Martes 07.12.2021 | Whatsapp: (221) 5710138
20 de noviembre de 2018 | Municipales

Desorganización y vandalismo

Ola de robos en Picurba: Ladrones provocaron cuantiosas pérdidas en varios stands

Hasta el momento, no existe seguridad en relación a cuándo es que ocurrieron los robos. Acorde al propio personal de vigilancia, el vandalismo nocturno en los puestos es una lamentable moneda corriente.

Fue la peor forma de coronar una actividad cargada de frustraciones. Numerosos propietarios de stands fueron a desarmar sus puestos para encontrar que habían sido robados en algún momento en el que la seguridad privada brillaba por su ausencia. Mercadería, herramientas, nada fue ajeno a la mano de los ladrones que presionaron aun más la economía de aquellos que invirtieron en una feria que no supo estar a la altura de las expectativas.

Inmerso en la crisis y la recesión, el publicitado Picnic Urbano ya no es lo que era. A escasas cuadras del predio que los organizadores solían alquilar en City Bell, esta vez la edición de Picurba se trasladó a la recientemente renovada República de Los Niños, que con sus atracciones turísticas, gastronómicas y naturales recibió a los visitantes.

Atraídos por la belleza del lugar, la variedad de stands y los recitales de Miss Bolivia y La Jeffer, una verdadera multitud de platenses dejaron de lado las inclemencias económicas y meteorológicas y se dieron cita en “la repu”.

Lamentablemente, el golpeado bolsillo de los concurrentes no dio lugar a grandes números. “Apenas recuperamos lo que invertimos. Hubo algunos más afortunados que pudieron ganar algo de plata, especialmente las grandes marcas gastronómicas, y el resto quedó al límite, o incluso sufrieron pérdidas pequeñas”, aseguró uno de los vendedores consultados por REALPOLITIK.

Las sospechas de robos y actividades irregulares se dieron desde el mismo principio de la actividad. Los organizadores del evento invitaron a quienes así lo quisieran a prestar mercadería para la ambientación del evento general, pero nunca las devolvieron. Ante los reclamos de las marcas, sólo atinaron a responder que “se perdieron en alguna caja”. “Le pedimos al organizador que nos devuelva la mercadería que le dimos en consignación y que él nos había pedido para ambientar la feria, pero todo había desaparecido. Se robaron todo”, aseguró una de las vendedoras. Incluso en la noche del sábado, cuando la feroz tormenta que se abalanzó sobre el predio obligó a reprogramar la agenda, hubo denuncias en el grupo de Whatsapp de los vendedores sobre “personas llevándose cajas de vino de los stands, cargándolas en un auto y perdiéndose en la oscuridad”.

La peor sorpresa, sin embargo, se dio en las últimas horas. La falta de organización y la necesidad de improvisar debido al clima provocó que el horario para desarmar los stands sea poco menos que auspicioso. Con actividades hasta las 3 de la mañana, los vendedores tenían que volver a las 9 para desarmar los puestos y los foodtrucks. Para las 14 horas, aseguraron los organizadores del evento, “ya no quedaría ningún personal de seguridad”.

La arbitrariedad de la medida, hija del caos generalizado, provocó que muchos puestos no lleguen a ser desarmados a tiempo. Durante la noche, sin nadie cuidando los puestos, un grupo de delincuentes se abrieron paso a través de ventanas, cortando cadenas y precintos y, sin nadie que proteja la propiedad privada, se hicieron de todo tipo de mercaderías, herramientas, dinero y productos que habían quedado remanentes.

A pesar de las protestas de los vendedores, ninguna persona de la organización se hizo cargo del hecho delictivo. (www.REALPOLITIK.com.ar)


¿Qué te parece esta nota?

COMENTÁ / VER COMENTARIOS

¡Escuchá Radio Realpolitik FM en vivo!