Domingo 18.08.2019 | Whatsapp: (221) 5710138
12 de noviembre de 2018 | Municipales

Manotazo de ahogado

Ni uno menos: Peluso denunció a dos mujeres periodistas por violencia de género

Lo hizo luego de enviar mensajes intimidatorios a diferentes periodistas con la intención de frenar una investigación por corrupción que rodea a su gestión. El desempeño del intendente de Magdalena deja mucho que desear.

El intendente de Magdalena, Gonzalo Peluso, agregó otra perlita a una gestión que viene haciendo agua por todos lados. Luego de amedrentar a periodistas de REALPOLITIK con insultos homofóbicos, racistas y violentos, como “sopla nuca” o “bufarrón”, y de amenazar abiertamente a los trabajadores de prensa con “romperlos todos con un amigo” con el supuesto objetivo de detener las investigaciones periodísticas por corrupción que rodean a su gestión, se lanzó de lleno a un contradictorio manotazo de ahogado e insólitamente denunció a dos mujeres periodistas del medio por violencia de género.

Falto de apoyo en sus propios pagos e ignorado por sus superiores en gobernación, Peluso se ha transformado en una suerte de paria político, condición que él mismo creó a base de escándalos, denuncias por corrupción y multas del Tribunal de Cuentas. En efecto, su mano derecha y presidente del Concejo Deliberante de Magdalena, Lisandro Fabián Hourcade, fue alcanzado por una investigación que lo multó con 301.081,99 pesos por percibir un segundo sueldo en Aguas Bonaerenses S.A. (ABSA) a pesar de no presentarse nunca a trabajar.

“Sos bufarrón y buchón, preparate para lo que viene”, escribió el mandamás de Magdalena por mensaje privado al dueño del medio cuando supo que la investigación había encontrado incluso su deuda con ARBA. “Fue apenas rascar la superficie y encontramos todo tipo de casos de corrupción”, admitieron desde la sala de redacción de REALPOLITIK.

Ajeno a la crisis que golpea a la región, Peluso se lanzó a la compra de una nueva y costosa camioneta que habría financiado con la combinación de sus dos sueldos. Uno jugoso de 130 mil como intendente de Magdalena y otro bastante sospechoso de la dirección general de Cultura y Educación. Los salarios simultáneos parecieran contagiarse de político a político como una rara epidemia de corrupción que azota la zona.

A medida que avanzaba la investigación periodística, las amenazas del intendente fueron in crescendo. Por ejemplo, cuando los medios sacaron a la luz un polémico decreto (el número 874/18) del cual Peluso se valió para otorgarle 108.900 pesos a Jorge Gastón Jara, involucrado a una estafa de más de 240 millones de pesos en La Plata, el intendente volvió a la carga con las amenazas. “Te voy a buscar a una plaza. No te escondas y preparate. Comé livianito”, envió en un tenebroso mensaje. Insólitamente, mientras acordaba el mafioso ajuste de cuentas se encontraba con pedido de carpeta médica por una supuesta enfermedad.

El asunto no terminó ahí. Siguiendo con la investigación, REALPOLITIK difundió más actos de corrupción de un intendente que pareciera manejarse con absoluta impunidad. En una noticia publicada el 1 de noviembre, se difundió que uno de los principales beneficiarios de la pauta publicitaria de Magdalena no es otro que Raúl Gómez, funcionario del propio municipio y mano derecha de Peluso. Mientras la enorme mayoría de los medios de comunicación digitales reciben entre una y dos cifras, su funcionario recibió, a través de su hija Berenice Gómez, la friolera de 150.550 pesos. Una vez más, los representantes de la gestión local de Magdalena se situaron a ambos lados del mostrador para repartirse el dinero de todos.

Acorralado por los hechos de corrupción, se atrevió incluso a ofrecer dinero a cambio de parar las averguaciones. “Mandame tu cbu así te deposito”, le escribió al propietario del medio vía WhatsApp, quien hizo caso omiso y continuó con la investigación.

En las últimas horas, como un desesperado recurso para evitar lo inevitable, el intendente Peluso se despachó con una denuncia contra Fernanda Navamuel y Rosario Castagnet, dos periodistas de REALPOLITIK, que asume ribetes tragicómicos. El mandamás, quien acusó a sus investigadores de “bufarras”, “sopla nucas” y amenazó con “hacerlos romper todo”, se decidió a acusarlas por violencia de género a ellas.

Desde el medio se respondió con más periodismo e investigación, que se cristalizará en las próximas horas con novedades sobre más hechos de corrupción en Magdalena. Hechos que prometen comprometer aun más a la gestión de Gonzalo Peluso quien, ahora con un nuevo conflicto judicial sobre sus pequeñas espaldas, se encamina inevitablemente a un brusco despertar: el de los que se atreven a caminar del otro lado de la ley. (www.REALPOLITIK.com.ar)

¿Qué te parece esta nota?

VER COMENTARIOS

Comentá esta nota

Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de REALPOLITIK.
13 Nov | 08:27
Que tw importa | [email protected]
Doy fe. Se comenta en la municipalidad que Peluso se hace empomar por uno de los chicos que pasan el trapo. Creo que se llama Ricardo. Uno morochito que tiene un arito azul en la oreja. Ese se deja tirar la goma por Peluso cuando no queda nadie en el lugar. Averiguen.
12 Nov | 01:28
Víctor Zapiola | [email protected]
Averiguen bien, Gonzalo es un buen tipo y con buenas intenciones. Hay que decir la verdad de las cosas. También es cierto que tiene sexo con uno de los chicos que le pasan la mopa al piso los viernes. Se queda después de hora y se hace empomar. Peluso es chiquito pero querendón.
12 Nov | 01:19
Peluso sos un enano bufarreta!
Loading...
Su comentario fue enviado correctamente.
Su comentario NO fue enviado. Intente nuevamente.