Viernes 01.03.2024 | Whatsapp: (221) 5710138
8 de noviembre de 2018 | Judiciales

Sospechas sobre curas pedófilos

Caso Emilio Blanco: La familia del condenado denunció irregularidades y presión de la Iglesia

Durante el proceso judicial se detectaron inconsistencias, irregularidades y datos contradictorios que, según la familia de Basualdo, fueron ignorados. El controvertido juez Martín Ordoqui, vinculado en el escándalo.

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing button Twittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir
print sharing buttonImpresión
gmail sharing buttonCorreo electrónico

El 28 de septiembre de 1997, Emilio Blanco se despidió de su familia en Chascomús y se fue a bailar. Era una noche fresca y despejada de primavera, y todo preveía algunas horas de diversión. A primeras horas de la mañana, su cuerpo fue encontrado a un costado de las viejas vías del ferrocarril, a metros de la avenida Yrigoyen.

Horas después, la comunidad educativa del instituto Corazón de María organizó la que sería la primera de muchas marchas en reclamo de Justicia, lo que motivó que el reclamo tome estado público a nivel nacional.

Empujada por la presión social y los medios, la Justicia avanzó en la investigación, concluyendo que Blanco fue arrojado a las vías para simular un accidente ferroviario, cosa que fue descartada de plano por los peritos de la Corte Suprema. Con el correr del proceso judicial, se llegó a la conclusión que el joven había sido detenido y torturado hasta su muerte en la comisaría de Chascomús.

Cuando se cumplían 17 años del crimen, en septiembre de 2014, la cámara penal de Dolores condenó a prisión perpetua al ex policía bonaerense Fermín Basualdo, aunque jamás se supo quienes fueron los uniformados que supuestamente lo acompañaron en la funesta tarea. Al momento de la condena, Basualdo fue el único detenido.

Existieron, no obstante, numerosos cabos sueltos que por alguna razón la Justicia decidió no investigar. Incógnitas que hasta el momento permanecen como sospechosos nichos de información que jamás han sido abiertos. Por ejemplo, jamás de investigó exhaustivamente al sacerdote Carlos Kippes, profesor de pequeño Emilio en el colegio Corazón de María, quien habría mentido en sus declaraciones. En efecto, él fue quien encontró el cadáver a las 7.30 de la mañana de aquel fatídico 28 de septiembre. Según su versión, lo hizo cuando concurría a la carnicería “como lo hacía habitualmente”.

Sus declaraciones no coinciden con las del carnicero, quien aseguró que su comercio abre todos los días a las 9.30 y que el religioso no llegaba sino hasta las 10. ¿Qué hacía allí 2 horas y media antes? ¿Por qué mintió?

Incluso, se presentaron antecedentes de “abusos deshonestos” por parte del padre Kippes contra menores del colegio. Los mismos delitos recayeron sobre Juan Carlos Maccarone, obispo de Chascomús al momento del crimen y Rubén Rebello, otro religioso que se encontraba en la ciudad en el mismo día.

A pesar de existir un dato por demás relevante (la persona que encontró el cuerpo es docente de la víctima y tiene antecedentes por abuso), jamás se siguió dicha línea de investigación. Incluso, familiares de Basualdo aseguraron que se encontró ADN femenino en el cuerpo de Emilio, pero tampoco esto se tuvo en cuenta. El camarista Martín Ordoqui, hoy imputado por liderar bandas delictivas, finalmente confirmó la condena.

Un dato llamativo giró en torno a la hora de muerte. Durante años, se sostuvo el horario determinado por la autopsia. Sin embargo, cuatro testigos se presentaron ante la Justicia para situar a Basualdo en otro lugar en ese momento. Ante la sorpresa de todos los presentes en el juicio, la Justicia cambió el horario de muerte de Emilio en el momento de la sentencia, para que no coincida con la coartada de Basualdo. Aquello que se sostuvo como cierto durante 14 años, fue cambiado drásticamente para seguir adelante con la condena.

Los familiares de Fermín Basualdo montaron una página en Facebook en la que detallan las inconsistencias de la causa, asegurando que la Justicia actuó influenciada por el poder político y, fundamentalmente, el eclesiástico. Todo hace pensar, sin embargo, que el condenado pasará un largo tiempo tras las rejas, como consecuencia de un proceso en el que reinaron las irregularidades. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!