y la moda es evidente que jamás se han llevado bien, por el contrario solo hacen sufrir a aquellos que son la variable de ajuste y ese es aquel que todos los días se levanta temprano para poder llevar un pedazo de pan a su casa y a los pequeños emprendedores que creen en poder hacer un país mejor si invierten tiemp, esfuerzo y su propio capital dando trabajo y alimentando con sus aportes a esa maquina infernal que quema billetes y esperanzas llamada política. Saludos y muy buena la nota.
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.