Miércoles 30.11.2022 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de noviembre de 2018 | Nacionales

Un oscuro horizonte 

Desempleo: Durante 2019, entre 230 mil y 890 mil argentinos perderán su trabajo

Pese a que el presidente Mauricio Macri prometió reunir al mejor equipo de los últimos cincuenta años, resulta difícil encontrar algún indicador que mejore los datos de la “herencia recibida” del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. 

La deuda externa alcanzó para fines del mes de junio de 2018 la suma de 261.483 millones de dólares, por oposición a los 149.485 millones a los que ascendía para el mismo período de 2015. La caída de la actividad económica registró en el mes de agosto de este año un índice de -6,7 por ciento, por lo que tendríamos que retrotraernos al mes de julio de 2009 para encontrar un indicador similar. Los indicadores de pobreza difundidos por la UCA para el mes de agosto trepan al 33 y la indigencia al 10 por ciento, superando ampliamente el 28,5 y el 4,5 con que se despidió la gestión anterior, según la misma casa de estudios. 

En los últimos días se dieron a conocer nuevos datos sobre desempleo, que permiten definir un panorama mucho más alarmante. El informe económico elaborado por la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), sobre generación y caída del empleo registrado en el sector industrial, pronosticó que el desempleo alcanzará en el 2019 el nivel más alto de los últimos quince años. De los tres escenarios posibles evaluados por la UMET, el más favorable coincide con el formulado por el propio gobierno a través del presupuesto 2019 y del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI): una caída en el PBI del 0,5 por ciento y un desempleo del 10,9, sumando así 230 mil nuevos desempleados. 

El segundo escenario, intermedio o neutro, considera que, incluso con una recuperación económica moderada en el 2019, el salario real caería de todas formas, la baja del PBI sería del -2,4 por ciento y la tasa de desempleo superaría el nivel de 2005, con una tasa del 12,1 un registro total de 510 mil desempleados. 

El tercer escenario, pesimista, considera el fracaso del programa de gobierno, por lo que se mantendría la recesión en 2019, con una caída aún más abrupta del salario real, un deterioro del PBI a niveles del 2010 (-4,6) y el desempleo superaría al de 2004 (13,8), sumando 890 mil nuevos desempleados.

En coincidencia con estas perspectivas tan pesimistas, Proyecto Económico, espacio coordinado por la diputada nacional Fernanda Vallejos, analizó la actualidad de la industria del calzado, compuesto por 1.500 empresas que emplean a 65 mil trabajadores. 

El informe producido apunta que, a consecuencia del incremento indiscriminado de la importación de calzado, que ascendió un 46 por ciento en los últimos 24 meses, las fuentes del trabajo del sector afrontan un grave riesgo. Tomando un caso específico, la importación de calzado deportivo terminado o semi-terminado desde Brasil aumentó un 116 por ciento en el mismo lapso.

En los últimos días la crisis del sector se tradujo en graves conflictos en la empresa Paquetá de Chivilcoy, así como también en las firmas Dass, Gaelle y Alpargatas. “Solamente en estos cinco casos –afirma el estudio-, se documenta una cifra superior a 2.100 trabajadores/familias que perdieron su fuente de trabajo, y esto solo sin contemplar las otras 1.500 empresas fabricantes y cientos de pequeñas firmas son proveedoras de insumos y servicios que conforman la cadena de valor de la industria del calzado nacional”.

También resultan alarmantes los bajísimos niveles de utilización de la capacidad industrial instalada, que en el caso de la industria textil y del calzado “se redujo del 71 por ciento en agosto de 2015 al 53,4 en el mismo mes de 2018”. Frente al incremento de los costos y del financiamiento interno, sumados al achicamiento constante del mercado consumidor, las principales marcas adoptaron la estrategia de clausurar literalmente su producción local, para importar productos terminados sin restricción alguna, acorde con las políticas de liquidación de la industria nacional implementadas por el gobierno de Cambiemos. 

El informe de Proyecto Económico destaca que “los efectos recesivos de la depreciación de la moneda de casi 100 por ciento, la suba de la tasa de interés del 26 al 68 y el fuerte ajuste del gasto público generó un problema de empleo y de ingresos”, así como un correlato en la pérdida de la capacidad de compra de los salarios de entre el 10 y el 20 por ciento. Como es sabido, el calzado es uno de los productos cuya demanda se desploma más en situaciones de crisis en relación con otros rubros de consumo más prioritarios, como alimentación, salud o transportes.

Si bien entre los economistas del campo popular existe consenso respecto de la necesidad de dar un brusco viraje en el timón de la política económica, implementando medidas y acciones que permitan crear valor para el sector productivo interno, así como administrar las importaciones para proteger la producción y la creación de empleo nacional, las expectativas son francamente negativas, ya que los acuerdos firmados con el FMI y el proyecto de presupuesto remitido a las cámaras legislativas sólo permiten auspiciar un incremento drástico de la recesión, el desempleo y la caída del consumo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


ETIQUETAS DE ESTA NOTA

Fernanda Vallejos

¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!