Sábado 22.06.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
31 de octubre de 2018 | Municipales

La imagen lo es todo

Vergüenza: El intendente de Chacabuco comió en una escuela pero pidió que le agreguen carne a su plato

Víctor Aiola recorrió una escuela de la localidad bonaerense que dirige y no tuvo mejor idea que sentarse con los niños en el comedor en donde los más pequeños comían unos fideos. Sin embargo, el jefe comunal en su plato no sólo contaba con la pasta, sino también varias albóndigas.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

El intendente de Chacabuco, Víctor Aiola, no emboca una. Esta vez fue en una recorrida por una escuela de la localidad que dirige en donde apareció para hacer una visita y charlar con docentes y alumnos. Sin embargo, al finalizar sus actividades decidió dirigirse hacia el comedor donde todos los días los niños almuerzan y se tomó algunas fotos en donde se lo observa con un ostentoso plato notoriamente más abundante que el resto de los niños que lo acompañaban.

La excursión de Aiola a la escuela primaria 7 del distrito de Chacabuco parecía iba a ser una buena oportunidad para el intendente de mostrarse cercano a los más chicos, foto que todo político sabe que rinde para poder lograr una imagen positiva dentro de una comunidad, pero esta vez no fue tan así. Los platos de los chicos se distinguían con facilidad al del propio jefe comunal.

Mientras los más pequeños tenían unos fideos con algunos tintes rojos de una salsa escueta, el del jefe comunal rebalsaba de albóndigas por encima de una pasta que parecían por demás apetitosos. En este sentido, la imagen marca una huella de un armado de Cambiemos que prioriza el maquillaje por encima del contenido en repetidas ocasiones y en diferentes niveles de gobierno, aunque los detalles que hacen al todo, esta vez se le escaparon a Aiola.

Desde la escuela, salieron a tratar de aclarar la situación que se viralizó en medios locales y no es para menos. Algunos dijeron que los platos estaban allí y el intendente se sentó luego, otros expresaron que el jefe comunal sólo se sentó allí pero no almorzó con los chicos, sino que dialogó algunos minutos y partió sin tocar un solo de los fideos que se encontraban en la mesa.

Inclusive una docente intentó lavar la mala imagen que había transmitido la fotografía y explicó que el mandatario chacabuquense había llegado luego que los chicos y por eso ellos no tenían albóndigas, debido a que habían comenzado antes. A su vez, aclaró que el intendente se acercó a la escuela por pedido de los niños que deseaban entrevistarlo, cuestión que hace pensar que el futuro periodismo de la localidad se encuentra ya en evolución.

La realidad -sea una u otra- demuestra poco cuidado para con un importante dirigente de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, que había dicho inclusive que gracias a su gestión los chicos habían conocido lo que era la carne e incluso el postre. Dichos que no sólo subestiman al anterior gobierno, sino que pega de lleno contra las familias de los niños a las que indirectamente denosta con la frase. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Chacabuco, Víctor Aiola

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!